Público
Público

Coronavirus Mascarillas, teletrabajo y test masivos: así será la fase 2 del Gobierno italiano para volver a la normalidad

La vuelta a la normalidad del Gobierno italiano de Giuseppe Conte pretende ser progresiva, escalonada y paulatina. El objetivo es evitar que la alerta sanitaria se convierta en una crisis social, permitiendo la vuelta al trabajo con la condición de que se respeten las medidas de seguridad actuales. Aunque la posible reapertura económica del país arranque el 4 de mayo es muy probable que las industrias vuelvan a la producción ya este miércoles 22 de abril.

Una mujer y su hija se someten a un test para detectar el coronavirus desde su coche en la ciudad de Pozzuoli, cerca de Nápoles (Italia) /EFE
Una mujer y su hija se someten a un test para detectar el coronavirus desde su coche en la ciudad de Pozzuoli, cerca de Nápoles (Italia) /EFE

La reapertura de Italia, en plena crisis por el coronavirus, quiere ser tan progresiva y paulatina por parte del Gobierno transalpino del primer ministro Giuseppe Conte; que resulta incluso difícil de marcarla en el calendario. No obstante, el país con forma de bota se prepara para una dosificada vuelta a la "normalidad", aunque tampoco pueda ser llamada como tal. 

Aun siendo el primer país de Europa afectado, a gran escala, por la covid-19, Italia, a casi dos meses del inicio de la epidemia en el continente, quiere apostar por volver a arrancar su economía. El objetivo es evitar que la alerta sanitaria se convierta en una crisis social. ¿Cómo? Permitiendo que algunos vuelvan a trabajar: a cambio de que convivan, en condiciones de seguridad, con el coronavirus.

Italia arranca la conocida como fase 2 para reabrir el país en plena crisis del coronavirus. Varias regiones italianas, como Lombardía, Piamonte o Sicilia; estarían dispuestas a reabrir ya sus economías en coincidencia con la alerta sanitaria. Pero, como en el caso de Lombardía –la región más afectada, que representa un tercio de los positivos actuales y más de la mitad de los fallecidos por coronavirus en Italia–, cumpliendo cuatro requisitos básicos: distancia interpersonal de 1 metro, mascarillas para todos, teletrabajar para todos los que puedan y test diagnósticos masivos.

La fecha clave es el 4 de mayo, día en el que dejará de tener vigencia el actual decreto firmado por el primer ministro transalpino, Giuseppe Conte, en el que se establece el confinamiento general del país. Pero es posible que se pueda matizar la cuarentena ya la semana que viene.

La novedad más importante es la reapertura de las industrias. El Gobierno italiano, atendiendo a las informaciones publicadas por la prensa del país, está estudiando que las fábricas empiecen a producir este miércoles 22 de abril, siempre que las empresas puedan garantizar las medidas de seguridad sanitarias.

¿Cómo? Estableciendo turnos, distancias interpersonales, fomentar el teletrabajo en los departamentos que puedan aplicarlo y entregando material de protección a todos los empleados. El nuevo decreto ley, según indiscreciones, podría firmarse este mismo lunes para que entre en vigor el miércoles. Para los sindicatos, es posible que no haya tiempo suficiente para que se apliquen las medidas encaminadas a conjugar la reapertura productiva y el mantenimiento de la seguridad frente al coronavirus.

La nueva fase de convivencia con el coronavirus afectará también a los transportes. "Ya es imposible pensar que millones de personas se muevan juntas por la mañana temprano. No nos lo podemos permitir mientras no haya una vacuna disponible", asegura la ministra de Transportes italiana, Paola De Micheli. Según la mandataria del Gobierno del premier Conte hay que "replantear un modelo organizativo de la sociedad completamente distinto" en el que se modifiquen los flujos de las horas punta y donde se muevan exclusivamente las personas que no puedan teletrabajar.

Otras de las cuestiones que en los últimos días ha sido objeto de debate en Italia es qué hacer con los más pequeños. El proyecto más plausible, en los próximos días, habla de que los niños puedan estar en los parques, por turnos. Es posible, así pues, que los padres puedan acompañar a sus hijos a las zonas verdes, de forma organizada. El próximo 4 de mayo, según la ministra de la Familia, Elena Bonetti, "volveremos a abrir los parques, bajo el control de voluntarios, porque nuestros hijos necesitan jugar", aseguró en las páginas del diario La Repubblica.

El problema se centra en cómo gestionar, en beneficio de los más pequeños, el equilibrio entre la libertad de movimiento y la seguridad sanitaria. Todo ello, en un clima en el que la alerta sanitaria por coronavirus sigue totalmente vigente. Para otros mandatarios del Ejecutivo italiano, como la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, "las familias tienen que hacer un gran sacrificio y permanecer en casa con los niños", pero esto no quita que "se encuentren soluciones para estar al aire libre en condiciones de seguridad". En los próximos días llegará una solución definitiva.

¿Habrá dentistas si alguien tiene dolor de muelas? Según los expertos, no es aconsejable pasar por los estudios odontológicos porque puede haber un importante riesgo de contagio. Por eso actualmente en Italia los dentistas están atendiendo solamente a los casos más urgentes. El colectivo de dentistas transalpinos está estudiando cómo adaptarse a la fase 2, teniendo en cuenta que representan una categoría profesional que se caracteriza por una irremediable cercanía con el paciente y la natural exposición a las gotas de saliva del mismo. Por el momento, según algunos periódicos del país, hoy por hoy, "el riesgo de contagio por ir al dentista supera el beneficio derivado de los tratamientos".

El mundo religioso italiano también se está activando para adaptarse a la convivencia con el coronavirus. Tal como se ha podido conocer a través de la prensa transalpina, la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) tiene un "paquete de medidas" ya listo para presentarlo al Gobierno de Giuseppe Conte. La organización católica está meditando la idea de celebrar las misas con voluntarios que garanticen la distancia de seguridad: "Con toda las medidas propias de la emergencia tenemos que volver a poblar la Iglesia. El país lo necesita y ayudaría a contribuir a la cohesión social", aseguran desde la CEI.

Según los últimos datos ofrecidos ayer por la Protección Civil Italiana, en el país se registran hasta hoy un total de 107.000 enfermos actuales, casi 43.000 curados y casi 23.000 fallecidos en Italia por coronavirus. De los positivos actuales, el 75% se encuentra en aislamiento domiciliario y los demás se encuentran hospitalizados con síntomas, entre los cuales sólo unos 3.000 pacientes se encuentran en terapias intensivas. La región italiana más afectada, como desde el comienzo de la epidemia en el territorio transalpino, es Lombardía, que representa aproximadamente un tercio de los positivos y más de la mitad de los fallecidos en todo el país por coronavirus. 

Más noticias de Internacional