Público
Público

Macron adopta las tesis de Rusia sobre el conflicto en Siria

El presidente francés dice que no ve una alternativa legítima a la presidencia de Bashar Al-Assad, por lo que ha anunciado que Francia ya no considera su destitución una condición imprescindible para la resolución del conflicto, acercándose así a la postura de Moscú  

El presidente francés, Emmanuel Macron (i), y su homólogo ruso, Vladimir Putin (d), caminan por el Palacio de Versalles durante una reunión con motivo de una exposición que conmemora 300 años de relaciones diplomáticas entre ambos países REUTERS/Philippe Wojazer

reuters


El presidente Emmanuel Macron ha dicho este miércoles que no ve un sucesor legítimo al presidente sirio Bashar al-Assad y que Francia ya no considera su partida una condición básica para la resolución del conflicto, de seis años de duración.

Ha dicho que Assad es un enemigo del pueblo sirio, pero no de Francia, y que la prioridad de Paris es la lucha contra los grupos terroristas y asegurarse de que siria no se convierta en un estado fallido.

Sus comentarios contrastan marcadamente con los de la administración previa y recuerdan a la postura de Moscú de que no hay una alternativa viable a Assad. 

"Mi perspectiva sobre este tema es que yo no he dicho que la destitución de Bashar al-Assad sea una condición previa para todo, porque nadie me ha presentado un sucesor legítimo", dijo Macron en una entrevista con seis periódicos europeos.

"Mis líneas son claras. Uno: la lucha absoluta contra los grupos terroristas. Ellos son nuestros enemigos", ha dicho, añadiendo que los ataques que han acabado con las vidas de 230 personas en Francia provenían de la región. "Necesitamos la cooperación de todos, especialmente de Rusia, para erradicarlos".

Estado fallido

Macron dijo que su segunda prioridad es asegurarse de la estabilidad de Siria, para que no se convierta en un estado fallido.

En más de seis años, el conflicto de Siria ha causado las muertes de miles de personas y desplazado a once millones de sus hogares.

Hasta ahora, Francia había sido partidario de la oposición siria. El país exigía que el conflicto se resolviese a través de una transición política creíble basada en resoluciones del Consejo de seguridad de la ONU negociadas entre las facciones beligerantes con las Naciones Unidas en Ginebra.

Sin embargo, la victoria electoral de Macron ha hecho que París reexamine la política de la administración previa en Siria, que algunos consideran demasiado intransigente y aislacionista.

"Mi convicción profunda es que se necesita una hoja de ruta diplomática y política. No se resolverá la cuestión sólo con un dispositivo militar", ha dicho.

El ministro de Asuntos Exteriores francés Jean-Yves Le Drian ha estado en Moscú este martes impulsando una cooperación más cercana con Rusia, como parte de una estrategia para conducir las relaciones entre ambos países hacia un renovado "espíritu de confianza". Macron parece apostar por convencer al presidente ruso Vladimir Putin para buscar una solución.

"No creo que tenga una amistad inamovible con Assad. Tiene dos obsesiones, la lucha contra el terrorismo y evitar un estado fallido, y es por eso que aparecen convergencias respecto a Siria", ha expresado Macron.

El presidente francés ha dicho que cree posible trabajar con Putin para luchar contra el terrorismo y encontrar una solución a la crisis, aunque ha dejado claro que París ya no iba a permitir la impunidad en el uso de armas químicas en Siria.

"El uso de las armas químicas dará lugar a réplicas, incluso de Francia sola", ha subrayado. "Francia se alineará completamente con Estados Unidos en este aspecto".

Más noticias de Internacional