Público
Público

Pablo Iglesias coronavirus Iglesias, el principal objetivo de los ataques de la derecha en esta crisis

Los ataques al vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos por parte de PP, Vox y Ciudadanos han ido 'in crescendo' durante esta pandemia, al igual que el tono de la oposición contra el Gobierno

El vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias. EUROPA PRESS / ARCHIVO
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.

marta monforte

Pablo Iglesias se ha convertido en el enemigo número uno a combatir por la derecha política y mediática durante esta pandemia, incluso por encima de Pedro Sánchez. El vicepresidente segundo del Gobierno ha conseguido que Gobierno apruebe una renta social con carácter de urgencia tras pelearlo durante cuatro semanas en el consejo de ministros, una medida que también defiende el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, exministro de Economía con el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Para el Partido Popular, este ingreso mínimo supone, sin embargo, el triunfo de "las tesis bolivarianas" de Iglesias en el Ejecutivo de coalición. Un argumento que comparten Vox y Ciudadanos. Tanto los populares, liderados por Pablo Casado, como el partido de ultraderecha presidido por Santiago Abascal piden la cabeza del líder de Unidas Podemos para dar su apoyo a los "pactos de reconstrucción", repitiendo la fórmula de consenso de los Pactos de la Moncloa del año 77.

Sin embargo, en aquella ocasión, Alianza Popular (antiguo PP) liderada por el exministro de la dictadura Manuel Fraga se desmarcó del acuerdo político, mientras que dirigentes comunistas, como Santiago Carrillo, lo suscribieron.

La portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, justificó la negativa de su grupo a unos nuevos Pactos de la Moncloa por la presencia de Iglesias. "El problema es que es una lástima que el señor Iglesias no sea Carrillo", expuso. "El señor Carrillo trabajó para la construcción del sistema democrático español y el señor Iglesias trabaja para todo lo contrario, para la erosión del sistema constitucional del año 78".

Los ataques a Iglesias han ido 'in crescendo' durante esta crisis, al igual que el tono de la oposición contra el Gobierno. El pasado 30 de marzo fueron varios los diputados del PP, Vox y Ciudadanos que entonaron el 'exprópiese' cuando el dirigente de Podemos hizo alusión en su cuenta de Twitter al artículo 128 de la Constitución, que dice "toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general".

El vicepresidente segundo del Gobierno tuvo que explicar que con este artículo no se refería a expropiaciones, sino a que se le pueda pedir a una farmacéutica que fabrique un determinado medicamento, o a una fábrica de automóviles, que fabrique respiradores para salvar vidas. "Cuando la Constitución se saca, es para aplicarla, y el 128 sirve para definir el patriotismo, es poner lo general por delante de lo particular", explicó Iglesias.

El PP responsabiliza al "Gobierno comunista" de los muertos

El líder del PP, Pablo Casado, acusó a Iglesias de "promover caceroladas contra el Rey" para "pedir la república" en lugar de hacerse cargo de las residencias, a pesar de que son gestionadas por las comunidades autónomas: "Hace un mes Iglesias dijo que se haría cargo de las residencias de mayores, pero no ha hecho nada", le espetó el conservador a Sánchez desde la tribuna del Congreso.

Por su parte, el secretario general de los 'populares', Teodoro García Egea, acusó en la última sesión de control al Gobierno, que tachó de "comunista", de estar causando "miles de muertos". En una pregunta dirigida, precisamente, a Iglesias, responsabilizó al Ejecutivo de estar "mandando a la gente a luchar sin protección" frente al "enemigo invisible" del coronavirus, y al líder de Podemos de "poner la ideología por encima de la salud de los españoles".

El líder del PP, Pablo Casado (d), y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, desinfectan sus manos durante un pleno en el Congreso. - EFE

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Javier Maroto, recriminó, en la misma linea que su compañero de filas, que muchas de las medidas que se han tomado tienen unas "gravísimas consecuencias de destrozo económico por la carga ideológica de izquierda que tienen". Además, a su juicio, las medidas "no tienen en cuenta si se pueden pagar", algo "muy propio de Pablo Iglesias", del quien dijo que es el que "realmente manda en el Gobierno".

Vox lleva pidiendo desde el inicio de la crisis su dimisión

La estrategia de Vox es menos sutil que la del PP. El líder de la formación ultraderechista, Santiago Abascal, ya le dejó claro a Sánchez que "detesta" el modo y con quién gobierna y lleva reclamando la dimisión de Iglesias desde el inicio del estado de alarma. Solo tres días después de que entrara el vigor, Abascal pidió centralizar la sanidad, bajar impuestos y la dimisión de dos de los cuatro vicepresidentes del Ejecutivo: "La señora Calvo y el señor Iglesias no pueden continuar en su Gobierno, ni saben de salud ni de economía", señaló.

Asimismo, la diputada adjunta de Vox en el Congreso, Macarena Olona, recalcó recientemente que Iglesias "no es ese cordero" que, en su opinión, intenta mostrar en el Congreso, sino "ese exaltado sectario que al grito de patria o muerte jalea a las tropas para imponer un régimen totalitario". Más allá fue el concejal de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Fernando Martínez Vidal, que llamó "hijo de puta y mamarracho" a Iglesias por "promover" la cacerolada al rey.

Además, después que Vox recibiera una lluvia de críticas por publicar una fotografía de la Gran Vía madrileña llena de ataúdes con la bandera de España para criticar la gestión de la crisis del coronavirus por el Gobierno de Pedro Sánchez, lejos de rectificar, Abascal también arremetió contra Iglesias por una fotografía de 2017 en la que el líder de Podemos reprobaba la actitud de la Unión Europea con respecto a la crisis migratoria.

Arrimadas: "Con las ideas de Podemos no se va a ningún lado"

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, al igual que PP y Vox, carga contra Iglesias y sostiene que "con las ideas de Podemos no se va a ningún lado". Pese a que Ciudadanos se muestra favorable a un entendimiento con el Gobierno y su tono difiere del de Casado y Abascal sostiene que los acuerdos a los que se llegue con el Gobierno "no pueden servir" para que el líder de Unidas Podemos "de discursos castristas y bolivarianos". Preguntada por cuáles son las medidas propuestas por la formación morada que Cs no apoyaría, no concreta ninguna.

El líder de Cs en Les Corts, Toni Cantó, se muestra más crítico que Arrimadas y no duda en arremeter constantemente contra el Gobierno, especialmente si esto incluye a Iglesias. En un reciente tuit, Cantó cuestionó el compromiso del Gobierno con la libertad de expresión adjuntando un vídeo con unas declaraciones del líder de la formación morada hace algunos años.

La derecha mediática sitúa a Iglesias en el centro de su diana

El vicepresidente segundo del Gobierno es protagonista habitual de los editoriales y artículos de opinión de la prensa de derechas, a diferencia del resto de vicepresidentes, que no reciben tanta atención. En algunos casos, incluso, se les ha vuelto en contra. Es lo que sucedió con el diario El Economista, que después de la alusión al artículo 128 de la Constitución, publicó: ""Iglesias quiere nacionalizaciones y socializar ahorros como Venezuela".

Unos días antes, el citado medio también hablaba sobre nacionalizaciones en Alemania, donde gobierna la conservadora Angela Merkel, pero con un tono radicalmente distinto: "Alemania se prepara para nacionalizar empresas si el impacto del Coronavirus se descontrola". Y en el subtitulo añadía: "Francia también ha defendido este extremo para proteger a sus empresas".

Durante estas semanas, son varios los medios que han dedicado sus editoriales al vicepresidente segundo. "Iglesias asalta el Gobierno", en el editorial del diario ABC. "El plan de Iglesias quebrará España", reza el de La Razón. Responsable gestión vs populismo, era la elección de El Mundo, con una fotografía de Iglesias ilustrando la pieza. Más allá ha ido Libertad Digital, que este viernes publicaba un artículo de opinión bajo el título: "¿Cree que habría que echar a Iglesias de España?"

Más noticias de Política y Sociedad