Público
Público

Personal del Gobierno británico celebró otras dos fiestas en Downing Street la noche antes del funeral del príncipe Felipe

Asesores y funcionarios estuvieron bebiendo hasta las dos de la madrugada. El país estaba de luto oficial por la muerte del marido de Isabel II y las reuniones en interiores estaban prohibidas por las restricciones covid.

Un momento del funeral del príncipe Felipe. Fotografía del 17 de abril de 2021.
Un momento del funeral del príncipe Felipe. Fotografía del 17 de abril de 2021. Dominic Lipinski / AFP

Más lio en Inglaterra a cuenta de las fiestas en pandemia. Personal del Gobierno británico celebró en Downing Street otros dos eventos la noche anterior al funeral del príncipe Felipe de Edimburgo, según ha revelado este jueves The Telegraph. De acuerdo a la información, el primer ministro, Boris Johnson, no estuvo presente.

Downing Street, sede del Ejecutivo, acogió las dos fiestas en abril de 2021. El país se encontraba en periodo de duelo público, según recuerda el medio británico, ya que a la mañana siguiente se enterraba al marido de la reina Isabel II, fallecido la semana anterior. 

Además de que entonces las reuniones en interiores estaban prohibidas, la asistencia de público al funeral del príncipe Felipe estuvo muy limitada por las restricciones por la covid. Algo que, parece, no se tuvo en cuenta en las celebraciones en Downing Street. Según relata The Telegraph, asesores y funcionarios se reunieron al acabar la jornada laboral en dos celebraciones separadas por la despedida de dos colegas en las que se estuvo bebiendo alcohol hasta las dos de la madrugada.

Boris Johnson se encuentra en el ojo del huracán tras admitir que asistió a una fiesta en Downing Street durante el primer confinamiento. El premier se enfrenta a una lluvia de críticas, incluso desde las filas del Partido Conservador, al conocer este miércoles que varios de sus colegas de partido y la oposición pidieron que abandonara su cargo por acudir a la reunión en el jardín de su residencia oficial.

El líder tory pidió disculpas por haber asistido a la celebración organizada por su secretario personal, Martín Reynolds, quien en un correo electrónico exhortaba a un centenar de sus compañeros a "traer su propia bebida" para aprovechar "el buen tiempo", mientras el país británico soportaba las estrictas restricciones sociales para frenar la expansión del pico de contagios.

A estas disculpas, el primer ministro añadió, a modo justificación, que pensaba que este evento se trataba de una reunión laboral como agradecimiento a los empleados por su trabajo durante la pandemia. Aunque no convenció ni a la oposición, liderada por los laboristas, ni a buena parte de sus propios diputados, de los cuales el jefe del Partido Conservador en Escocia, Douglas Ross, pidió abiertamente su dimisión.

Más noticias de Internacional