Público
Público

Protestas Myanmar Los manifestantes utilizan huevos de Pascua para reclamar la democracia en Myanmar

Con mensajes como "queremos democracia", "tenemos que ganar" o "nos oponemos al golpe militar", la huelga de los huevos de Pascua prendió en las principales ciudades y se propagó rápidamente en redes sociales a través de los perfiles de los medios de comunicación digitales y de activistas que luchan por la democracia.

3/04/2021. Huevos de Pascua pintados con lemas de protesta contra el golpe militar, en Mandalay (Myanmar). -Reuters
Huevos de Pascua pintados con lemas de protesta contra el golpe militar, en Mandalay (Myanmar). Reuters

Los manifestantes contra el golpe de Estado de la junta militar de Myanmar (antigua Birmania) utilizaron este domingo los tradicionales huevos de Pascua para propagar mensajes de protesta contra los militares, cuya represión ha costado la vida a al menos 557 personas y numerosas desapariciones.

Con mensajes como "queremos democracia", "tenemos que ganar" o "nos oponemos al golpe militar", la llamada "huelga de los huevos de Pascua" prendió en las principales ciudades y se propagó en las redes sociales a través de los perfiles de activistas y de los medios de comunicación digitales.

Según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) de Myanmar, 557 personas han fallecido desde el golpe de Estado del 1 de febrero, los cuatro últimos durante las protestas de este sábado, aunque esta organización advierte de que el número real de bajas es en realidad más alto, debido a los problemas para recopilar datos en un clima de confusión.

Según la AAPP de Myanmar, 557 personas han fallecido desde el golpe de Estado

A las muertes se suman las 2.658 personas detenidas en la actualidad, mientras la junta militar trata de frenar la difusión de las protestas con el corte de la señal de Internet, con la conexión a través del cable, poco extendido en el país, como única opción.

Aunque la mayoría de las protestas han sido pacíficas hasta el momento, en los últimos días algunos disidentes han protagonizado incidentes violentos, como el que costó la vida a cinco policías el jueves en la región central, cuando un agente desertor –muerto de un disparo– lideró el ataque con granadas contra una comisaría.

Los disidentes dispuestos a empuñar las armas pueden tener hueco en los grupos armados de las minorías étnicas, cuyo conflicto con el Ejército nacional se ha recrudecido en las últimas semanas y amenaza con sumir al país en una guerra civil a gran escala.

Guerrillas étnicas

Algunos de estos grupos armados, que mantienen un conflicto de décadas con el Estado, han mostrado su simpatía por la disidencia y han dado un ultimátum a la junta si continúa la violencia contra los civiles.

A pesar del alto el fuego decretado por el Ejército este jueves en sus conflictos con las guerrillas, la AAPP denunció en su último comunicado que la ofensiva militar continúa en algunas regiones.

La región de la etnia karen ha sufrido los primeros bombardeos en 20 años

La región de la etnia karen, controlada por la Unión Nacional Karen (KNU) –en tregua desde 2012– ha sufrido en la última semana sus primeros bombardeos en 20 años, que han causado al menos 14 muertes y el desplazamiento de unas 20.000 personas, según la ONG Free Burma Rangers.

Refugiados de la etnia karen con sus pertenencias a orillas del río Salween, en Mae Hong Son (Tailandia). Reuters

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó el jueves la violencia contra "manifestantes pacíficos" y la muerte de civiles, incluidos niños, en su tercer pronunciamiento sobre la crisis birmana.

Sin embargo, el Consejo volvió a evitar una condena específica de los militares y también hablar de posibles sanciones o un embargo de armas internacionales, algo que el relator especial de la ONU para Myanmar, Tom Andrews, calificó hoy en Twitter de "lamentable".

"Usarlo como excusa para la inacción sería inaceptable", recalcó Andrews, quien reclamó también una acción internacional coordinada para apoyar a la disidencia "bajo asedio".

Los uniformados justifican el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015; elecciones que fueron consideradas legítimas por los observadores internacionales.

Más noticias de Internacional