Público
Público

sentencia histórica Ella Kissi-Debrah, la primera víctima del mundo por contaminación atmosférica 

Un tribunal de Reino Unido ha dictaminado la primera muerte por contaminación del aire en el mundo a una niña de nueve años que vivía a 25 metros de una carretera con altos niveles de polución.

Ella Adoo-Kissi-Debrah falleción en febrero de 2013.
La contaminación del aire ha sido reconocida en el certificado de defunción de Ella Kissi-Debrah, fallecida en 2013. The Ella Roberta Family Foundation

Después de tres años de sufrir convulsiones y tras 27 visitas al hospital por problemas respiratorios, Ella Kissi-Debrah, de tan solo nueve años de edad, fallecía en 2013 por una supuesta "insuficiencia respiratoria aguda y asma grave". Su madre, Rosamund Addo-Kissi-Debrah, y la pequeña vivían en Lewisham, un municipio al sureste de Londres, a tan solo 25 metros de una carretera muy concurrida. Este miércoles, la justicia británica ha reconocido que los altos niveles de contaminación de la zona son la causa de su fallecimiento, convirtiendo el caso en el primero en el mundo que señala la contaminación atmosférica como la causa de una muerte humana.

"Este veredicto es para ella y para otros niños que podrían sufrir ataques severos de asma. Creo que su legado podría ser traer una nueva Ley de Aire Limpio y no solo estoy hablando solo del Gobierno británico sino de los gobiernos de todo el mundo, para que se tomen este asunto en serio", declaró Adoo-Kissi-Debrah a los medios tras la sentencia del tribunal. Según informa Fundación para el Clima, el juez de instrucción, Philip Barlow, comprobó que los niveles de contaminación del aire de la vivienda de la niña superaban los límites legales establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tras la muerte de su hija, Rosamund Addo-Kissi-Debrah cofundó la fundación Ella Roberta Family, que lleva a cabo varias campañas para conseguir un mejor tratamiento del asma y en defensa del aire limpio, y considera este veredicto como un hecho "histórico". Finalmente, "después de siete años de lucha, la contaminación del aire ha sido reconocida en el certificado de defunción de Ella", aplaude, a su pesar, Adoo-Kissi-Debrah.

Rosamund Addo-Kissi-Debrah saliendo del juzgado de Southwark. Europa Press

Un informe del Royal College of Physicians confirma el impacto que está generando la contaminación en la salud de las personas. Se estima que solo en el Reino Unido se producen cada año 40.000 muertes prematuras por la contaminación del aire. En este sentido, la organización internacional Transport & Environment urge al Gobierno británico una ley de aire limpio -la "Ley Ella", propone en memoria de la pequeña- "para reducir las emisiones de contaminantes y hacer que el aire sea seguro para respirar".

El director de Transport & Environment  y experto en la investigación, Greg Archer, advierte que los niveles de contaminación del aire en las ciudades europeas continúan por "encima de los estándares de seguridad que deberían haberse cumplido en 2010", una situación que sigue dejando desprotegidos a las personas más vulnerables.

Más del 90% de los niños del mundo respiran aire tóxico 

Según recoge The Guardian, "la madre de Ella no fue informada de los riesgos para la salud que suponía la contaminación. Si lo hubiera sabido, habría tomado medidas que podrían haber evitado su muerte", declaraba el juez.

En este sentido, el profesor experto en contaminación ambiental del British Medical Research Council, Stephen Holgate, ha pedido a través de los medios más prevención a la hora de tratar casos como el de Ella. "Quisiera que en un año o dos podamos informar en los centros médicos sobre los riesgos de la contaminación, igual que existe información sobre la diabetes, el tabaquismo o la obesidad".

Un  informe de la OMS de 2018 sobre la contaminación del aire y la salud infantil denunciaba que cerca del 93% de los menores de 15 años en todo el mundo respiran diariamente altos niveles de contaminación. Según las estimaciones, al menos "600.000 niños murieron en 2016 a causa de infecciones respiratorias agudas" y los investigadores también descubrieron que los contaminantes del aire "pueden atravesar la placenta de la madre y afectar a los fetos".


Más noticias de Internacional