Público
Público

Merkel advierte a Hollande de que no renegociará el pacto fiscal

La canciller alemana anuncia que se reunirá con el nuevo presidente francés "lo antes posible" e insiste en que la austeridad es el único camino

PUBLICO.ES / EFE

La victoria de los socialistas franceses plantea un nuevo panorama en una Unión Europea que, hasta ahora, estaba marcada por una supremacía de fuerzas conservadoras, con Alemania y Francia a la cabeza. Ante esta situación, el ejecutivo alemán ha querido mostrarse fuerte en sus las posiciones frente a su nuevo socio. Por eso, el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, ha sentenciado que "el pacto fiscal europeo no se renegociará", al tiempo que Angela Merkel declaró hoy que recibirá "con los brazos abiertos" al nuevo presidente francés, François Hollande.

"No se puede reabrir un pacto, ni ningún otro acuerdo, cada vez que hay una elección en un país. De ser así no se podría trabajar en la UE", indicó también la canciller, quien recordó que el tratado en cuestión fue acordado entre 25 de los 27 miembros comunitarios y se encuentra en trámite de ratificación en la mayoría de esos países.

No hay aún "una fecha concreta" para ese primer encuentro entre los mandatarios, dijo el portavoz del ejecutivo alemán, puesto que está condicionado por el propio calendario de la toma de posesión de Hollande y la presentación de su gobierno.

El portavoz expresó además el "agradecimiento" de Merkel a Nicolas Sarkozy por el trabajo conjunto desarrollado "en esta difícil fase para Europa" y negó que el apoyo explícito de la canciller al presidente saliente, en la campaña electoral, vaya a dificultar "un nuevo comienzo" de las relaciones con Hollande. "Ambos son perfectamente conscientes de la importancia de las buenas relaciones bilaterales no sólo para sus países sino para el conjunto de la UE", apuntó.

Además, Merkel no quiso perder la oportunidad para insistir en la defensa de la vía de la austeridad, pues, según su criterio, "no está reñida con el crecimiento". "El núcleo de la cuestión es lograr a la vez una consolidación presupuestaria y un crecimiento sólido. Lo uno no va sin lo otro", subrayó la canciller.

En cuanto al resultado de las elecciones griegas, la canciller calificó la situación de "no exenta de peligros", dada la caída de las hasta ahora grandes formaciones y el avance de partidos contrarios a las políticas de austeridad. Vamos a ver cuál es la nueva constelación del Gobierno resultante", cuya formación compete exclusivamente "a los griegos", señaló Merkel.

Más noticias de Internacional