Público
Público

Protestas en Chile Una masiva marcha en Chile para pedir la dimisión de Piñera acaba con 74 detenidos tras duros enfrentamientos con la Policía

Algunos manifestantes lanzaron cócteles molotov, fuegos artificiales, piedras y objetos contundentes contra la Policía, crearon barricadas y destruyeron varios elementos del mobiliario urbano.

Manifestantes se enfrentan a los carabineros durante una nueva jornada de protestas en contra del gobierno del presidente de Chile, Sebastián Piñera, este viernes en Plaza Italia, ahora conocida como Plaza de la Dignidad, en Santiago. Con consignas a favo
Manifestantes protestan en contra del gobierno del presidente de Chile, Sebastián Piñera, en Plaza Italia a favor de la aprobación de una nueva Carta Magna. - Alberto V. / EFE

efe

Una marcha de miles de personas este viernes en Santiago de Chile para pedir la renuncia del presidente del país, Sebastián Piñera, y la liberación de los detenidos durante las protestas sociales del último año ha generado incidentes de violencia y enfrentamientos con la Policía, y se ha saldado con 74 personas detenidas.

La convocatoria surgió a través de las redes sociales como una llamada a acudir a rodear la sede del Gobierno, el Palacio de la Moneda, en vez de concentrarse en la Plaza Italia, epicentro del estallido social contra la desigualdad que se originó en octubre de 2019.

Mediante pancartas y cánticos, los marchantes mostraron su descontento por la decisión del Gobierno de recurrir al Tribunal Constitucional el proyecto de ley que busca permitir a los ciudadanos un segundo retiro anticipado del 10% de las pensiones como alivio por las consecuencias económicas de la pandemia. De igual forma, reclaman la renuncia de Piñera y la amnistía para las personas detenidas en el último año de protestas y a quienes consideran "presos políticos".

Las fuerzas de seguridad cortaron el paso a los manifestantes hacia La Moneda mediante varios cinturones de vallas de seguridad y con la acción disuasoria de los camiones que lanzan agua y gases lacrimógenos.

Incidentes violentos

Algunos manifestantes lanzaron cócteles molotov, fuegos artificiales, piedras y elementos contundentes contra la Policía, crearon barricadas, incendiaron algunas paradas de autobuses urbanos y destruyeron cámaras de videovigilancia callejeras y otros elementos del mobiliario urbano. También se registraron ataques a sucursales bancarias y los medios locales informaban de algunos saqueos en supermercados.

La circulación de vehículos en las calles tuvo que ser cortada y varias paradas de la red de metro fueron cerradas por precaución. Las protestas y los incidentes violentos se replicaron también en otras ciudades como Antofagasta, al norte, Concepción y Valparaíso, ambas en el centro.

El estallido social de Chile comenzó el 18 de octubre de 2019 y en sus primeros meses aglutinó a decenas de miles de personas contra la desigualdad socioeconómica, al tiempo que se produjeron actos de extrema violencia con incendios, destrozo de mobiliario y saqueos, dejando una treintena de muertos y miles de heridos.

Las protestas fueron disminuyendo durante el verano austral y se suspendieron con la llegada de la pandemia en marzo, pero las demostraciones espontáneas volvieron a la capital tras el fin de la cuarentena y están trasladando su epicentro desde la Plaza Italia hasta las inmediaciones de La Moneda.

La apertura de un proceso constituyente en el pasado plebiscito del 25 de octubre era vista como la solución para una gran parte de los manifestantes, por considerar que es la vía que permitirá establecer un nuevo modelo de país que desate el corsé neoliberal que ampara la actual Carta Magna, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Sin embargo, las protestas han continuado hasta la fecha con diferentes reclamos y dirigiendo las miradas directamente al presidente del país.

Detenidas 74 personas por los incidentes

Un total de 74 personas fueron detenidas en las manifestaciones. "Estamos en presencia de las cifras más altas de detenidos en lo que va del año en circunstancias de manifestaciones violentas", ha dicho en rueda de prensa el ministro de Interior, Rodrigo Delgado.

El ministro ha calificado a los detenidos de "delincuentes que no les interesan las pensiones, la salud, la educación". "Son personas que quieren ocupar el paraguas de ciertas demandas sociales para salir a delinquir", denunció el ministro.

"Ni la ciudad ni el país se merece que todos los viernes algunos quieran salir como si fuera un juego a bloquear las ciudades, a bloquear el centro", agregó Delgado.

Más noticias de Internacional