Público
Público

Represión policial Miles de saharauis piden a la ONU un mecanismo que frene la represión policial marroquí en zonas ocupadas

Los ciudadanos saharauis se manifestaron para apoyar a la activista Sultana Khaya, quien fue agredida junto a su hija por las fuerzas de seguridad marroquíes a las puertas de su domicilio en la ciudad de Bujador, donde vive bajo arresto domiciliario.

Miles de saharauis se manifestaron en el campo de refugiados de Rabuni contra la represión policial marroquí.
Miles de saharauis se manifestaron en el campo de refugiados de Rabuni contra la represión policial marroquí. Malainin Mistafa / EFE

Varios miles de saharauis se manifestaron hoy en el campo de refugiados de Rabuni, el más importante de la región argelina de Tinduf, para apoyar a la activista Sultana Khaya y pedir a la ONU un mecanismo de vigilancia que frene el incremento de la represión policial marroquí en las zonas ocupadas de la antigua colonia española del Sahara Occidental.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos en la ciudad del Aoiun, controlada por Marruecos desde el inicio de la ocupación en 1975, denunciaron esta semana que policías marroquíes agredieron a Sultana y a unas de sus hijas en la ciudad de Bujador, donde vive bajo arresto domiciliario, cuando se encontraban en la puerta de su domicilio para recibir una visita.

En imágenes difundidas después en de las redes sociales se podía ver a Sultana, quien ya perdió un ojo en 2006 por una supuesta agresión marroquí, con un fuerte golpe en el rostro perpetrado al parecer por un policía marroquí, quien también rompió parte de su dentadura.

En este contexto, cientos de representantes de la sociedad civil y de la administración saharauis se concentraron este martes frente la estación de Transporte ante la sede del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Rabuni, capital administrativa de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD), para denunciar "la violencia marroquí en las zonas ocupadas".

Al grito de "¡Defenderemos nuestra tierra!" y "¡Lucharemos hasta el final!", los congregados marcharon en torno a la sede con pancartas en las que destacaban las fotografías de presos saharauis en cárceles de Marruecos y expresaban su solidaridad y apoyo a la familia de Sultana y a "todos nuestros compatriotas que sufren la represión en su propia tierra ocupada".

Otras reproducían las palabras de Sultana, quien ha asegurado que "el Sahara Occidental es un infierno: violaciones, abusos, torturas, desapariciones forzosas, asesinatos, arresto domiciliario. Es (escenario de) una espiral de violencia y represión para intimidar e intentar silenciar a los activistas saharauis".

Los congregados, liderados por organizaciones de la sociedad civil, exigieron, asimismo, la creación de un nuevo mecanismo internacional que permita vigilar la situación de los derechos humanos en las ciudades ocupadas por las fuerzas marroquíes.

A este respecto, el Frente Polisario se mostró "sorprendido por el silencio de las organizaciones jurídicas internacionales y de los organismos internacionales de defensa de los derechos humanos" en relación a "la opresión, abuso, tortura y vejaciones que sufren los saharauis en las ciudades ocupadas del Sahara Occidental".

Escala de tensión en la zona

La situación en la antigua colonia española es de alta tensión desde que el pasado 13 de octubre fuerzas armadas marroquíes penetraran en el paso de Guerguerat, que une Mauritania con la zona ocupada por Marruecos en el Sahara Occidental, para desalojar a un nutrido grupo de saharauis que habían acampado en la pista para interrumpir un tránsito de mercancías que el Frente Polisario considera ilegal.

Apenas 24 horas después de la ofensiva, el secretario general del Frente Polisario y presidente de la RASD, reconocida por decenas de países, Brahim Ghali, aseguró que suponía una violación del alto el fuego y consideró rota la tregua firmada en 1991.

Un día más tarde, anunció el inicio de acciones bélicas a lo largo del muro levantado por Marruecos en medio del desierto, que según los saharauis se repiten a diario desde entonces y que Rabat ni siquiera comenta. A la tensa situación, se añadió el reconocimiento por parte de la Administración del expresidente de Estados Unidos Donald Trump del Sáhara Occidental como parte de Marruecos a cambio de que ese país reconociera a Israel.

El Polisario condena las represalias contra civiles saharauis

El secretario general del Frente Polisario y presidente de la RASD, Brahim Ghali, condenó hoy la escalada "represiva" de las fuerzas de seguridad marroquíes contra activistas y civiles saharauis en las ciudades ocupadas del Sahara Occidental.

El responsable lamentó la inacción del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ante dichas agresiones e instó al organismo a asumir su responsabilidad jurídica y moral con el pueblo saharaui, por lo que propuso la creación de un mecanismo independiente y permanente para la protección y vigilancia de los derechos humanos en las zonas ocupadas de esta antigua colonia española.

"La intimidación y la tortura física y psicológica que padece hoy la familia de Sidi Brahim Khaya, en la ciudad ocupada de Bojador, es solo un ejemplo de la opresión, el abuso y las prácticas cotidianas que sufren los civiles saharauis en las zonas ocupadas", denunció Ghali.

Más noticias de Internacional