Público
Público

Albiol "No veo bien las manifestaciones contra Sánchez, aunque tengan razón"

Xavier García Albiol es una de las figuras más emblemáticas del PP de Catalunya. Desde el pasado 12 de mayo ha recuperado la alcaldía de Badalona, la cuarta ciudad de Catalunya en número de habitantes. Con un tono mucho más moderado que en etapas anteriores, asegura que buscará acuerdos con todos los grupos de la oposición que fracasaron en acordar una alternativa a su alcaldía, incluso con los independentistas.

Imagen del alcalde de Badalona, Xavier García Albiol. / ARCHIVO
Imagen del alcalde de Badalona, Xavier García Albiol. / ARCHIVO

FerrAn espada

Xavier García Albiol (Badalona, 1967) es de nuevo el alcalde de Badalona. A pesar de ganar las elecciones en los últimos 10 años con holgura, los últimos cinco se ha tenido que quedar en la oposición por la falta de mayoría absoluta o de apoyos para gobernar. El incidente del exalcalde socialista Álex Pastor, detenido cuando conducía bebido, abrió la puerta a un terremoto político en Badalona con su dimisión. 

El fracaso de las frenéticas negociaciones de los partidos de izquierdas le ha acabado dando a Albiol la alcaldía por sorpresa desde el 12 de mayo. El polémico líder del PP, acusado de xenófobo y autoritario, dice querer pasar página de las confrontaciones pasadas y fija sus prioridades entorno a la seguridad, las mejoras en la vía pública y la lucha contra la crisis de la covid. 

Albiol, que ha sido también diputado en el Parlament y senador, también critica la gestión del Gobierno español en la crisis del coronavirus, el acuerdo de Ciudadanos con Pedro Sánchez, que considera incoherente, e incluso critica las manifestaciones en diversos barrios pudientes de Madrid y otras ciudades contra el Ejecutivo estatal. 

"No porque no tengan razón" afirma, si no por el riesgo sanitario que comportan. Como exjugador de baloncesto, Albiol sabe que la alcaldía de Barcelona ha sido un triple que puede volver a meter al PP en el partido electoral, del cual prácticamente estaba expulsado en Catalunya.

¿Cómo valora los primeros diez días en la alcaldía?

Ha sido poco más de una semana muy intensa en la que hemos empezado a fijar hacia dónde queremos llevar el Gobierno de Badalona los próximos tres años. Nos hemos dedicado a marcar algunas nuevas dinámicas en las áreas de limpieza y en políticas de seguridad. Y también se está haciendo un gran esfuerzo para que el Ayuntamiento, desde un punto de vista administrativo, pueda superar lo antes posible la situación de bloqueo en que se encuentra.

¿Estaba bloqueado el Ayuntamiento? ¿Qué balance hace del retorno a la alcaldía cinco años después?

Me he encontrado un Ayuntamiento muy diferente, con una situación económica más relajada y administrativamente colapsado. Un colapso que provoca que muchos de los servicios básicos de la ciudad no se puedan ofrecer con las condiciones de calidad que debería y que se merece la cuarta ciudad de Catalunya. Por eso es tan importante hacer un esfuerzo para desbloquear la situación.

¿Por qué estaba tan profundamente convencido de que las izquierdas pactarían y no sería alcalde?

Lo que creo es que Badalona se ha librado de una de buena evitando este pacto de cinco partidos.

¿Por qué? Habría sido un acuerdo democrático.

Porque los hechos han demostrado que no tenían la coherencia, la unidad y la lealtad suficiente para entenderse entre ellos. Y mucho menos para gobernar la ciudad. Al final, las consecuencias habrían sido nefastas para Badalona.

¿Y por qué cree que no han llegado a un acuerdo?

Por incoherencia. Cuando alguien se dedica a gobernar sin proyecto de ciudad con un único punto que los unía que era ir a la contra, llega un momento que se agota y no da más de sí. Y eso es lo que les ha pasado.

Su adversaria de Guanyem Badalona y ex alcaldesa, Dolors Sabater, reconoció que habían ido demasiado a la contra y que era necesario construir un inexistente proyecto común de las izquierdas. ¿Le da miedo que salga adelante?

Lo primero que necesitan las fuerzas de izquierdas de Badalona es ser capaces de vencer las crisis internas que sufren cada una de ellas internamente en sus organizaciones. A partir de aquí, a mí me parece bien que cada partido tenga la capacidad de ofrecer un proyecto para Badalona en positivo. Y en 2023 ya se verá qué es lo que pasa. Pero el precedente que han dejado estas fuerzas políticas los últimos meses las ha dejado desacreditadas por mucho tiempo.

¿Cómo valora la figura del exalcalde socialista Álex Pastor después del incidente de conducir bebido que comportó su dimisión? ¿Se siente responsable por haberlo hecho alcalde con la moción de censura?

Es evidente que no estuvo a la altura de lo que requiere el cargo de alcalde. Ahora lo que toca es desearle suerte en lo personal. Mi objetivo es mirar adelante y no seguir instalado en el retrovisor. Creo que la esperanza que ha generado en una parte importante de la ciudadanía mi regreso a la alcaldía va más allá incluso de la gente que me votó hace un año. Y lo que me piden es que me ponga a trabajar y no pierda ni un minuto con el pasado.

La propuesta de acuerdo del PSC que estuvo a punto de dejarlo sin la alcaldía estaba avalada por Miquel Iceta. ¿Esto afectará a las relaciones entre los socialistas y el PP?

No, no afectará. Es cierto que el PSC está demostrando que su prioridad es pactar con ERC y el resto de partidos independentistas. Lo ocurrido en Badalona no modifica esto ni en positivo ni en negativo. Lo que sí me gustaría es que la dirección del PSC entienda que no se puede volver a jugar con Badalona como lo han hecho en los últimos tiempos.

¿Qué planes tiene para afrontar la crisis provocada por la covid-19?

Nuestra primera prioridad es dar respuesta a las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de esta crisis. Creo que tendré la colaboración de todos los grupos políticos en esta cuestión y todo el mundo estará a la altura de las circunstancias.

El PP ha votado en contra del estado de alarma finalmente. ¿Por qué utilizan un discurso tan duro ahora?

Creo que el Gobierno español se está equivocando al intentar aprovechar la actual situación sanitaria excepcional para coartar las libertades y ejercer un control político. Si algún partido ha demostrado sentido de estado, este ha sido el PP apoyando al Gobierno de España con la pandemia.

Pero dos meses después, cuando la situación sanitaria se va reconduciendo, no parece que sea demasiado lógico seguir manteniendo una serie de medidas sin sentido en un estado democrático. Creo que el PP ha actuado de forma responsable.

¿Y cómo valora el acuerdo de Ciudadanos con el Gobierno de Pedro Sánchez?

Ciudadanos está cometiendo un error. Lo que más se valora en un partido político es la coherencia y tener una actuación previsible. Con estos vaivenes muestra mucha desorientación.

¿Eso puede agrietar la relación entre PP y Ciudadanos que gobiernan juntos en muchos lugares?

Estoy convencido de que no y así lo están manifestando los responsables de los dos partidos en estos gobiernos municipales y autonómicos.

¿Cómo se ven desde Badalona las manifestaciones en barrios de Madrid y otras ciudades de mayoría acomodada y de mayoría de votantes de derechas? En su ciudad no pasa eso.

Creo que estas movilizaciones expresan un sentimiento de cansancio respecto a un Gobierno de España que cambia de opinión cada quince días y que aplica medidas que no comparte mucha gente como las prórrogas injustificadas del estado de alarma. 

Pero esto no nos debe llevar a acciones que comporten riesgo de contagio, por lo que no veo bien este tipo de manifestaciones. No porque no tengan razón sino porque pueden poner en riesgo la recuperación sanitaria que se está produciendo.

¿Y cómo valora la gestión de la emergencia de la covid-19 por parte del Govern de la Generalitat? Las críticas a la recentralización de competencias han sido compartidas por gobiernos del PP.

Algunos planteamientos que ha hecho la Generalitat tienen una cierta lógica. Pero tampoco olvidemos que el President Torra ha aprovechado esta crisis para ir a la confrontación con el Gobierno de España para marcar perfil ante sus socios de ERC con quien está inmerso en una batalla política por el espacio independentista de cara a las próximas elecciones.

Torra ha aprovechado la crisis como escaparate para marcar perfil y hacer reivindicaciones que, algunas eran lógicas, pero otros escapaban del sentido común y sólo tenían sentido electoral.

Así ¿usted piensa que habrá elecciones?

No es que lo crea, es que tiene que haberlas porque así lo anunció el President. Y porque es evidente que el proyecto del actual Govern de JxCat y ERC está amortizado.

Pero el President Torra ahora dice que no es el momento por la crisis de la covid...

El President Torra está mirando por sus intereses electorales, o los de Carles Puigdemont, que no són los del conjunto del país. Pero sería bueno y deseable que tengamos un nuevo Govern para tener estabilidad y un proyecto a medio plazo. 

¿Cree que se ha terminado el proceso por la independencia?

Nos estaríamos equivocando si pensáramos que el sentimiento independentista de una parte importante de la población se ha desvanecido. Lo que tiene que hacer el Gobierno de España son políticas que hagan entender a esta parte de la ciudadanía que merece más la pena formar parte del proyecto compartido de España que de una hipotética Catalunya independiente que sería incapaz de afrontar los complicados retos que tenemos por delante y provocaría fracturas sentimentales. 

Y que haya dirigentes políticos independentistas en prisión ¿lo facilita o lo dificulta?

Ni una cosa ni la otra. Los que están en prisión fueron condenados por una sentencia de acuerdo con el estado de derecho. Más allá de que este tema tiene consecuencias desde el punto de vista emocional para ellos y su entorno, las leyes están para cumplirlas y las penas de prisión también. 

Sus primeras medidas están relacionadas con la seguridad. ¿Volverá a hacer bandera de este tema?

Sí, la seguridad será uno de los ejes fundamentales de mi mandato. Junto con el mantenimiento del espacio público y el civismo. Creo que Badalona necesita un lavado de cara en la vía pública y también desde el punto de vista de imagen de ciudad. Haremos un gran esfuerzo para recuperar el buen nombre de Badalona. Tenemos mucho trabajo por delante que afrontamos con muchas ganas. 

También hay quien piensa que el nombre de la ciudad queda manchado con campañas como la de limpiar Badalona o los carteles contra los rumanos que usted protagonizó. ¿Se arrepiente?

Este es un discurso recurrente por parte de la oposición que no obedece a la realidad. Cada circunstancia tiene su momento. Pero a mí ahora me interesa atender los problemas reales que tienen los vecinos. Lo que hice en su momento bien está, pero queda atrás. Nosotros hemos tenido aciertos y errores pero llevamos ganando las elecciones desde hace 10 años de forma consecutiva y cada vez con más apoyo, y ahora miramos adelante. 

El lunes presentó el nuevo organigrama y ha eliminado la concejalía de feminismos. ¿No era necesaria?

No sólo no hemos recortado ninguna competencia en el ámbito de la igualdad y el feminismo sino que las hemos añadido. Es cierto que había una concejalía pero totalmente vacía de contenido y de personal. Nosotros le queremos dar un impulso a estas políticas pero desde el àmbito de una teniente de alcaldía. Hemos definido un Gobierno que se ajusta bastante a lo que queremos hacer y las prioridades que tenemos fijadas. 

¿Deberá gobernar en minoría? ¿Explorará algún acuerdo por ejemplo con el PSC a pesar de todo?

Estoy convencido de que a medida que pase el tiempo y los partidos de la oposición vayan encontrando su espacio, seremos capaces de llegar a acuerdos transversales. No pido un cheque en blanco a mi Gobierno, sino colaboración de cara al conjunto de vecinos de Badalona. Y estoy convencido de que lo encontraremos en la mayor parte de partidos de la oposición. 

¿También los independentistas?

Sí. En temas de ciudad no creo que haya ningún problema. Seguro que no nos pondremos de acuerdo sobre si Catalunya debe ser independiente o no, pero en temas de ciudad sí que nos podemos poner de acuerdo. 

Usted viene de una etapa de durísima confrontación con el resto de partidos y ahora lo veo profundamente conciliador. ¿Ha cambiado de estrategia?

Efectivamente. Creo que la mayor parte de vecinos de Badalona están cansados de la bronca política. Porque esto no ha aportado nada positivo a la ciudad en los últimos cinco años. Tenemos que trabajar en positivo cada uno desde su papel de Gobierno u oposición sin que sea incompatible con llegar a acuerdos que beneficien a los vecinos y especialmente a los que peor lo están pasando. 

¿Cuál es el papel que debe tener Badalona en el área metropolitana de Barcelona?

Badalona tiene capacidad y potencial para ser un referente no sólo en el área metropolitana sino en el conjunto del país. Estoy convencido de que dentro de tres años estaremos un poco más cerca de conseguirlo. 

El PP está en sus peores momentos en Catalunya. La recuperación de Badalona ¿qué representa?

Representa que podamos estar al frente del Ayuntamiento porque somos el partido con mayor apoyo y también el que reúne mayores consensos. Soy consciente de que se nos mirará con lupa porque nuestra gestión será el espejo de lo que queremos que sea el Partido Popular en Cataluya. Pero estoy encantado de asumir este reto. 

¿Puede ser una plataforma para la remontada del PP en Catalunya?

Creo que cuando uno gobierna razonablemente bien siempre ayuda a mejorar la credibilidad de su partido. Esto me pasará a mí y a cualquier alcalde de otras formaciones políticas.

Más noticias de Política y Sociedad