Público
Público

Sócrates dimite ante la falta de apoyo para evitar el rescate de Portugal

"La impaciencia por el poder ha echado por tierra un acuerdo", afirmó el primer ministro luso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro portugués, José Sócrates, presentó ayer su dimisión al presidente de la república, Aníbal Cavaco Silva, tras rechazar el parlamento portugués su cuarto plan de austeridad.

Cavaco Silva aún no ha aceptado la dimisión. El mandatario ha decidido reunirse primero con los partidos con representación parlamentaria para escuchar sus posturas respecto al futuro de la nación lusa.

En un discurso al país emitido anoche, Sócrates explicó que el cuarto programa de Estabilidad y Crecimiento (PEC IV) se destinaba a 'impedir que Portugal entrase en una situación similar a la de Grecia e Irlanda'. Sin embargo, la oposición de izquierda y de derecha, según el todavía primer ministro, no lo entendió así y decidió 'echar por tierra' un posible acuerdo, debido a 'su impaciencia por el poder'.

'Cuando el Estado portugués necesita tener una voz fuerte' ante Europa, debido a la inminente cumbre del Pacto del Euro que comienza hoy, la oposición decide hacer oídos sordos y 'no compartir las responsabilidades de la gobernación', añadió Sócrates. 'No se trató de obstruir la acción del Gobierno, sino de bloquear al país', enfatizó.

'Lo que pasó, no tiene que ver conmigo ni con el Gobierno, tiene que ver con el país', que se convirtió 'en rehén de intereses políticos inmediatos', concluyó.

El parlamento unicameral portugués votó ayer mayoritariamente en contra del IV PEC. A favor del documento, solo votaron los 96 diputados socialistas. En contra lo hizo el resto de los 230 parlamentarios del hemiciclo unicameral de São Bento, pertenecientes al Partido Socialdemócrata (PSD, conservador pese a su nombre), el nacionalista de derecha Centro Democrático Social (CDS), los comunistas, los verdes y los ex trotskistas del Bloque de Izquierda.

Sócrates se retiró del hemiciclo al termino del discurso de apertura pronunciado por el ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos.