Público
Público

Boris Johnson, en el ojo del huracán tras admitir que acudió a la fiesta de Downing Street durante el primer confinamiento

Los conservadores escoceses consideran que su posición no es sostenible y que debe dimitir.

13/01/2022 Boris Johnson
el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson en una conferencia en Londres. Tolga Akmen / PA Wire / dpa / Europa Press

En el centro del huracán. Así se encuentra el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, tras admitir este miércoles que asistió a una fiesta en Downing Street durante el primer confinamientoEl premier se enfrenta a una lluvia de críticas, incluso desde las filas del Partido Conservador, al conocer este miércoles que varios de sus colegas de partido y la oposición pidieron que abandonara su cargo por acudir a la reunión en el jardín de su residencia oficial.

El líder "tory" pidió disculpas por haber asistido a la celebración organizada por su secretario personal, Martín Reynolds, quien en un correo electrónico exhortaba a un centenar de sus compañeros a "traer su propia bebida" para aprovechar "el buen tiempo", mientras el país británico soportaba las estrictas restricciones sociales para frenar la expansión del pico de contagios.

A estas disculpas, el primer ministro añadió, a modo justificación, que pensaba que este evento se trataba de una reunión laboral como agradecimiento a los empleados por su trabajo durante la pandemia. Aunque no convenció ni a la oposición, liderada por los laboristas, ni a buena parte de sus propios diputados, de los cuales el jefe del Partido Conservador en Escocia, Douglas Ross, pidió abiertamente su dimisión.

Posibles escenarios si Johnson abandonara su cargo

Uno de los presuntos aspirantes a sustituir al primer ministro de Reino Unido centra la mirada en el ministro de Economía, Rishi Sunak, quien en su cuenta oficial de Twitter, señaló que su jefe "hizo lo correcto al disculparse" y que secunda su petición de paciencia hasta que la alta funcionaria Gray termine su investigación.

Otra candidata al puesto de Johnson es la ministra de Exteriores, Liz Truss, la cual ha recibido al vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, para retomar la negociación del Brexit, y quien también se encuentra de acuerdo "cien por cie" con el premier y en su proyecto para el país.

Pese a ello, Johnson mantiene el apoyo de varios de sus ministros, donde la mayoría hasta el momento han seguido defendiéndole, al menos hasta que la funcionaria Susan Gray concluya su pesquisa y decida el destino de cargo del primer ministro, probablemente, de cara a la próxima semana.

Dependiendo de lo que diga, podría haber dimisiones en el Gobierno o que los diputados del grupo parlamentario conservador instigaran una moción de censura interna para sustituir al líder. Para lo que se necesitan al menos 54 peticiones (de 360 parlamentarios "tories" en la Cámara de los Comunes).

Más noticias de Internacional