Público
Público

Oposición rusa Alexei Navalni, el opositor ruso que quiere echar a Putin del poder

Este conocido abogado, que lleva años alternando la libertad condicional con estancias en prisión, creó junto a un equipo de colaboradores la Fundación Anticorrupción (FBK) y lanzaron un sistema de voto inteligente para apoyar a la oposición.

El político opositor ruso Alexei Navalny aparece en una imagen en un vídeo grabado en Alemania. - Instagram
El político opositor ruso Alexei Navalni aparece en una imagen en un vídeo grabado en Alemania.  Reuters / Instagram de Navalni

Alexei Navalni es la cara visible de la oposición extraparlamentaria rusa. Actualmente en la cárcel, llamó a sus seguidores a manifestarse en toda Rusia este sábado. Este conocido abogado y bloguero es apoyado principalmente en grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo. El opositor lleva años alternando libertad condicional con estancias en prisión.

Se dio a conocer para el gran público en las manifestaciones de 2011, en las que fue una de las figuras destacadas de las protestas de Rusia, que se organizaron contra la corrupción del país y por las acusaciones de fraude electoral en las legislativas de ese mismo año.

En estas protestas hubo otras figuras destacadas como el ajedrecista Gary Kasparov, el nacional-bolchevique Eduard Limonov, el opositor Boris Nemtsov (asesinado a tiros en pleno centro de Moscú en 2018) o Mijáil Kasyanov, ex primer ministro ruso.

Poco después del inicio de las manifestaciones Navalni creó junto a un equipo de colaboradores la Fundación Anticorrupción (FBK en sus siglas en ruso). Esta sociedad ha investigado desde entonces los trapos sucios de políticos y empresarios de Rusia.

Desde que apareció en política, él y su fundación revitalizaron a la oposición extraparlamentaria rusa, que llevaba años sin movilizarse. En Rusia la oposición parlamentaria, como el Partido Comunista o el Partido Liberal-Demócrata de Rusia, no son un contrapeso real al poder, pues ocupan poco espacio en la Duma y suelen apuntalar al Gobierno de Putin en decisiones importantes como cuando se nombró al primer ministro Mijáil Mishustin.

Este sábado, la concentración, convocada en toda Rusia a favor de "la libertad", no está autorizada por el Gobierno por razones sanitarias, a pesar de que Moscú ha atenuado medidas para la prevención y el contagio aunque tenga cerca de 20.000 infectados diarios en todo el país y sea el cuarto país del planeta con más contagiados, autorizando eventos deportivos o aumentando la capacidad de asistencia de eventos culturales.

A por la presidencia

Después de algunos años de actividad pública, el opositor decide ir un paso más allá en el año 2016. Alexei Navalni se decide y empieza los trámites para presentarse a las presidenciales del año 2018. Se quería presentar de la mano del Partido Progresista, un partido que se define como proeuropeo y liberal. Hace tres años se cambió el nombre a Rusia del Futuro.

La Comisión Electoral Central de Rusia le impugnó la candidatura a la presidencia del país por una condena suspendida por un caso de malversación de fondos. A pesar de que recurrió la sentencia, la autoridad competente denegó el recurso. Desde el FBK siempre se ha asegurado que este juicio tenía motivaciones políticas.

Desde ese momento el activista ha pasado en diferentes ocasiones también por la cárcel por organizar mítines y protestas no autorizadas. La última ocasión fue en 2019 durante las protestas en la capital rusa por la negativa de la Comisión Electoral a permitir la candidatura de algunos opositores.

Activismo anticorrupción

La presidencia del país ya no es el objetivo de Navalni, ya que desistió de él por no poder presentarse, pero no ha cesado de investigar corrupción y tener elecciones limpias en Rusia junto a otros opositores extraparlamentarios.

"Si Rusia Unida pierde la mayoría, el poder de estos criminales se esfumará inmediatamente"

Con la vista puesta en las legislativas del próximo mes de septiembre, junto a otros miembros del FBK prepararon el Smart Voting. El pasado mes de agosto se encontraba en Siberia junto a algunos de sus colaboradores allí para estudiar y aplicar esta técnica, la del voto inteligente. A través de este sistema, el equipo de Navalni quiere quitar tanto poder como sea posible a Putin y a su partido, Rusia Unida.

Este sistema consiste en estudiar cuál es el candidato con más opciones a arrebatarle el puesto al de Rusia Unida y darle apoyo de forma incondicional, independientemente de su ideología.

La primera vez que se usó fue en las elecciones regionales del pasado mes de septiembre y ayudó a candidatos opositores a conseguir algunas victorias en ciudades y regiones de Siberia, entre ellos, Novossibirsk, una de las ciudades más grandes de la región. De cara a estas elecciones el bloguero afirmó que "si Rusia Unida pierde la mayoría, el poder de estos criminales se esfumará inmediatamente".

Envenenamiento y traslado a Alemania

Justo al regresar del encuentro con algunos aliados en Siberia, Navalni cayó en coma tras intensos dolores. Según se supo después, fue envenenado cuando se encontraba en Omsk. Gracias a la rápida intervención de los doctores y el aterrizaje de emergencia del piloto del avión, consiguió salvar la vida, aunque quedó inconsciente. Días después de entrar en coma, el Gobierno ruso autorizó su traslado a Alemania para recibir cuidados médicos.

Algunas voces próximas al Gobierno ruso aseguraron que la causa de la situación delicada de Navalni era una bajada de azúcar, un envenenamiento por parte de Alemania, de alguien del equipo de Navalni e incluso se llegó a decir que se autoenvenenó para convertirse en mártir.

Laboratorios suecos, franceses y alemanes confirmaron que el envenenamiento fue con una toxina familia del Novichok, elaborado por primera vez en la Antigua Unión Soviética. Expertos químicos aseguran que preparar este veneno no es un proceso sencillo que se pueda preparar en cualquier laboratorio.

Después de despertar del coma en Alemania, el bloguero empezó una investigación junto con algunos medios de comunicación sobre quién le había envenenado en agosto. Cuando encontraron suficiente información, explicaron en un video lo que habían investigado sobre el equipo del FSB, los servicios secretos rusos, que presuntamente le habían envenenado con Novichok en el hotel de Omsk. En él no solo explica quiénes son y su formación (químicos y médicos la mayoría, algunos trabajaron en la ciudad donde se creó el Novichok por primera vez), también detalla cuanto tiempo le siguieron y como le envenenaron.

Lo más importante del vídeo es que afirma que una operación de esta magnitud es imposible de entender sin el beneplácito de las máximas autoridades, es decir, el presidente ruso, Vladimir Putin. El bloguero la acusa directamente de querer asesinarle con veneno como se intentó hacer con el exespía Serguei Skripal.

En este también explica que sospecha que no es el primer intento de envenenarle, contando dos ocasiones más en las que cree que podría haber sido intoxicado. El Novichok, la toxina que le pusieron, es muy letal y en cantidades pequeñas es capaz de matar o provocar grandes daños.

Según pudo demostrar en otro vídeo, el veneno se lo pusieron en la ropa interior, y confirmó que había un equipo de personas que lo siguieron durante cerca de 3 años a diferentes sitios de Rusia. Para confirmar esta información se hicieron pasar por oficiales del FSB y sonsacaron a uno de los agentes que le seguían.

"Si Rusia quisiera matarle, ya estaría muerto"

Desde el Kremlin han combatido estas graves acusaciones con frases como "si Rusia quisiera matarle, ya estaría muerto", palabras del mismo presidente ruso, Vladimir Putin. Las autoridades rusas no han abierto ninguna investigación por el envenenamiento pero confirman que le vigilan por sus "intenciones de derrocar el Gobierno y sus conexiones con agencias extranjeras".

En enero se le pidió al activista que regresara a Rusia antes del día 5, si no quería ingresar en prisión. Dada la dificultad de viajar entre países por el contexto de pandemia, era difícil que pudiera volver. A pesar de ello, había asegurado públicamente que tenía intención de viajar a Rusia en un futuro próximo.

Con Navalni ya en prisión preventiva, miembros de su equipo publicaron el pasado martes un vídeo de 2 horas en las que se muestra el presunto "Palacio de Putin". Afirman que el total de la propiedad ocupa cerca de 78 km cuadrados, según palabras del vídeo, 39 veces la superficie del Principado de Mónaco. Acusan al presidente ruso de haberlo construido gracias al "mayor soborno de la historia" y lo define como si fuera prácticamente un estado dentro de Rusia. Cuenta con casino, su propio puerto, zona de exclusión aérea, entre otras construcciones.

Pasado nacionalista

Alexei Navalni tuvo en el pasado vínculos con nacionalistas e imperialistas rusos e incluso dijo en público frases abiertamente racistas contra inmigrantes de Asia Central o contra los musulmanes. Actualmente este discurso ya no lo utiliza de forma abierta al haber moderado su forma de expresarse, aunque públicamente nunca ha pedido disculpas por estas palabras, ya que en ese momento creía que podía hablar tanto con liberales como con nacionalistas.

Estas posiciones nacionalistas han hecho más difícil para el Kremlin acusarle de títere de Occidente, aunque desde el extranjero son una etiqueta difícil de olvidar. A pesar de ello, muchos países de la UE y Estados Unidos le reconocen como un activista por la democracia y pidieron a Rusia que lo liberaran después de su encarcelamiento.

Más noticias de Internacional