Público
Público

Netanyahu logra pactar un gobierno de coalición con Kadima

El acuerdo sorpresa evita la celebración de elecciones anticipadas, que había convocado para el 4 de septiembre

AGENCIAS

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el principal partido de la oposición Kadima, han logrado un acuerdo para formar un gobierno de coalición que cuente con 94 de los 120 diputados del Parlamento. Además, esta decisión implica la cancelación de las elecciones anticipadas para el 4 de septiembre, que el Parlamento comenzó ayer a debatir en primera lectura.

El acuerdo fue alcanzado a primeras horas de esta madrugada y en virtud del mismo el nuevo dirigente del centrista Kadima (Adelante), MK Shaul Mofaz, asumirá el cargo de viceprimer ministro y ministro sin cartera del nuevo gabinete. Con este acuerdo Mofaz se compromete a apoyar a Netanyahu en el Parlamento hasta el final de su mandato, en 2013.

Será el único miembro del Kadima que obtenga una cartera, si bien otros diputados del partido que creó Ariel Sharón en 2005 quedarán al frente de los comités parlamentarios de Exteriores, Defensa y Economía, entre otros.

"Un amplio Gobierno de unidad nacional es bueno para la seguridad, bueno para la economía y bueno para el pueblo de Israel", señala Netanyahu, según aparece citado en la cuenta de Twitter de su oficina.

Mofaz derrotó hace dos semanas a Tzipi Livni en las elecciones primarias del partido y en una entrevista concedida a 'Haaretz' de cara a dichos comicios, Mofaz aseveró que, en caso de proclamarse vencedor, no se uniría a Netanyahu. "Bajo mi liderazgo, el Kadima seguirá en la oposición. El actual Gobierno representa todo lo que es erróneo en Israel".

Además, a cambio del apoyo del Kadima, el primer ministro se comprometería a reemplazar la llamada Ley Tal, que permite a los judíos ultraortodoxos ausentarse del servicio militar, así como a reformar el sistema electoral.

La decisión, que no ha sido confirmada oficialmente, estuvo precedida por la aprobación del Gobierno israelí el lunes del envío al Parlamento de la convocatoria de elecciones generales anticipadas para el próximo 4 de septiembre.

Netanyahu, que anunció el domingo la convocatoria de los comicios, había dicho el lunes a sus ministros que "en docenas de años no ha habido un Gobierno más estable en Israel, pero no es ningún secreto que en el principio del cuarto año de este mandato ha habido algo de inestabilidad en la coalición", informó el diario Haaretz.

Frente a esa "inestabilidad" y al debilitamiento de la coalición gubernamental que, en palabras del primer ministro, daña la seguridad la economía y la sociedad de Israel, la mejor alternativa es "hacer elecciones rápidamente".

Dadas las actuales tensiones entre Israel e Irán, algunos medios de prensa se han hecho eco de la importancia del nombramiento de Mofaz, un antiguo jefe militar y ministro de Defensa, opuesto a un ataque de Israel contra las instalaciones nucleares iraníes.

El acuerdo ya ha sido objeto de críticas por los partidos que quedan fuera de la coalición.

La líder del Partido Laborista, Shely Yajimovich, que se convierte en nueva jefa de la oposición, lo calificó de "alianza de cobardes y el zigzag más ridículo de la historia política de Israel".

El popular expresentador de televisión Yair Lapid, que acaba de formar un partido, Iesh Atid (Hay futuro), con buenas expectativas de voto, dijo que el pacto pertenece al "viejo estilo de política feo y corrupto". "Es una política de asientos en vez de principios (...) Creen que continuarán un tiempo y nos olvidaremos, pero se equivocan. Esta asquerosa alianza política enterrará a todos los que la forman", escribió Lapid en su cuenta de Facebook.

La líder de Meretz, Zahava Gal-On, ha aseverado que el acuerdo es fruto de una "mega maniobra" del primer ministro para evitar los comicios y un "movimiento desesperado" del Kadima para evitar una crisis entre sus filas. "Es una vergüenza para el Parlamento y un terrible mensaje para el público", ha añadido.

Más noticias de Internacional