Público
Público

Salvini y Abascal, unidos contra Bruselas

Salvini está presionando allá donde puede para deslegitimar el actual Gobierno de izquierda de Giuseppe Conte, y Abascal quiere aprovechar la fama continental de su colega italiano para aumentar su consenso ante la repetición de elecciones generales en España el próximo 10 de noviembre.

Encuentro entre los líderes de ultraderecha Matteo Salvini y Santiago Abascal en Roma. TWITTER/@Santi_ABASCAL

La ultraderecha de Italia y España están cada vez más cerca. Esta es la lectura del encuentro de hace unos días en Roma entre el líder de la italiana Liga, el ultraconservador Matteo Salvini, y el presidente de Vox, Santiago Abascal. La reunión, que tuvo lugar en el Senado transalpino está enmarcada en un momento en el que ambas formaciones aspiran, en un futuro no muy lejano, a volver –la Liga– o a estar –Vox– en el Gobierno de sus respectivos países. La fotografía que retrata ambos líderes ultraderechistas, resultado del encuentro, ha sido la imagen de una unión más que simbólica. Salvini está presionando allá donde puede para deslegitimar el actual Gobierno de izquierda de Giuseppe Conte, y Abascal quiere aprovechar la fama continental de su colega italiano para aumentar su consenso ante la repetición de elecciones generales en España el próximo 10 de noviembre.

"Feliz de haber visto en Roma al amigo Santiago Abascal, líder de Vox", publicó en la red social Twitter el líder ultra transalpino, Matteo Salvini, quien añadió: "Unidos en defensa de la historia, cultura y fronteras de Europa". El capitano de la Liga ha aprovechado sutilmente para expresar, en el mismo tuit, su malestar por el hecho de que en Italia no haya elecciones anticipadas: "Tras los fracasos de la izquierda, el 10 de noviembre los españoles tendrán la suerte de poder votar y que su voz pueda ser escuchada. ¡Adelante!", escribió Salvini junto a dos banderas, de Italia y de España. Hace dos años su partido, formalmente, aspiraba a la separación del Norte de Italia del conjunto del país.

Por su parte, Santiago Abascal también expresó por Twitter su satisfacción por el encuentro con su homólogo ultraderechista: "Coincidimos plenamente en la necesidad de proteger las fronteras de Europa de la inmigración masiva, y en el respeto a la soberanía nacional –y unidad– de los estados miembros de la UE".

Para Santiago Abascal, la UE ha "presionado" para que "Salvini se alejara del Gobierno italiano". Es lo que pudo leerse en la entrevista concedida este domingo por el líder de Vox al periódico italiano Il Giornale, en la que afirma que "está claro que el exministro Salvini ha sido víctima de aquello que había denunciado durante 14 meses, es decir, que los italianos son siempre menos dueños de su destino y que, por cierto, una vez más ha sido decidido por Bruselas y Estrasburgo". Así pues, según Abascal, "se ha dañado la soberanía de un Estado miembro de la Unión Europea".

En la entrevista, asegura también que "las migraciones" son un fenómeno "causado por las oligarquías europeas para inundar nuestros países de mano de obra barata". A lo largo del texto, se aprecia un discurso que, leído desde Roma, coincide en su totalidad con las afirmaciones diarias de Salvini en los medios de comunicación en relación a la UE: migraciones, agricultura, fronteras. Atendiendo a los últimos sondeos publicados por la cadena de noticias italiana Sky TG 24, la Liga de Matteo Salvini se coloca, como desde hace meses, como el partido más votado del país ante unas hipotéticas elecciones generales, con el 31% de las preferencias.

Con diez puntos de diferencia le sigue el socialista Partido Democrático (PD) con el 21% y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio con el 18%. Los soberanistas de Hermanos de Italia liderados por Giorgia Meloni obtendrían el 8% de los votos, un punto más del 7% del partido del ex premier Silvio Berlusconi, Forza Italia.

El partido recién nacido del expresidente del Gobierno Matteo Renzi, quien fundó dicha formación como escisión del PD, obtendría según la citada cadena un 3,6% de las preferencias, aunque hay otros institutos de encuestas que lo colocan incluso entre el 5% y el 6% de los votos.

Bien es cierto que Salvini, aliado con Meloni y Berlusconi, podría alcanzar el tan deseado 40% de los votos para lograr el premio de la mayoría absoluta a través de una coalición de centro-derecha. La cuestión es que, a día de hoy, también el bloque de centro-izquierda podría lograr los mismos números. No obstante los deseos electorales de Salvini, Italia, al contrario que España, no irá a elecciones anticipadas. El actual acuerdo entre dos adversarios irreconciliables, el Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio y el socialista Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti, ha permitido que el primer ministro Giuseppe Conte repita en su cargo.

Tras 14 meses en una extraña coalición entre los grillinos y los de Salvini, el actual premier es el representante de uno de los Ejecutivos más de izquierda de las últimas décadas en Italia, al menos formalmente. Lo cierto es que, por el momento, Salvini tendrá sólo que esperar. Pero, cómo asegura el leguista, "antes o después llegará nuestro momento". Así pues, si alguien estaba pensando que la salida del exministro del Interior era el principio de su fin, está muy equivocado. El propio Santiago Abascal, de hecho, fue quien publicó primero la fotografía junto a su colega italiano.