Público
Público

Turquía detiene al editor jefe del diario progresista 'Cumhuriyet' y a varios de sus periodistas

Los periodistas detenidos han sido acusados de colaborar tanto con la guerrilla kurda como con el grupo del predicador exiliado Fethullah Gülen

Varias personas apoyan al diario 'Cumhuriyet' frente a su sede en Estambul. REUTERS/Murad Sezer

PÚBLICO / AGENCIAS

ANKARA.- La policía turca ha lanzado hoy una redada contra el diario Cumhuriyet, un prestigioso periódico de la oposición de centroizquierda, y ha detenido a su editor jefe, Murat Sabuncu, entre otros periodistas.

Los agentes arrestaron a Sabuncu en su casa, que fue registrada, al igual que al redactor Guray Öz, detenido en una redada realizada en su domicilio en Ankara, informa el propio diario en su edición digital.


También se registró la casa de Akin Atalay, miembro del consejo de edición, que se halla actualmente en el extranjero. Según el medio británico The Guardian se han producido 12 detenciones, aunque fuentes a las que ha tenido acceso Público elevaban a cifra a 14 última hora de la tarde.. La policía dispone de orden de arresto contra un total de 16 periodistas y directivos del diario.

Los periodistas detenidos han sido acusados de colaborar tanto con la guerrilla kurda como con el grupo del predicador exiliado Fethullah Gülen, informa el diario Hürriyet. La Fiscalía de Estambul acusa a varios de los detenidos de "ser miembros de PKK y FETÖ", en referencia al proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) y al grupo gülenista, al que el Gobierno describe como "Organización terrorista Fethullah Gülen (FETÖ)", pese a que ambos movimientos son polos opuestos ideológicamente.

Uno de los más prestigiosos del país

Cumhuriyet, fundado en 1924, y con una tirada diaria de unos 50.000 ejemplares, no es de los diarios más vendidos de Turquía, pero si uno de los más prestigiosos, conocido por su periodismo de investigación y su marcada línea de oposición al Gobierno desde posturas de centroizquierda.

Murat Sabuncu fue nombrado editor jefe del diario después de la dimisión de Can Dündar, un periodista que pasó un año en prisión preventiva acusado de "espionaje" por publicar imágenes de un supuesto envío de armas oficial de Turquía a la oposición siria y ahora se halla en el extranjero.

"Llevo años convirtiendo mis vivencias en caricaturas. Pero ahora creo que estoy viviendo yo mismo dentro de una caricatura; lo siento así", dijo a Hürriyet el dibujante Musa Kart, que se dirigió a la redacción del Cumhuriyet en Estambul para entregarse a la policía.

Según Hürriyet, los periodistas detenidos hoy pasarán 5 días en comisaría, sin acceso a abogados, antes de ser trasladados a un juzgado, algo posible bajo el estado de emergencia decretado en julio tras el fallido golpe militar y que fue prorrogado por 90 días adicionales a mediados de este mes.

La Comisión Europea (CE) ha hecho un llamamiento este lunes a todos los Estados, medios de comunicación y profesionales de la información para acabar con la impunidad frente a los delitos cometidos contra periodistas, solo dos días antes de que se celebre la jornada internacional dedicada a ese fin. "Pedimos a todos los Estados, compañías de medios, profesionales y partes implicadas que unan esfuerzos para terminar con la impunidad frente a los delitos cometidos en contra de los periodistas", afirmaron varios comisarios europeos en una declaración conjunta.

"La libertad de expresión es uno de los fundamentos esenciales de la Unión Europea y, de forma repetida, hemos insistido en que Turquía, como país candidato a la adhesión, debe aspirar a los más elevados estándares y prácticas democráticos", declaró la portavoz comunitaria de Asuntos Exteriores, Maja Kocijancic, durante la rueda de prensa de la Comisión.

El periódico fue galardonado en septiembre pasado con el Right Livelihood Award, también conocido como premio Nobel alternativo, que otorga una fundación de Suecia. "El golpe contra la democracia ha alcanzado Cumhuriyet", comentó el propio diario acerca de las detenciones de hoy, en alusión al estado de emergencia instaurado tras el fallido golpe militar de julio pasado, que facilita las operaciones contra la oposición turca.

El sábado, un decreto emitido bajo el estado de emergencia ordenó el cierre de 16 periódicos, dos agencias de noticias y tres revistas, la mayoría relacionadas con el movimiento de la izquierda kurda, una corriente política con la que Cumhuriyet no está relacionado.

"Insistiremos hasta el final en hacer un periódico"

"La operación contra Cumhuriyet muestra que nadie se puede sentir seguro en Turquía", dijo Erdem Gül, director de la redacción de Ankara del veterano diario, fundado en 1924 y que tiene una tirada de 51.000 ejemplares.

"Miles de personas están expresando su solidaridad con nosotros. Esperan que aguantemos. Somos periodistas y debemos hacer un periódico, pero temo que hasta esto pueda estar en riesgo. Puede ser que el próximo paso sea nombrar a gestores para el diario para así silenciarlo. Pero insistiremos hasta el final en hacer un periódico", dijo el periodista.

Erdem Gül y el entonces director del diario, Can Dündar, pasaron a principios de año tres meses en prisión preventiva y fueron condenados a cinco años de cárcel por "revelación de secretos de Estado", por un reportaje que documentaba un envío de armas de Turquía a Siria, pero la sentencia fue anulada por el Supremo.

Los periodistas detenidos hoy están acusados por la Fiscalía de "ser miembros" o "patrocinadores" tanto del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda marxista, como de la cofradía fundada por el predicador exiliado Fethullah Gülen.

Ambos movimientos, que defienden planteamientos opuestos, están muy alejados de la línea editorial de Cumhuriyet, de centroizquierda laica y kemalista. Dündar denunció en Twitter que "asaltan la última fortaleza", en referencia al esfuerzo de la redacción de ejercer un periodismo de calidad, crítico con el poder.

La noticia de las detenciones suscitó una condena unánime de las asociaciones de prensa, y la Sociedad Turca de Periodistas (TGC) subrayó en un comunicado que "es perjudicial para la conciencia pública" acusar de lazos con la cofradía gülenista a medios que no tienen ninguna relación con ella.

Más noticias de Internacional