Público
Público

brexit Nueva derrota de Johnson: el parlamento tumba su propuesta de elecciones

La Cámara de los Comunes mantiene acorralado al primer ministro británico, que no ha logrado apoyo suficiente para adelantar las elecciones al 15 de octubre, como quería.

Ciudadanos contrarios al brexit protestan a las afueras del Parlamento británico. /REUTERS

Y ya van tres… Tres golpes para Boris Johnson en sólo 24 horas. El último lo ha recibido el miércoles por la noche a través de una propuestas que él mismo había puesto sobre la mesa: una enmienda con la que buscaba conseguir el apoyo de la cámara para convocar elecciones generales que se celebrarían el 15 de octubre. Johnson necesitaba el respaldo de dos tercios de la cámara (434 diputados de un total de 650) y aunque se han impuesto los “síes”, se ha quedado lejos: 298 votos a favor y 56 en contra. Son 136 menos de los necesarios.

Nueva derrota por tanto para Johnson que durante el debate previo a la votación había explicado sus motivaciones para poner esta enmienda sobe la mesa asegurando que, en estas circunstancia, resulta "completamente imposible para el gobierno trabajar". De ahí que -en su opinión- "a esta cámara no le queda otra opción".

Pero no lo ve así la oposición. Aunque partidarios de sacar las urnas a la calle, su desconfianza en Johnson es tremenda. Temen que darle su apoyo se acabe convirtiendo en una carta blanca con la que Johnson se sienta legitimado para hacer y deshace a su antojo.

De ahí que el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que ha definido la moción como "un movimiento cínico de un primer ministro cínico" prefiera esperar a que el proyecto de ley que impide el brexit sin acuerdo -aprobado por ‘los comunes’ horas antes y que ya está en la Cámara de los Lores- se convierta en ley. Su objetivo es poder garantizarse por encima de todo que no habrá un brexit abrupto. De ahí que, según BBC, citando a fuentes del partido laborista, sus diputados se hayan abstenido.

En la misma línea, la líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, ha sostenido que "esas elecciones deberían celebrarse de manera tranquila y ordenada, no con la amenaza de estrellarse sin ningún acuerdo durante la campaña".

Una vez que se ha conocido el resultado de la votación, Johnson ha insistido en sus ataques, acusando a Corbyn de convertirse "en el primer líder de la oposición en la historia democrática de nuestro país en rechazar la invitación a unas elecciones". Y ha rematado: "La conclusión obvia, me temo, es que no cree que vaya a ganar".

Pero… ¿Y ya está? ¿Johnson se queda de brazos cruzados? Resulta difícil de creer porque, de hecho, aún le queda alguna ficha que mover. Es complicado pero en los próximos días podría presentar una enmienda para la que sólo necesitaría una mayoría simple de la cámara -recuerdo: ya no la tiene garantizada-, o incluso podría ser que los propios conservadores presenten una moción de censura contra el gobierno.

Está por ver qué haría el Partido Laborista en ese caso si la ley que impide el brexit sin acuerdo ya fuera una realidad, algo que no está previsto que suceda antes del lunes, cuando le imponga su firma la reina. Teniendo en cuenta que el propio Johnson decretó que la próxima semana el parlamento suspendiera su actividad durante cinco semanas, el tiempo se agota. Sus estratagemas podrían empezar a volverse en su contra.


Más noticias de Internacional