Público
Público

Los socios del Gobierno italiano buscan evitar sanción de la UE por su elevada deuda

El Ecofin darán su visto bueno este viernes a la apertura de un procedimiento disciplinario contra Roma por su deuda de 2,3 billones de euros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro italiano,Giuseppe Conte, flanqueado por los líderes de los dos socios de Gobierno, el ministro de empleo y lídere del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio (i.), y el ministro de Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, en una foto de archivo de una rueda de prensa en el Palacio Chigi, en Roma, en octubre de 2018. REUTERS/Remo Casilli

Los líderes de la coalición italiana han acordado trabajar juntos para evitar medidas disciplinarias de la Unión Europea por el empeoramiento de las finanzas públicas de Roma después de una reunión a altas horas de la noche del lunes con el primer ministro Giuseppe Conte, dijo la oficina del primer ministro.

En un comunicado publicado por la noche, Conte dijo que él y sus dos viceprimer ministros (el líder de la Liga, Matteo Salvini, y el líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio) se reunirían con el ministro de Economía, Giovanni Tria, y con su equipo para elaborar una estrategia con la que evitar un procedimiento de infracción.

Los altos cargos de los 28 estados de la UE se reunirán el 11 y 12 de junio y se espera que digan que está justificado un procedimiento disciplinario de la UE contra Italia por su deuda de 2,3 billones de euros.

"Todo está bien, fue una buena reunión. Nuestro objetivo común es evitar la infracción al mismo tiempo que protegemos el crecimiento económico, el empleo, así como los recortes de impuestos", dijo Salvini en un comunicado tras la reunión de la coalición.

"No habrá ninguna corrección presupuestaria ni aumento de impuestos."

La deuda de Roma ha ido aumentando constantemente desde un mínimo anterior a la crisis del 104% del Producto Interior Bruto en 2007 y ahora se sitúa en el 132%, sólo por detrás de la de Grecia dentro en la zona euro.

Los planes de gasto del Gobierno euroescéptico, que asumió el cargo hace un año, han acentuado las preocupaciones del mercado.

Animado por los buenos resultados de la Liga en las elecciones europeas del mes pasado y en las encuestas locales en toda Italia, Salvini ha hecho de los recortes de impuestos una prioridad para el gobierno y ha apuntado repetidamente a Bruselas, exigiendo una revisión de las normas fiscales de la UE.

Sin embargo, Conte ha dejado claro que no quiere un enfoque de confrontación en las inminentes conversaciones de la UE y ha amenazado con dimitir si los dos líderes de la coalición no logran llegar a un compromiso para resolver la lucha presupuestaria con Bruselas.

Tanto Di Maio como Salvini han expresado su confianza en que Roma alcanzaría un acuerdo con la UE, pero han dejado claro que el Gobierno tenía que hacer frente a la Comisión Europea.

"Necesitaremos un diálogo con Europa, pero también una postura firme. No estoy interesado en luchar con la UE, pero debemos obtener los resultados que interesan a los italianos", dijo Di Maio a la radio RTL 102.5 el martes.

Roma también está luchando para evitar un aumento del IVA por valor de 23.000 millones de euros, que se producirá automáticamente el año que viene, a menos que se pueda encontrar el dinero de otros sectores.

Ambos partidos de la coalición han descartado una subida del IVA, pero aún no han explicado dónde encontrarán la cobertura financiera.

"Italia tiene todo lo que se necesita, estratégica y políticamente, para llegar a un presupuesto para 2020 que aumente los salarios y reduzca los impuestos", dijo Di Maio.