Público
Público

Protestas contra el confinamiento Las protestas contra el confinamiento en todo el mundo: antivacunas, conspiracionistas y extrema derecha

Desde que se extendió el coronavirus a gran parte del mundo, grupos reducidos antivacunas, fans de las teorías de la conspiración y miembros de extrema derecha han salido a las calles a protestar contra el Gobierno y las administraciones que han impuesto el confinamiento como medida de protección. Algunos políticos les han animado a manifestarse, directa o indirectamente.

Manifestantes contra las medidas de confinamiento decretadas por el gobernador de Michigan, Gretchen Whitmer, se refugian de la lluvia en una de las entradas del Capitolio del Estado, en la localidad de Lansing. REUTERS/Seth Herald
Manifestantes contra las medidas de confinamiento decretadas por el gobernador de Michigan, Gretchen Whitmer, se refugian de la lluvia en una de las entradas del Capitolio del Estado, en la localidad de Lansing. REUTERS/Seth Herald

Desde finales de marzo, gran parte del mundo se encuentra confinada en sus casas para tratar de combatir y frenar la extensión del coronavirus, pero algunas personas aisladas llevan desde entonces manifestándose al creer que el confinamiento vulnera sus derechos.

En España, las protestas comenzaron hace una semana y han sido motivo de controversia en parte por algunos políticos de extrema derecha y más conservadores. El lunes Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros (altos cargos de Vox) acudieron a una de las protestas contra el Gobierno y se hicieron fotografías con los manifestantes, mientras que la propia presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también afirmó que los madrileños pueden salir "libremente a manifestarse aunque sea un ratito por la tarde en su propia calle".

En España, las protestas comenzaron hace una semana y han sido motivo de controversia en parte por algunos políticos de extrema derecha

No obstante, las protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez por decretar el Estado de Alarma y el confinamiento no son ni las únicas ni las primeras. En muchas partes del mundo, pequeños grupos radicales llevan protestando más de un mes basándose en conjeturas como que toda la crisis sanitaria es una teoría conspiratoria, que con el confinamiento vulnera los derechos humanos, etc. Lo más preocupante es que varios políticos lo apoyan y promueven.

Aunque siempre son grupos muy reducidos de decenas de personas, cada día aumentan las protestas contra todos los gobiernos porque consideran que la obligación de quedarnos en casa "vulnera los de derechos humanos". A continuación se repasan los más llamativos.

Donald Trump y Jair Bolsonaro alientan las protestas

Estados Unidos fue uno de los casos más controvertidos y en los que primero se pudo ver esas reticencias al confinamiento, promovidas en parte por su presidente. Donald Trump no dudó en animar a mediados de abril a que la población secundara las protestas en varios Estados como Minnesota, Michigan y Virginia donde algunos miembros se manifestaron portando sus propias armas

Algunos fueron más lejos y un grupo de personas ocupó el edificio del capitolio estatal en Michigan durante una votación para aprobar la extensión de la orden de emergencia.

Esas protestas no han parado en los últimos días, donde en estados como Maryland o Orange miles de personas ultraderechistas o antivacunas han salido a las calles al afirmar que la COVID-19 era una invención a pesar de que en el país ya han superado los 90.000 fallecidos y los 1,5 millones de contagiados.

Seguidores del presidente brasileño Jair Bolsonaro participan en una protesta contra las medidas de confinamiento y de distanciamiento social decretadas por el gobernador de Sao Paulo Joao Doria, para hacer frente a la pandemia del coronavirus. REUTERS/Amanda Perobelli

Por otro lado, en Brasil el presidente Jair Bolsonaro se unió a varias de las protestas de decenas de manifestantes de extrema derecha contra el confinamiento que habían impuesto los gobiernos estatales y afirmó que las medidas eran "dictatoriales".

Sus reticencias hacia el confinamiento ya habían quedado claras cuando destituyó a su ministro de Sanidad, Luiz Henrique Mandetta, que había estado a favor del confinamiento por un nuevo ministro que dimitió 29 días después.

En Alemania las protestas comienzan a preocupar a los políticos

Durante las últimas dos semana, antivacunas y seguidores de la extrema derecha han acudido a manifestaciones en varias ciudades alemanas como Munich, Berlín, Stuttgart, donde según informa The Independent varios periodistas y policías fueron agredidos.

Protesta contra el confinamiento del partido de ultraderecha alemán AfD en Berlín. REUTERS/Fabrizio Bensch

Lejos de contenerse, las protestas contra las medidas adoptadas para paliar la crisis sanitaria no dejan de crecer y recrudecerse, lo que está preocupando a muchos de los líderes políticos, que temen que las protestas se estén utilizando para promover mensajes políticos y antivacunas.

"No permitiremos que los extremistas hagan mal uso de la crisis del coronavirus como plataforma para su propaganda antidemocrática", declaró el secretario general de la CDU, Paul Ziemiak, al medio Augsburger Allgeimeine.

En Canadá los antivacunas trataron de cortar la entrada de emergencia de un hospital

En Vancouver las protestas se radicalizaron aún más. El pasado 11 de mayo decenas de manifestantes radicales rodearon un hospital e intentaron de cortar el paso de la entrada de emergencia del Hospital St. Paul.

Este grupo, que según afirma Press Progress estaba integrado por "activistas contra las vacunas, un grupo de conspiración de tierra plana y personas vinculadas a la política de extrema derecha" y portaba carteles culpando al Gobierno y a Satanás del encierro, increpó a los médicos que "los hospitales estaban vacíos".

Australia, Reino Unido, Suiza y Polonia: protestas más aisladas y rápidamente sofocadas

En Australia decenas de manifestantes antivacunas o de extrema derecha se reunieron en ciudades como Victoria o Melbourne para protestar contra el confinamiento. En Victoria, decenas de personas llegaron a las escaleras del Parlamento, pero la policía dispersó rápidamente la protesta.

Manifestantes contra las medidas de confinamiento se enfrenta a la policía australiana frente al Parlamento, en Melbourne REUTERS/AAP Image/Scott Barbour

En Reino Unido decenas de manifestantes salieron a las calles el pasado fin de semana, alegando que las medidas decretadas por la covid-19 suprimen los derechos civiles. Según informa el medio británico The Guardian, en una de esas manifestaciones la policía detuvo a Piers Corbyn, el hermano del ex líder laborista Jeremy Corbyn que, sin respetar las normas de distanciamiento social se manifestó y afirmó que la pandemia era como un "paquete de mentiras para lavarle el cerebro y mantenerlo en orden".

En Varsovia, según informa la agencia de noticias Associated Press, durante una de las protestas la policía arrestó a un senador que estaba protestando contra el confinamiento con un grupo de empresarios.

Por otro lado, en Suiza, las protestas sucedieron en la capital, donde algunas personas trataron de protestar pero fueron rápidamente dispersadas por la policía al vulnerar la distancia social.

Más noticias de Internacional