Público
Público

Protestas en Rusia Más de 1.400 detenidos en Rusia en las protestas contra la condena a Navalni

El Kremlin rechaza todas las críticas occidentales a la detención del líder opositor ruso.

Agentes de Policía detienen a varios seguidores de Navalni en San Petersburgo.
Agentes de Policía detienen a varios seguidores de Navalni en San Petersburgo. EFE

Más de 1.400 personas han sido detenidas en las últimas horas en Rusia en las protestas contra la sentencia judicial que envió a prisión al líder opositor Alexéi Navalni, según ha informado OVD-Info, una ONG rusa de seguimiento de persecuciones políticas. La mayor parte de las detenciones, 1.145, se produjeron en las calles de Moscú, donde efectivos antidisturbios utilizaron porras para disolver a los manifestantes, según las imágenes publicadas en las redes sociales.

Nada más ser condenado, Navalni, que acusa al presidente ruso, Vladímir Putin, de ordenar su asesinato, llamó a sus partidarios a protestar cerca del Kremlin "Nos vamos a concentrar ahora en el centro de Moscú. Os esperamos en la plaza del Manezh. ¡Venid!", informó el equipo de Navalni en su canal de Telegram.

Al igual que ocurriera en las últimas dos jornadas de protestas, las autoridades moscovitas decidieron cerrar varias estaciones de metro, calles y plazas de la ciudad. En San Petersburgo, la antigua capital imperial rusa, fueron detenidas 248 personas y otras 15 en distintas ciudades del país.

El Kremlin ha rechazado todas las críticas occidentales a la detención de Navalni y al desproporcionado uso de la fuerza por parte de la Policía contra los manifestantes en las multitudinarias protestas del 23 y 31 de enero en apoyo del opositor, en las que fueron detenidas casi 10.000 personas.

La Justicia rusa impuso este martes una pena de tres años y medio de prisión al líder opositor, al hacer efectiva una sentencia suspendida de 2014 en un juicio fue calificado de arbitrario por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. De la pena, se precisa en la sentencia, se descontarán los diez meses que Navalni permaneció en arresto domiciliario durante ese juicio.

Nada más conocerse el fallo, diversos países como Estados Unidos, Alemania, Francia o Reino Unido, alguno de cuyos diplomáticos asistieron a la vista judicial en Moscú, condenaron el dictamen y exigieron la inmediata liberación del opositor, que regresó a mediados de enero de Alemania, donde se recuperó del envenenamiento con el agente químico Novichok.

Del mismo modo, Amnistía Internacional también calificó de "políticamente motivada" la condena y afirmó que con este paso Rusia eliminó los "vestigios de justicia y de respeto de los derechos humanos" en el país. "La políticamente motivada condena muestra el verdadero rostro de las autoridades rusas, que, al parecer, están dispuestas a arrestar a cualquiera que ose alzar la voz contra sus crímenes y las violaciones de derechos humanos", dijo Natalia Zviaguina, directora de la Oficina rusa de la organización.

Más noticias de Internacional