Público
Público

Reporteros sin Fronteras denuncia que el  fotoperiodista Maks Levin fue ejecutado por las tropas rusas

El cuerpo del reportero fue encontrado lleno de balas a unos 20 kilómetros al norte de Kiev.

Familiares y amigos en el funeral de Maks Levin, en Kiev, a 4 de abril de 2022.
Familiares y amigos en el funeral de Maks Levin, en Kiev, a 4 de abril de 2022. Genya Savilov / AFP

El fotoperiodista ucraniano Maks Levin fue ejecutado por las tropas rusas, según denuncia Reporteros sin Fronteras (RSF). El cuerpo de Levin fue encontrado lleno de balas a unos 20 kilómetros al norte de Kiev el 1 de abril. Junto a él estaba el cadáver del soldado y amigo del reportero Oleksiy Chernyshov. Ambos fueron asesinados el 13 de marzo en un bosque cerca de la localidad de Doshchun, de acuerdo a la investigación llevada a cabo por RSF.

Según un informe hecho público este miércoles por la organización periodística, antes de ser ejecutados Levin y Chernyshov seguramente fueron interrogados y torturados. "En un contexto de guerra fuertemente marcado por la propaganda y la censura del Kremlin, Maks Levin y su amigo pagaron con sus vidas su lucha por una información contrastada", ha declarado el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

Levin, de 40 años, es uno de los ocho periodistas que han muerto desde el comienzo de la guerra en Ucrania en febrero. El último fue el cámara francés Frédéric Leclerc-Imhoff, del canal BFMTV, alcanzado por metralla de un disparo ruso de artillería el 30 de mayo.

Levin se encontraba el 10 de marzo en un bosque próximo a Moshchun. Allí perdió el dron que estaba utilizando para tomar imágenes en una zona controlada por las tropas rusas. El periodista había contactado con un grupo de soldados ucranianos a los que conocía desde 2014 durante sus coberturas en la región del Donbás. Levin, acompañado junto a uno de los militares, se aventuró a ir a recoger el aparato perdido y es entonces cuando se les perdió la pista.

Semanas después, cuando los militares rusos se retiraron de la zona, viajaron hasta el lugar Arnaud Froger, jefe del área de investigación de RSF, y Patrick Chauvel, fotoperiodista de guerra francés que también conocía a Levin.  Reconstruyeron la escena con diversos elementos que localizaron, lo que incluye posibles trazas de ADN de los soldados. Nueve de esos elementos de prueba, así como las fotografías que tomó Chauvel, fueron entregados a los investigadores ucranianos que se encargan de aclarar las circunstancias de lo ocurrido.

Más noticias de Internacional