Público
Público
Únete a nosotros

La oposición ya traza un plan para arrebatar el poder a Boris Johnson y evitar el brexit sin acuerdo

El primer ministro británico podría enfrentarse a una moción de censura y verse obligado a convocar elecciones, aunque podría negarse a dimitir para garantizar que la salida de la UE se produce el 31 de octubre.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6

El primer ministro británico, Boris Johnson, en la puerta del 10 de Downing Street, antes de recibir a su homólogo de Estonia, Juri Ratas, el pasado martes. REUTERS/Peter Nicholls

Ya hace más de tres años que los británicos votaron a favor del brexit, nueve meses desde que Theresa May y la Unión Europea alcanzaron un acuerdo de divorcio y cinco desde la primera fecha en la que se tendría que haber producido la salida de Reino Unido.

Pero a apenas ochenta días para que vuelva a vencer el plazo, nadie es capaz de asegurar todavía qué va a ocurrir y mucho menos el cómo.

¿Cuál es la situación ahora mismo?

La postura de los líderes europeos sigue siendo clara: el acuerdo que alcanzaron con May es el único posible y las negociaciones no se reabren.

Boris Johnson, que insiste en que Reino Unido abandonará la UE con o sin acuerdo el 31 de Octubre, ha mantenido durante los últimos meses que podría lograr “un acuerdo nuevo y mejor” pero ahora se niega a sentarse con ellos si no se comprometen a modificar el punto más caliente: el relativo a la frontera de Irlanda del Norte.

Así que ahora la estrategia del gobierno británico es echarle la culpa a Bruselas y poder justiciar así un brexit sin acuerdo argumentando que no les dieron otra opción.

¿Aún se puede evitar el brexit?

Reino Unido no tiene una constitución escrita que establezca los pasos a seguir en cada situación; sobre muchas cuestiones se ha ido legislando según han ido surgiendo y otras se han resuelto atendiendo a precedentes. Sobra decir que nunca antes el país se había enfrentado a una situación como la actual así que el camino que puede tomar el brexit a parir de ahora es completamente incierto.

Abierta sigue y seguirá hasta el último minuto, la posibilidad de revocar el artículo 50 y suspender el brexit, algo que Reino Unido puede hacer en cualquier momento unilateralmente. También podría pedir una nueva extensión, aunque para conseguirla sí necesita unanimidad de los líderes europeos. Pero, por supuesto, Boris Johnson no está dispuesto a optar por ninguna de las dos opciones, de ahí que la vía más directa en este momento para evitar el brexit el 31 de Octubre sea sacarlo de Downing Street.

¿Y hay manera de echar a Boris Johnson?

La hay. O al menos de intentarlo. Bajo la premisa de que el actual gobierno no cuenta con el apoyo de la mayoría de la Cámara de los Comunes, la oposición puede presentar una moción de no confianza que obligue a los diputados de todos los partidos a pronunciarse sobre su respaldo o no al ejecutivo.

Y no olvidemos que aunque el país tenga una nuevo Primer Ministro y un nuevo gobierno, su parlamento sigue siendo el mismo y no todos en las filas de los conservadores son partidarios de mantener el brexit sin acuerdo sobre la mesa. Teniendo en cuenta además que, en el mejor de los casos, la mayoría con la que Johnson cuenta en la cámara se reduce a un diputado, las cosas se le ponen feas.

Por eso la moción de censura es la jugada que se espera por parte de Jeremy Corbyn. El líder del Partido Laborista ya ha dicho que la presentará “cuando sea el mejor momento” y parece que ese momento no tardará en llegar porque el tiempo se agota: la primera fecha posible es el 3 de septiembre, el mismo día que el parlamento recupera su actividad después de las vacaciones y cuando ya sólo quedarán 57 días para el brexit.

Manifestantes en la marcha convocada por el Partido Laborista el pasado julio para reclamar un adelanto de las elecciones. REUTERS/Simon Dawson

¿Saldría adelante la moción de no confianza?

Hay varios escenarios posibles: si el gobierno logra el respaldo mayoritario de la cámara, todo sigue como hasta entonces. Si no lo consigue (algo que no ha ocurrido desde que se estableció la legislación) se abre un plazo de 14 días para que el actual ejecutivo recabe los apoyos que no obtuvo antes o para que lo intente a su vez un gobierno alternativo.

Si pasadas esas dos semanas ninguno lo ha conseguido, Johnson debería dimitir y convocar elecciones.

¿Entonces Johnson dimitiría y habría elecciones?

Eso es lo que cabría esperar de cualquier Primer Ministro pero, como explica el profesor de Derecho Constitucional Rodney Brazier de la Universidad de Manchester, es sólo una “convención”, no hay ninguna ley que lo establezca.

De ahí que, aunque pierda la moción, Johnson puede intentar aferrarse al cargo. De hecho, su equipo podría estar barajando dos opciones, de acuerdo a lo que se ha venido especulando y publicando en los últimos días: 1) Insistir en que no se va. Según The Times esto es lo que su asesor principal, Dominic Commings ha asegurado que haría aunque con ello se abra la caja de los truenos. Porque, como sostiene el exFiscal General, Dominic Grieve, sería una actitud “inconstitucional” que obligaría a la Reina a tener que revocarlo. 2) Johnson puede no dimitir pero prometer que convocará elecciones tomándose el tiempo suficiente -hay un mínimo establecido de 25 días desde la disolución de la cámara, pero no un máximo- para garantizarse que estás tengan que celebrarse ya después de la noche de Halloween.

¿Y si hubiera un gobierno alternativo?

Ese es el nuevo posible escenario que se plantea. Desde el Partido Laborista el ministro en la sombra John McDonnell se ha mostrado convencido este miércoles de que, si Johnson no supera la moción de confianza, ellos lograrán el apoyo necesario para poder decirle a la Reina que pueden “asumir la situación”. McDonnell habría confirmado así to que se apuntaba desde hace días: que Corbyn ya estaría en conversaciones con los líderes de otros partidos para garantizar ese ‘gobierno alternativo’ de coalición que aúne los apoyos suficientes dentro de la cámara para arrebatar el poder a Johnson y tomar las riendas del brexit con el fin de impedir una salida sin acuerdo.

¿Y ya está?

No. Hay más Puede que aunque superara la moción y nada le obligara a ello, Boris Johnson se decidiera a convocar elecciones. Peo eso si, se celebrarían ya con la resaca del brexit para poder utilizarlo a modo de ‘salvoconducto’ que le garantice no solo el apoyo de los votantes brexiters del partido conservador sino también los del Partido del Brexit del radical Nigel Farage. Así es como Johnson esperaría conseguir una mayoría con la que gobernar de forma más holgada durante los próximos años.