Público
Público

El acuerdo entre PSOE y ERC valida el reconocimiento de un "conflicto político" en Catalunya

El Consejo Nacional de ERC avala el acuerdo con un 96,6% de votos positivos entre sus bases. El texto plantea empezar las reuniones entre gobiernos 15 días después de la investidura de Pedro Sánchez. Afirma que ambas delegaciones podrán llevar sus propuestas sin límites y que se someterá a votación ciudadana los compromisos finales.

El coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés (i), y el portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián (d), se saludan tras la aprobación del acuerdo con el PSOE durante el Consell Nacional del partido. EFE/ Alberto Estévez

El Consejo Nacional de ERC ha validado este jueves por la tarde el acuerdo con el PSOE para permitir la investidura de Pedro Sánchez. Un 96,6% de los militantes republicanos han votado a favor del pacto, que plantea una mesa de diálogo entre gobiernos español y catalán y una consulta posterior, en la cual la ciudadanía de Catalunya votará para avalar o rechazar el resultado de esta negociación.

Minutos después de la conclusión del Consejo, el vicepresidente del Gobierno catalán, Pere Aragonès, ha comparecido ante los medios para valorar la decisión de la formación: "Este acuerdo recoge los consensos de país, que los conflictos políticos se resuelven haciendo política, y recoge el acuerdo del Govern para resolver el conflicto político entre iguales, con libertad de propuestas y llevando como Gobierno de Cataluña la de celebrar un referéndum", ha defendido.

Aragonés, a quien esta misma mañana Torra le ha comunicado que la mesa de diálogo con el PSOE no es una apuesta de consenso para JxCat, ha afirmado que optar por esta vía puede generar "costes políticos" a la formación pero que considera que "merece la pena profundizarla": "Hay que explorar la oportunidad, con todas las prevenciones, sin ingenuidad, pero con la convicción que hay que abrir camino. Profundizar el diálogo no excluye el resto de acción política que está haciendo el independentismo".

Aragonés ha asegurado que la vía del diálogo cuenta con el aval electoral de las últimas elecciones y encuestas: "ERC fue a las elecciones con una propuesta clara. Que nuestros diputados y senadores hicieran inevitable la negociación".

Mesa de diálogo entre gobiernos en 15 días y reconocimiento del conflicto político

El acuerdo entre el PSOE y ERC supone consolidar el cambio de rumbo en la nomenclatura socialista en relación al conflicto territorial entre Catalunya y España. En el primer punto se afianza el "reconocimiento del conflicto político y la activación de la vía política para resolverlo", una fórmula que, antes de las elecciones españolas del 10 de noviembre, los socialistas habían evitado.

"Partimos del reconocimiento que existe un conflicto de naturaleza política en relación al futuro político de Catalunya. Como cualquier conflicto de esta naturaleza, solo se puede resolver a través de vías democráticas, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando la judicialización del mismo", reza el texto.

Así mismo, el acuerdo también contempla la ya anunciada creación de una mesa de diálogo entre gobiernos; un espacio de negociación que ya se dio durante la última legislatura y que vio su fin con la polémica de la figura del relator, que los partidos independentistas reclamaban para garantizar el cumplimiento de los acuerdos. "Son las instituciones las que tienen que definir el contenido, con libertad absoluta para hablarlo todo, quién tiene que componer las delegaciones y cuál tiene que ser el calendario", ha dicho Aragonès, en una interpelación directa al presidente Torra.

Según el documento avalado, en esta mesa ambas delegaciones deberán ser "paritarias" y podrán aportar "con libertad de contenido sus propuestas": "Tal como hoy le he podido trasladar al President, nuestra propuesta es un referéndum sobre la independencia. Vamos a defenderlo", ha dicho el vicepresidente.

Y para garantizar el cumplimiento de estos acuerdos, ERC y el PSOE se comprometen a validarlos "a través de una consulta a la ciudadanía de Catalunya, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político", dice el texto. "Cuáles serán estos acuerdos dependerá de nuestra capacidad negociadora", ha afirmado Aragonés. De este modo, los socialistas acceden a que se celebre una votación, sí, pero sin aclarar si esta planteará la independencia de Catalunya, un hecho que no gusta a los socios de Govern de ERC. Ninguna mención, de momento, a la posible figura de un relator, una demanda que meses atrás fue una línea roja para ERC y JxCat.

Tal como ha explicado el vicepresidente del Gobierno, el acuerdo entre el PSOE y ERC contempla iniciar las reuniones entre gobiernos 15 días después de que Pedro Sánchez sea investido. Es decir, contando con que Sánchez conseguirá los apoyos necesarios a la segunda votación en el Congreso de los Diputados, que se llevará a cabo el próximo martes 7 de enero, la primera reunión entre gobiernos se tendría que celebrar el 28 de enero. Esto, si Junts per Catalunya (JxCat) se suma al carro de ERC, un escenario que de momento parece ser lejano.

"Lo volveremos a hacer y Spain sit and talk son expresiones a favor del derecho de autodeterminación. La ciudadanía se ha ganado el derecho de votar sobre la independencia en un referéndum de autodeterminación", decía Torra esta mañana, en referencia a la consulta ciudadana que ERC y el PSOE aseguran que se celebrará una vez se conozca el resultado del diálogo. "No es ERC quién tiene que negociar por Catalunya, son sus instituciones. Nosotros ponemos nuestros diputados, asumimos los costes políticos y seguimos el Sit and Talk de los últimos meses", ha respondido Aragonès desde el Consejo Nacional, en una guerra de lemas que subrayan las diferencias entre JxCat y ERC, a las puertas de una posible inhabilitación de Torra y con la carta de las elecciones catalanas orbitando por el calendario.