Público
Público

Ayudas al alquiler en Madrid Almeida asegura que los que ganan entre 32.000 y 88.000 euros al año "tienen problemas socioeconómicos"

El alcalde de Madrid y su vicealcaldesa, Begoña Villacís, presentan el Plan Integral de Alquiler Municipal, una medida que nace con polémica al incluir un bono vivienda dirigido a los empadronados con un sueldo bruto de entre 32.000 y 88.200 euros al año. Una estrategia dirigida a la "clase media trabajadora", afirma  la vicealcaldesa.

Almeida y Villacís
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, durante la presentación de la nueva estrategia de vivienda para la ciudad. Chema Moya / EFE

El Ayuntamiento de Madrid presentó este lunes el Plan Integral de Alquiler Municipal, una medida que nace con polémica al incluir un bono vivienda dirigido a los empadronados con un sueldo bruto entre 32.000 y 88.200 euros al año, cantidad que varía en función del número de miembros de la unidad familiar.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y al vicealcaldesa, Begoña Villacís, presentaron un plan de alquiler dotado con 30 millones de euros que tiene el objetivo declarado "aumentar la oferta de vivienda y que los inquilinos obtengan condiciones más asequibles para acceder a ellas". Sin embargo, el plan arranca bajo mínimos: el Ayuntamiento Madrid de momento sólo pondrá en alquiler 100 viviendas vacías durante este año y 500 hasta el final de la legislatura de las 10.000 que hay en toda la capital.

Además, llega con polémica porque incluye un bono vivienda que incluye ayudas directas a los inquilinos que vayan a residir en las viviendas cedidas a la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) dentro del Programa Reviva. Estos inquilinos nunca pagarán más del 30% de sus ingresos por el alquiler.

Aunque la cantidad varía en función del número de miembros de su unidad familiar, sus ingresos totales, la edad de los solicitantes, si tienen hijos menores a su cargo, o si tienen grados de discapacidad o dependencia, entre otros condicionantes, para tener opción al bono vivienda hay que cumplir dos requisitos básicos, llevar empadronado en Madrid un mínimo de cinco años y tener unos ingresos brutos, en función del número de miembros de la unidad familiar, de entre 3 y 7,5 veces el IPREM (entre 32.200 y 88.200 euros)

Una estrategia dirigida a la "clase media trabajadora", según afirmó la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. Almeida fue incluso más lejos: reconoció que "por debajo de 32.000 euros hay que dar solución", pero también aseguró que el segmento de población que podrá optar al llamado bono vivienda  tiene "problemas socioeconómicos".

Por su parte, la vicealcaldesa puntualizó que este sueldo neto sería de 24.550 euros. Ha recordado que "se pactó que para pagar el precio del alquiler no se destinara más de un tercio de ingresos", lo que "deja claro que hay que actuar, y no dejar atrás a los más vulnerables". Además, Villacís precisó que "alguien que percibe 24.550 euros al año no se puede calificar de rico".

La EMVS ha publicado una tabla que marca los topes en cada hogar, dependiendo de los miembros de la unidad familiar. Si se vive solo, únicamente se puede recibir la ayuda si el sueldo bruto es de 32.200 euros al año. 2.666 euros al mes (en 12 pagas). Los 88.200 —equivalentes a 7350 euros brutos mensuales— se han fijado para familias a partir de seis miembros.

Almeida y Villacís se afanaron en dejar claro que el Plan Revivaasí se llama se recoge en los Acuerdos de la Villa firmados en julio, ya que "era necesario un plan para acabar con el gran número de viviendas vacías y había que ponerlas en el mercado".

En el plan, los bonos no pueden aplicarse en cualquier vivienda. Solo en aquellas en desuso que el Ayuntamiento logre recuperar para incorporarlas temporalmente a la EMVS. El propietario cede durante al menos cuatro años su vivienda vacía y la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) la ofrece en alquiler, al que harán frente entre el inquilino y la propia empresa municipal, "garantizando siempre la renta mensual".

Además, si la vivienda necesita obras o reformas, la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo se encargará de ellas y se las irá restando cada mes del abono del precio del alquiler.

Viviendas de alquiler turístico

El alcalde animó a los tenedores de viviendas de alquiler turístico a ceder sus viviendas a la EMVS para poder hacer frente a esta dura situación económica ante la escasez de turistas en la capital.

Almeida destacó que la estrategia hace una "gran apuesta por la vivienda pública, convirtiendo a la EMVS en la mayor promotora de España en número de viviendas en construcción para el alquiler". En la actualidad, la empresa municipal está construyendo 3.166 viviendas y tiene suelo para levantar otras 1.000.

Entre las medidas que forman parte de esta política de vivienda, destacan también programa conFIANZA y el Servicio de Intermediación de Alquiler (SIA), que mejora y sustituye al servicio que existía ahora, el ALMA, y la puesta a disposición de cooperativas, entidades de economía social y pequeñas empresas de parcelas de suelo de renta libre y la licitación en derecho de superficie para la construcción de vivienda en alquiler a precios asequibles, entre otras. 

"Este nuevo servicio ofrece mejores garantías tanto al propietario como al inquilino", concluyó el alcalde., 

Más noticias de Política y Sociedad