Público
Público

Marihuana Canadá es el primer país industrializado que legaliza el uso recreativo de la marihuana

Las autoridades pretenden "mantener el cannabis fuera del alcance de jóvenes y los beneficios lejos de las manos criminales", explicó el año pasado Bill Blair, exjefe de la Policía de Toronto y ministro de Seguridad Fronteriza del Gobierno.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Plantación de marihuana en Líbano. / NABIL MOUNZER (EFE)

Este miércoles 17 de octubre Canadá se convertirá en el primer país industrializado que legaliza el consumo recreativo de la marihuana, medida que algunos consideran uno de los mayores experimentos sociales y económicos en décadas.

El país se ha estado preparando para este momento desde que el Partido Liberal del primer ministro, Justin Trudeau, ganó las elecciones generales en octubre de 2015 con una plataforma que incluía la legalización total del consumo de cannabis.

Solo otro país en todo el mundo, Uruguay, ha legalizado el consumo recreativo de la marihuana, aunque en algunos estados de Estados Unidos, como Colorado, también es posible consumir legalmente el cannabis.

En Holanda, se permite el consumo recreativo de cannabis en los cafés y aunque su posesión en pequeñas cantidades no está penalizado, la posesión sigue siendo ilegal por lo que las autoridades siempre pueden confiscar la marihuana.

Por ello, expertos como el académico David Hammond, profesor de la Universidad de Waterloo especializado en salud pública, afirmó que "este es un experimento que muchos otros países están observando".

La lógica tras la legalización es "mantener el cannabis fuera del alcance de jóvenes y los beneficios lejos de las manos criminales", explicó el año pasado Bill Blair, exjefe de la Policía de Toronto y en la actualidad ministro de Seguridad Fronteriza del Gobierno de Trudeau.

Según un estudio oficial, 4,9 millones de canadienses se gastaron en 2017 unos 5.700 millones de dólares canadienses (4.400 millones de dólares de EE.UU.) en cannabis. De esta cifra, sólo 570 millones de dólares se emplearon en la compra de marihuana para usos medicinales, algo que es legal en el país.

Así que la primera consecuencia de la "revolución verde" en la que está sumida Canadá, y que se ha hecho sentir desde hace meses, es económica.

La inminente legalización del cannabis ha generado una nueva industria en todo el país que está creando millonarios casi instantáneos y a la que grandes compañías se han sumado.

Por ejemplo, Coca-Cola ha reconocido que está "vigilando" las posibilidades del cannabis para utilizar esta droga en bebidas.

La multinacional estadounidense estaría interesada en crear bebidas con cannabidiol, un elemento no psicoactivo del cannabis que puede ayudar al tratamiento de la ansiedad, esquizofrenia, náuseas e incluso epilepsia.

Mientras tanto, los principales supermercados del país ya han solicitado en algunas provincias canadienses permisos para vender marihuana en sus establecimientos.

Por el lado de la producción, han surgido decenas de compañías que llevan meses cultivando plantas de marihuana de cara a su legalización.

En las últimas semanas, las acciones de compañías como Aurora Cannabis, Cannopy Growth y Tilray se han disparado hasta el punto que la capitalización de mercado de las principales compañías se situó el pasado 12 de septiembre en la cifra récord de 51.000 millones de dólares estadounidenses.

Sin embargo, la "revolución verde" canadiense no sólo está beneficiando a los inversores y está teniendo un impacto sobre la población: Cannopy Growth ha revivido la deprimida localidad de Smiths Falls, con unos 9.000 habitantes y a unas tres horas al este de Toronto.

Smiths Falls perdió en 2009 su principal fuente de empleo, la planta de chocolate del gigante estadounidense Heshey's.

Pero ahora, Cannopy Growth ha elegido esa antigua fábrica de chocolate para la producción de cannabis, ha creado 800 empleos directos y ha vuelto a convertir Smiths Falls en un centro turístico gracias a las visitas organizadas a su centro de cultivo de marihuana.

La otra cara de la revolución de la marihuana de Canadá es social. Un reciente estudio señala que el consumo de cannabis aumentará un35 % tras su legalización. Y, por eso, cuerpos policiales, empresas de transporte público y miles de compañías en todo el país están estableciendo ahora las normas que guiarán el consumo de cannabis entre sus empleados.

Además, organizaciones que luchan contra la conducción bajo los efectos del alcohol han expresado su preocupación por el peligro que podría suponer la legalización de la marihuana para la seguridad en las carreteras.

En ese sentido, expertos, como el profesor Hammond, avisan de que la marihuana que se produce hoy es tres veces más potente que la que existía hace veinte años, por lo que son necesarias grandes campañas de educación.

El sector médico también está advirtiendo que el cannabis afecta de forma más negativa el cerebro de los adolescentes que el alcohol.

Por eso, Canadian Medical Association Journal (CMAJ), la principal publicación médica del país, solicitó al Gobierno en su editorial que modifique la ley para "prevenir efectos negativos a la salud" si, finalmente, el uso del cannabis aumenta con su legalización el 17 de octubre.