Público
Público

Siete países mantienen la pena de muerte a los gays

La Comisión de Ayuda al Refugiado registró el año pasado 149 peticiones de asilo por motivos de género. Las ONG denuncian la impunidad de los Estados que protegen a los acosadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno argentino amenazó esta semana con expulsar a una lesbiana española porque no reconoce su unión con otra mujer del país suramericano. El matrimonio denuncia que es un caso claro de discriminación por su orientación sexual. Es el último ejemplo de la discriminación que sufre el colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) en muchos países. Siete estados les condenan incluso a pena de muerte. España es un destino de refugio.

'Tú y tus amigos sois unos maricones'. 'La culpa es tuya, ¡mira como te vistes!', 'Un maricón no puede trabajar en un banco'. Día tras día, la hondureña Déborah Estrada y el cubano Gilberto Téllez, transexual y homosexual, respectivamente, tuvieron que escuchar insultos en sus países de origen procedentes de autoridades, policías o empresarios.

Los insultos fueron lo más leve. Durante años sufrieron todo tipo de vejaciones y maltratos que les llevaron a ambos a huir de sus países y a pedir asilo en España por ser víctimas de homofobia. A Téllez el Gobierno español se la denegó y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) ha recurrido su caso ante el Tribunal Supremo. El juzgado que trató su solicitud le tildó de 'vagamente homosexual'. La petición de asilo de Déborah aún está pendiente de resolución.

Hoy viven los dos en Madrid. 'Me siento exaltada, ¡se me vuelven a abrir las heridas¡', cuenta Déborah, mujer transexual, mientras rememora su periplo. Con 17 años ganó en Honduras el concurso Miss gay América, su padre vio la fotografía en el periódico, le pegó un tortazo que casi la tira al suelo y la echó de casa. 'Mi madre intentó ayudarme, pero mi padre le dijo: Vente para acá y deja a ese maricón de mierda', recuerda Déborah, que ahora tiene 38 años.

Ella, pese a todo, salió adelante y fundó una asociación en su país en defensa de los derechos humanos. A partir de ahí empezó a sufrir palizas y amenazas de muerte. Todo con la complicidad policial, según denuncia. Luego, decidió viajar a España, donde llegó el 23 de junio de 2008, y ahora está pendiente de que la Oficina de Asilo (dependiente del Ministerio de Interior) resuelva su caso.

Guillermo no encontró trabajo en Cuba por ser homosexual

Gilberto Téllez, de 41 años, escucha atentamente el relato de Déborah. Los dos están en casa de Gilberto, que es diseñador de moda y tiene el salón lleno de patrones. Ambos aún guardan sentido del humor y la fotografía para este reportaje se la hacen entre bastidores. 'Parece que estamos saliendo del armario', se le ocurre a uno y ríe la otra.

La amargura vuelve a la conversación cuando Guillermo cuenta su historia. Déborah es entonces la que escucha atentamente e interrumpe de vez en cuando con un '¡ay, por Dios!'. Guillermo, cubano, se sacó el título en técnico en contabilidad, pero ningún banquero de su país, dice, quiso darle trabajo en un banco, 'por ser homosexual'. 'Pasé dos meses en la cárcel por maricón', sentencia este hombre.

Su caso lo lleva Arsenio Cores, abogado del servicio jurídico de Cear. Este letrado explica que lo primero que les dice a los peticionarios es que 'un caso de asilo es imposible de demostrar por varios motivos: miedo a sacar documentación, terror a denunciar... Así que la base de la petición tiene que ser la historia'.

La represión a los homosexuales está protegida por la ley en muchos países. En 85 estados son perseguidos y en siete de ellos son condenados a la pena de muerte: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Yemen y Sudán.

Las peticiones de asilo por motivos de género alcanzaron en España las 149 solicitudes en 2009, según Cear. Pero dentro de los motivos de género no se diferencia entre la homofobia y el resto de discriminación. La estadística incluye también a mujeres víctimas de trata o de ablación. El país del que más solicitudes de género llegaron en 2009 es Nigeria, seguido de Camerún y Marruecos.

Cear señala que, en general, hay tan pocas solicitudes de asilo porque cada vez llegan menos inmigrantes a España, muchos desconocen que pueden solicitar esta figura y además hay una política sistemática de denegación de solicitudes, algo que siempre ha negado el Ministerio del Interior.

Lo normal es que el proceso de petición de asilo dure entre uno y cuatro años. Primero hay una fase de admisión a trámite, luego una de instrucción (donde la Oficina de Asilo valora si hay indicios o no) y, por último, se toma la decisión. El 40% de las solicitudes son admitidas a trámite y luego son concedidas entre un 5% y un 6% de ellas.

Para Miguel Ángel Sánchez, de la Fundación Triángulo, los países más homófobos son Irán en Irak. 'Tuvimos una reunión con el embajador iraquí en Madrid, pero no sirvió de nada. Dijeron que la homosexualidad es un delito', señala Sánchez, que recuerda que una cosa es el avance legislativo y otro el social. 'En muchos países el acoso a los homosexuales se hace con el beneplácito del Gobierno de turno', denuncia.

Por su parte, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) trasladó a la pasada reunión de ministros de Igualdad de la UE que hubo en Valencia su preocupación por la persecución del colectivo.

'Es intolerable que esto ocurra en supuestas democracias. Los avances legislativos no han ido acompañados de los avances sociales. En algunos países las leyes a favor del colectivo están aprobadas, pero la sociedad impide que se cumplan', denuncia Toni Poveda, presidente de la Felgtb.

Uno de los países donde más se ha recrudecido la persecución a los homosexuales es Honduras. La fecha clave fue el golpe de Estado del pasado 28 de junio. A partir de ahí, activistas como Jonathan Ponce, refugiado actualmente en España, vieron peligrar su vida. 'Nunca pensé en ser un exiliado, nunca me imaginé que mi pareja sería asesinada por el régimen, y así como yo hay miles más en mi país que hemos pagado un precio muy alto por levantar nuestras cabezas y actuar', denuncia Jonathan.

 En un país democrático, como Brasil, el año pasado fueron asesinados 198 homosexuales

En un país democrático, como Brasil, el año pasado fueron asesinados 198 homosexuales, según el informe anual del Grupo Gay de Bahía, que registró el 2009 como uno de los años más violentos contra el colectivo.

La lista suma y sigue. También hay países donde, pese a mantenerse el acoso, la homosexualidad no está penada, lo que dificulta la obtención del asilo en España. Un ejemplo es Nicaragua. 'La homosexualidad estaba penada hasta 2008. Como ya no lo está, la Oficina de Asilo de España deniega las peticiones, porque dice que en Nicaragua ya no hay problema para los gays', afirma Arsenio Cores desde Cear.

Cores también denuncia otros casos en los que la administración no ha sabido ver las interioridades de los casos. Como ocurrió con una camerunesa que pidió asilo por ser lesbiana y le fue denegado por estar embarazada.

Por último, las ONG recuerdan que los españoles homosexuales también han sufrido la homofobia cuando han salido al extranjero. En 2008, fue muy sonado el caso de dos turistas gays catalanes que fueron encarcelados en Gambia sólo por preguntar a un taxista donde había un local de ambiente.

Paraguay
Veto y expulsión
José López, un diputado de la oposición en Paraguay, ha presentado un proyecto de ley para expulsar y vetar a los homosexuales de las fuerzas armadas y de la policía. “El proyecto no es contra los homosexuales, sino para preservar la moral de las fuerzas públicas”, ha asegurado López.

China
Prohibido donar sangre
En China, la homosexualidad fue despenalizada en 1997 y hasta 2001 fue considerada una enfermedad mental. Los gays, lesbianas y transexuales no hacen vida pública, tienen prohibido donar sangre y sus páginas web están vetadas.

Uganda
Ley polémica
El Parlamento de Uganda pretende aprobar una ley contra los homosexuales que incluiría la pena de muerte. La propuesta ha provocado una oleada de reacciones internacionales en contra. Precisamente, los próximos 8 y 9 de abril Casa África y la Fundación Triángulo organizan en Tenerife la
I Conferencia de Derechos Humanos de las Personas LGTB en África con asistencia, entre otros, de activistas ugandeses.

Turquía
Homofobia
La homosexualidad no es delito en Turquía, pero los gays sufren frecuentemente la homofobia, según denuncian las ONG. Sin embargo, en Estambul, las comunidades LGTB comienzan a visibilizarse ahora.

Polonia
Acoso a los maestros
Polonia es, a juicio de las organizaciones de homosexuales, uno de los países de la UE más homófobos. Uno de los momentos clave fue cuando en 2007 el Gobierno anunció una propuesta para prohibir “la promoción de la homosexualidad o cualquier otra desviación” en los centros educativos del país. La propuesta no salió adelante y la situación ha mejorado algo desde la llegada al poder de los liberales.

Irán
Aquí no hay gays
El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad,dice que en su país no hay homosexuales. Este Estado es, además, uno de los siete donde la homosexualidad está penada con la muerte. En 2007, a pesar de las protestas internacionales, 16 personas fueron ejecutadas por no ser heterosexuales.