Público
Público

La UE presenta un plan para que el Reino Unido se quede, mientras los euroescépticos siguen impasibles

Cameron señala en Twitter que la propuesta comunitaria "muestra un progreso real" aunque algunos de sus aliados afirman que necesitan más trabajo

La 'Union Jack', la bandera del Reino Unido, junto con la de la UE, frente a la sede de la Comisión Europea, con motivo de la reciente visita del primer ministro británico, David Cameron, a las instituciones comunitarias. REUTERS/Francois Lenoir

Elizabeth Piper y Jan Strupczewski / REUTERS

LONDRES/BRUSELAS.- El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, presentó este martes un paquete de propuestas para mantener a Reino Unido dentro en la Unión Europea que recibieron una respuesta dispar, lo que subraya los desafíos a los que se enfrentan el primer ministro británico David Cameron y otros líderes comunitarios.

La UE permitirá a Londres suspender las ayudas sociales a los nuevos inmigrantes comunitarios

Las propuestas, que abordan las cuatro áreas en las que Cameron ha exigido reformas, no han aliviado mucho las dudas de sus parlamentarios más euroescépticos e incluso algunos de los aliados más cercanos al primer ministro se preguntaron en voz alta si el paquete, que aún debe ser aprobado por los otros Estados de la UE, sería suficiente.

Las dos partes se han atascado en conversaciones para tratar de encontrar una vía para que Cameron pueda conseguir lo que él denomina "el mejor acuerdo posible" para Reino Unido, manteniendo a otros estados de la UE a bordo ante el referéndum que podría celebrarse ya en junio.

El texto de Tusk contempla que Reino Unido pueda suspender de inmediato las prestaciones sociales a los nuevos inmigrantes comunitarios si los británicos votan a favor de permanecer en el bloque y podría, junto con otros países, tener nuevos poderes para bloquear la legislación. Reino Unido también podría optar por excluirse de una mayor integración política en el bloque de 28 miembros.

No obstante, la cumbre que celebrarán los líderes de la UE los días 18 y 19 de febrero se presenta complicada, ya que los euroescépticos describieron las negociaciones como "triviales" y algunos aliados de Cameron afirmaron que es probable que las propuestas necesiten más trabajo.

Cameron dijo en un tuit: "Borrador de renegociación de la UE muestra un progreso real en las cuatro áreas en las que el Reino Unido quiere cambios, pero queda trabajo por hacer".

Además de frenar la emigración y recuperar poderes, Cameron quiere que su país sea excluido del objetivo de la UE de "una unión más estrecha" y alega que debería quedar protegido frente a iniciativas de los 19 países que comparten el euro para imponer reglas a Londres por voto mayoritario.

El primer ministro británico, David Cameron, en una comparecencia ante la prensa tras la cumbre de la UE del pasado 18 de diciembre. REUTERS/Yves Herman

"Lo que está pidiendo el Gobierno a la UE es trivial. Estas propuestas no lograrán que recuperemos el control de la UE", dijo Matthew Elliott, presidente ejecutivo de Vote Leave, la campaña que busca la salida del Reino Unido de la UE. "Estas tretas ya fueron ignoradas antes por la UE y serán ignoradas de nuevo, ya que no estarán en el tratado de la UE".