Público
Público

¿Quién mandará en la UE después de las elecciones europeas?

Los seis candidatos de los principales grupos a presidir la Comisión Europea se enfrentan en el primer debate televisivo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

En la foto, de izquierda a derecha, y de arriba a abajo: Frans Timmermans del Partido Socialista Europeo (PSE), Manfred Weber del Partido Popular Europeo (PPE), Margrethe Vestager del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), Ska Keller del Partido Verde Europeo (PVE), Nico Cué del Partido Izquierda Europea (PIE) y Jan Zahradil del Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR).

La palabra de moda en la Unión Europea tiene un aire de hipster alemán: Spitzendandidat. Este palabro viene a traducirse como cabeza de lista pero, más allá, alude a un nuevo proceso por el que los grupos políticos europeos anuncian de antemano a quién postularán como presidente de la Comisión Europea si sacan mayoría en las elecciones europeas del 26 de mayo. Todo por la transparencia, dicen.

En cada país solo se puede votar a partidos nacionales, pero gracias al proceso del Spitzendandidaten ya sabemos quién mandará en Europa según quién saque mayoría, y esto ayuda al votante a evaluar mejor qué votar en función de en qué Europa quiere vivir en los próximos cinco años.

A continuación un breve quién es quién de los cabezas de lista de los principales grupos políticos europeos:

Si los socialistas se recuperan: Frans Timmermans

El vicepresidente de la Comisión Europea, el holandés Frans Timmermans, en una rueda de prensa en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir

Frans Timmermans (61), político holandés y diplomático políglota, por seis veces elegido miembro del parlamento europeo, ha servido como ministro de Asuntos Exteriores y Ministro de Asuntos Europeos en Holanda, lo que le da una perspectiva internacional inigualable por ninguno de sus rivales.

Timmermans ha hecho de la justicia social su bandera de campaña. Se ha posicionado de forma muy pronunciada en favor de “una Europa feminista” e igualitaria, que garantice los derechos de las mujeres, las libertades reproductivas en todos los estados (algo que actualmente no sucede en Polonia o Irlanda).

La cooperación es su otro gran pilar: aboga por una reforma de las políticas de migraciones y asilo, basadas en la solidaridad. En el plano económico, ve la economía circular como única vía para la sostenibilidad.

En las relaciones exteriores, espera desplegar sus artes diplomáticas y fluido ruso que bien le ayudaron a desenvolverse en crisis políticas con Rusia en los 90, para sentarse con Vladimir Putin (así como con Donald Trump) para encontrar con ambos vías de consenso y terminar con las guerras comerciales.

Si todo continúa igual: el PP alemán de Weber

El candidato del PPE, Manfred Weber, en un acto electoral en Viena. REUTERS/Lisi Niesner

Manfred Weber (46), de la región alemana de Bavaria. Se considera moderado, aunque tiene línea dura en temas como la inmigración. Aboga por “control estricto de las fronteras” para que los Europeos puedan sentirse seguros en casa (esto a pesar de rechaza el discurso populista migratorio de sus rivales de extrema derecha). Considera que hace falta una aplicación más dura de la ley para que los principios europeos se lleven a la práctica.

En economía, su otra gran baza, considera a China como una amenaza y enfatiza la necesidad de dejar de tener una dependencia energética de Rusia. Se considera un pragmático en la línea de la canciller Angela Merkel, quien apoyó su candidatura en las primarias europeas.

Ingeniero de formación, se convirtió a los 29 años en el parlamentario más joven de su Bavaria natal. Weber es líder del Partido Popular Europeo (EPP) desde 2014, siendo entonces también el más joven de los líderes europeos. Su apego a su tierra natal le vale amplio apoyo en Alemania. Su mandato daría continuidad a los cinco años al predecesor de su mismo partido, el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Si se impone la conciencia climática: Ska Keller

La candidata del Partido Verde Europeo, Ska Keller, en la rueda de prensa de presentación de su campaña. AFP/Emmanuel Dunand

Ska Keller (38) también de origen alemán pero en el otro extremo del espectro político, es la presidenta de Los Verdes Europeos. Con formación en Estudios Islámicos, Judíos y Turcología, las políticas de asilo y migraciones es su principal foco, como miembro de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior en el Parlamento Europeo, además de formar parte de la delegación para las relaciones con Turquía y México.

El Partido Verde, histórico abanderado de la lucha contra el cambio climático, podría dejar de ser minoritario en muchos países (a pesar de tener 38 de los 751 escaños actuales) subido a la estela de protestas jóvenes Youth4Climate, que comenzó la estudiante sueca Greta Thunberg y se expandió por todo el continente.

Keller está acostumbrada a ser la más joven (y una de las pocas mujeres) tras diez años en el parlamento. Por eso la mejora de la representatividad es una de sus cruzadas: el hemiciclo es mayoritariamente de los hombres blancos de más de 50 años, suele reclamar. Hace falta más diversidad. Otros temas prioritarios para los verdes son la transparencia, algo que practican desde su partido a través de su página web donde los parlamentarios verdes publican sus ingresos y gastos.

Si los abanderados de la integración europea ganan al populismo: Vestager

La comisaria de la UE de Competencia, la danesa Margrethe Vestager. AFP/Emanuel Dunand

Los liberales han sido los únicos que han rechazado el sistema del Spitzenkandidaten o cabeza de lista común a todos los estados miembros. El ex primer ministro belga, Guy Verhofstadt, líder del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE, por sus siglas en inglés), ha cedido el protagonismo en pro de lo que han dado en llamar Equipo Europa, formado por siete cabezas de lista (cinco mujeres y dos hombres).

Margrethe Vestager (55), del Partido Social Liberal danés, es la elegida para representar al escuadrón en el debate televisado del 15 de mayo. Considerada una de las mujeres más poderosas de Bruselas, ocupó varios cargos ministeriales en el gobierno danés durante dos décadas antes de saltar a la Comisión Europea en 2014. Está en el Top 50 de mujeres más influyentes del mundo según Forbes.

Como comisaria europea de Competencia, las mayores empresas tecnológicas del mundo deben rendir cuentas ante ella. En estos últimos cinco años ha tomado medidas contra Facebook, Google, Amazon o Apple, a quien ordenó desembolsar los 13.000 millones de euros en impuestos no pagados, la mayor multa fiscal de la historia.

En esta línea, la integración de la UE como actor internacional para conseguir buenos acuerdos comerciales y una economía sostenible son los pilares del partido. ALDE corteja ahora al partido En Marche del presidente francés Emmanuel Macron, que entrará por primera vez pero con fuerza en el Parlamento, para la creación de una nueva familia política "progresista" tras las elecciones.

Menos mediáticos pero imponentes: Zahradil (ACRE) y Cué (EL)

Completarán el debate dos candidatos que hacen menos ruido mediático y que presentan perfiles casi opuestos pero duros:

Jan Zahradil.

El parlamentario checo Jan Zahradil, de la Alianza de los Conservadores y Reformistas Europeos (ACRE) pide una integración más flexible y que se ponga fin al enfoque de "talla única" del bloque, advirtiendo que "la unidad forzada romperá a la UE, no la reparará".

Para ello, quiere reforzar el control legislativo nacional y limitar el poder del Parlamento Europeo al mercado único y acuerdos comerciales. El candidato de la formación euroescéptica aboga por una revisión de las finanzas de la UE para hacerla ‘más rentable’, se opone a la armonización fiscal y a la adopción automática del euro para los futuros Estados miembros.

Nico Cue. AFP

Del otro lado, Nico Cué será el español en el plató, aunque represente a Bélgica. Nació en la Asturias de la dictadura franquista, pero su padre, minero, tuvo que huir a Bélgica en 1962, tras las huelgas de los mineros. Tras una infancia difícil, tuvo una adolescencia políticamente activa.

Estuvo dos décadas al frente de la FGTB Metalworkers. Recientemente jubilado, se presenta a la presidencia de la Comisión Europea junto con la eslovena Violeta Tomic. La formación de izquierdas ha hecho de la redistribución de la riqueza y la acción climática el centro de su campaña.