Público
Público

Eutanasia Una menor holandesa, víctima de una violación y que sufría depresión, se quita la vida

La agresión sexual le provocó a Noa Pothoven, de 17 años, episodios de estrés postraumático, depresión y anorexia.

Publicidad
Media: 3.13
Votos: 15

La imagen con la que Noa Pothoven comunicó su decisión de someterse a la eutanasia (Instagram)

Noa Pothoven, una joven holandesa de 17 años, ha decidido acabar con su vida después de una larga agonía. Su caso ha causado consternación en el país y en medio mundo. La menor sufrió una violación cuando era pequeña, lo que le causó desde entonces episodios severos de estrés postraumático, depresión y anorexia.

Un día antes de su fallecimiento, la joven reveló su decisión a través de sus redes sociales. Noa escribió su autobiografía llamada Ganar o aprender, cuyo principal objetivo era ayudar a jóvenes vulnerables que luchan en la vida ante este tipo de situaciones. 

La joven solicitó a una clínica, sin el conocimiento de sus padres, recibir la eutanasia, pero su petición fue rechazada

"Estuve deliberando por un tiempo si debería o no compartir esto, pero decidí hacerlo de todos modos. Tal vez esto sea una sorpresa para algunos, dado mis publicaciones sobre hospitalización, pero mi plan no es impulsivo. Tras años de luchar y pelear, estoy agotada. He dejado de comer y beber por un tiempo y, después de muchas discusiones y evaluaciones, decidí dejarme ir porque mi sufrimiento es insoportable", escribió.

La ley de la eutanasia en Holanda

La legalización de la eutanasia en Holanda entró en vigor en abril de 2002, aunque ya era una práctica tolerada desde 1993. Holanda fue el primer país europeo en legalizar el suicidio asistido.

Sin embargo, no es el caso de Pothoven. Tal y como relata el periodista Paul Bolwerk, del medio holandés De Gelderlander, la joven solicitó a una clínica, sin el conocimiento de sus padres, recibir la eutanasia, pero su petición fue rechazada. La versión, que fue saltando de medio en medio hasta copar los titulares de medio mundo, tal y como denuncia la periodista Naomi O'Leary en un hilo de Twitter, fue diferente, ya que se dio por hecho que la joven había recibido la eutanasia a través del procedimiento legal. 

A pesar de estar legalizada esta práctica en Holanda, los requisitos son muy estrictos. En un primer lugar, el paciente debe residir en los Países Bajos y en segundo lugar, la petición debe ser reiterada, voluntaria y producto de la reflexión. También es importante tener en cuenta que los síntomas del paciente deben ser intolerables y sin posibilidad de mejorar en un futuro. 

El médico cualificado tiene que consultar el caso de la muerte asistida con un compañero, o en el caso de que la enfermedad sea psicológica con dos compañeros.

La petición de eutanasia la puede solicitar un menor de edad, con o sin el consentimiento de sus padres. En el caso de Pothoven, la petición fue rechazada.

Aclaración: en un primer momento Público tituló la información con el siguiente encabezado: "Recibe la eutanasia una joven víctima de violencia sexual que sufría depresión". Tras comprobar que la joven no se quitó la vida por vía legal, hemos decidido cambiar el titular por el siguiente: "Una menor holandesa, víctima de una violación y que sufría depresión, se quita la vida".

Más noticias de Internacional