Público
Público

Trump y su guerra con TikTok Las claves de la amenaza de Trump contra TikTok

El presidente ha anunciado que prohibirá la aplicación china en Estados Unidos si Microsoft no la compra para el 15 de septiembre.

18/06/2020.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue registrado este miércoles, durante un intervención, en la Casa Blanca en Washington DC (EE.UU.) EFE/Michael Reynolds/Archivo
Imagen de archivo - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. EFE/Michael Reynolds/Archivo

La noche del pasado viernes, último día de julio, Donald Trump se dirigió a los periodistas a bordo del avión presidencial, el Air Force One, y les aseguró, según recoge la CNN: "Vamos a prohibir TikTok en Estados Unidos". El presidente venía de vivir una semana en la que él mismo había encendido la polémica tras sugerir posponer las elecciones presidenciales de noviembre por la supuesta sospecha de fraude del voto por correo masivo; con el anuncio a bordo del Air Force One cambia de tercio y abre la puerta a otro golpe contra China puesto que la aplicación es propiedad de la empresa de ese país ByteDance.

Este nuevo anuncio llega después de que Microsoft hubiera anunciado que está en negociaciones para comprar TikTok. La empresa de Bill Gates publicó ayer mismo una entrada en su blog oficial en la que aseguraba que su director ejecutivo Satya Nadella ha hablado con Trump sobre la compra de la aplicación. "[Microsoft] está comprometida a adquirir TikTok una vez se realice una revisión completa de su seguridad y para proveer de beneficios económicos a Estados Unidos", aseguró. El domingo Trump le dio a Microsoft un margen de 45 días para cerrar la compra. Es decir, si no la ha comprado el 15 de septiembre, la prohibirá.

Estas son las claves de este episodio, un nuevo capítulo de esa especia de guerra fría que el presidente mantiene con China.

¿Cómo se planeta Trump prohibir la aplicación?

Trump explicó a bordo del Air Force One que, como presidente, podía usar para prohibir la aplicación los poderes económicos de emergencia que le concede la Constitución estadounidense. De este modo, firmaría una orden ejecutiva presidencial declarando una situación de emergencia, que le confiere por sí mismo poderes para actuar en este terreno. En cualquier caso, estos procesos son más excepcionales que ordinarios, por lo que una acción así encararía recursos legales con casi toda probabilidad. El runrún de la administración Trump entorno a Tik Tok tampoco es nuevo: se remonta, al menos, al mes de junio.

Según habían adelantado el mismo viernes por la mañana desde la administración Trump, la intención de Trump sería obligar a la empresa ByteDance, la compañía china propietaria de la plataforma, a venderla a un operador de Estados Unidos. Trump alega motivos de seguridad nacional, que la empresa china niega. Sea como fuere, es otro capítulo más de esa especie de nueva guerra fría que mantiene Estados Unidos con China.

Tik Tok y su auge en Estados Unidos

Se trata de la primera red social china que ha conseguido una enorme implantación fuera de su país de origen, debido fundamentalmente a la difusión extraordinaria obtenida en Estados Unidos y Europa. Según la CNN, fue descargada 315 millones de veces en los primeros tres meses de 2020. La compañía Sensor Tower afirma que esa cantidad de descargas es la cifra más alta obtenida por cualquier aplicación en la historia.

Pero ¿es Tik Tok realmente peligrosa?

Los detractores de la aplicación de ByteDance temen que ésta pueda enviar datos a China, ayudar en labores de espionaje o permitir al gobierno chino influir de algún modo en la difusión de vídeos de contenido político, ahora que Estados Unidos está a menos de cien días de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

La empresa, por su parte, niega estas acusaciones con el argumento de que cumple estrictamente con las leyes de Estados Unidos y tiene sus servidores y guarda toda la información de la aplicación en dicho país. Para ganar credibilidad ante la opinión pública estadounidense, en mayo, Tik Tok designó como su director ejecutivo al hombre de negocios y exejecutivo de Disney Kevin Mayer. No ha servido de mucho para limar la desconfianza de la administración y de ciertos sectores y empresas de Estados Unidos.

Pese a todo, en septiembre del año pasado The Guardian y The Intercept revelaron directrices de TikTok que muestran que la compañía instruyó al personal en ciertos momentos para censurar temas sensibles para el gobierno chino. Según Wired, el Pentágono tiene prohibido que los militares tengan instalada la aplicación y lo mismo sucede con los diplomáticos estadounidenses. En cuanto al sector privado, el banco Wells Fargo, un peso pesado de la banca mundial, ya prohibió que se instalara Tik Tok en los ordenadores u otros aparatos de la compañía, como móviles o tablets.

¿Por qué Tik Tok y por qué ahora?

Este episodio es uno más en las tensiones con China después de la guerra comercial y después de que, desde que surgiera la pandemia, Trump no haya dejado de referirse al coronavirus como "el virus chino". Un nuevo ataque a China entra dentro de su estrategia y además le permite abrir otro frente de polémica, que es la estrategia más recurrente de Trump, y más ahora que el país está a tres meses de las elecciones presidenciales, las encuestas lo sitúan varios puntos por debajo de Biden y el país tiene 40 millones de parados y más de 150.000 muertos por covid-19; de hecho, esto llega después de una semana en la que el mandatario ha amenazado con retrasar las elecciones.

Este ataque a China dibuja un escenario entre ambas potencias que la prensa de Estados Unidos define cada vez con más frecuencia como una nueva guerra fría. La revista Wired recuerda la prohibición hace varios años del antivirus ruso Kapersky. "A pesar de todo", añade Wired, "la administración Trump ha ofrecido pocas evidencias de sus temores sobre TikTok, más allá de apuntar a su país de origen".

Por último, esta acción de Trump se encuadra también dentro de su guerra contra las redes sociales, a pesar de que él las explota al máximo en su estrategia político-comunicativa. A finales de mayo, de hecho, el presidente firmó una orden ejecutiva para modificar una ley (un proceso de nuevo de dudosa legalidad) y atacar con ello a las redes sociales, en especial a Twitter. La orden ordenaba a la Comisión Federal de Comunicaciones (una agencia estatal) endurecer la supervisión de los medios online y las redes sociales mediante la reforma del artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones para hacer a las plataformas responsables del contenido que publican. Esto podría llevarlas a vetar muchos contenidos ante el temor a recibir demandas basadas en el contenido publicado por sus usuarios. Dicha reforma legal aún no se ha producido.

¿Qué dicen las otras redes sociales?

Las grandes plataformas de redes sociales no se han pronunciado sobre el caso TikTok, sin embargo, además de en Microsoft, los ojos están puestos en Facebook. TikTok ha supuesto siempre una amenaza sobre todo para la plataforma de Mark Zuckerberg al ser un competidor legítimo que ha sido capaz de prosperar por sí misma, sin haber sido comprada o atacada, como sucedió antes con Instagram o WhatsApp, ambas propiedad ya de Facebook.

Esta acción de Trump contra TikTok, por lo tanto, beneficia también a Facebook, que, de hecho, prepara, según la revista Wired, el lanzamiento de un gemelo de la aplicación china, Instagram’s Reel. Junto a esto, los medios en Estados Unidos han especulado mucho sobre la relación entre Trump y Zuckerberg tras la cena entre ambos en noviembre. Según Wired, existe la sospecha de que “tal vez que llegaron a algún tipo de acuerdo tácito según el cual Zuckerberg permitiría a Trump usar la plataforma como le pareciera y Trump ayudaría a Zuckerberg de otras maneras. En los ataques de mayo del presidente contra las redes sociales, éste se centró sobre todo en Twitter y Zuckerberg se puso de perfil y apareció en la polémica para tomar una actitud equidistante en la que defendió de forma genérica la libertad de expresión pero censuró la actitud de Twitter hacía Trump.

¿Ha atacado Trump antes otras empresas chinas antes?

Además de la guerra comercial con China que ha caracterizado este mandato de Trump, antes que TikTok, el presidente ya atacó a otras firmas chinas de tecnología, especialmente Huawei. En mayo de 2019 el presidente firmó una orden ejecutiva que declaraba una emergencia nacional (declararla establece en sí mismo la excepcionalidad que le permite emprender este tipo de acciones presidenciales) para prohibir a las compañías estadounidenses usar equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas que supuestamente intentan espiar a Estados Unidos.

La orden se dirigía a "adversarios extranjeros" y no citaba expresamente a China, pero afectaba a firmas de ese país como Huawei y ZTE. El pasado mayo Trump firmó otra orden similar para extender esta prohibición y prolongar el golpe asestado a ambas compañías.

En estas decisiones de Trump entra también en juego un elemento de reciprocidad puesto que China sí restringe en su país las redes sociales de Estados Unidos.

Más noticias de Internacional