Público
Público

Observatorio continuo de Key Data para 'Público'

ANÁLISIS DE SONDEOS Cs tendría la llave de la Junta de Castilla y León pero no lograría desbancar al PSOE en Aragón

Ciudadanos subirá con mucha fuerza en dos autonomías, Aragón y Castilla y León, donde hasta ahora era un actor político secundario. Hasta el punto de que podrá impedir que los socialistas recuperen el Gobierno castellano-leonés tras más de 30 años en la oposición, según las estimaciones de Key Data para 'Público'. En cambio, tendrá que dejar que gobierne Lambán en Aragón porque la derecha no alcanzaría la mayoría y sólo podría sabotear la gobernabilidad de la comunidad sin alternativa.

Publicidad
Media: 2
Votos: 4

Estimaciones de Key Data para los escaños de las Cortes de Castilla y León tras el 26M, comparados con los resultados de 2015.

Ciudadanos tendrá la llave del Gobierno de Castilla y León tras el 26M. Por primera vez desde que, en 1987, José María Aznar superase por la mínima (5.000 sufragios, un 0,35% de los votos válidos) al socialista Juan José Laborda, el PSOE puede ganar las elecciones autonómicas de Castilla y León. Sin embargo, no tiene votos suficientes para alzarse con el Gobierno de la Junta, ni siquiera sumando los escaños de Unidas Podemos.

Ése es el vaticinio de Key Data, en su Observatorio Continuo para Público, según cuyas estimaciones tampoco el Partido Popular podría repetir el Gobierno si no cuenta con el apoyo de Ciudadanos. Así que la formación de Albert Rivera será clave en el gran feudo castellano del PP.

De hecho, y a pesar del turbio affaire del fichaje de Silvia Clemente, las primarias con sospecha de irregularidades y el extraño recuento de votos, lo más probable es que sea Francisco Igea el que decida quién será el sucesor de Juan Vicente Herrera al frente de la Junta de Castilla y León: el popular exalcalde de Salamanca, Alfonso Mañueco, el socialista Luis Tudanca o él mismo.

Esta extraña situación se produciría como consecuencia del hundimiento electoral generalizado del PP, que en tierras castellano-leonesas se concretará en la pérdida de 15 escaños 145.000 votantes (casi un 30% de todo su electorado), y del auge de Ciudadanos en los bastiones conservadores de la España vacía. Cs ganaría 12 escaños (hasta los 17, partiendo de sólo 5), tras un espectacular crecimiento en votos del 62%, como se puede ver en la siguiente tabla:

Tabla de las estimaciones de Key Data para las autonómicas de Castilla y León del 26M, comparadas con los resultados de 2015.

El 26M se abriría una nueva era política en Castilla y León

En todo caso, a partir del próximo domingo se abriría una era política nueva en Castilla y León, que acabaría con 32 años de hegemonía del PP. Incluso si mantuviese la Presidencia de la Junta, tendría que contar con Ciudadanos.

En este escenario, tanto Vox –que entraría en la cámara con tres diputados– como Unidas Podemos –que perdería siete escaños por el voto útil hacia el PSOE– serían irrelevantes en las próximas Cortes castellano-leonesas. IU podría conseguir un procurador por Valladolid, que perdería el PP, y UPL otro en León en perjuicio del PSOE, pero eso no alteraría la relación de fuerzas.

El PSOE ganaría en Aragón y luego no podría gobernar

Estimaciones de Key Data para los escaños de las Cortes de Aragón tras el 26M, comparados con los resultados de 2015.

Otro caso en el que Key Data estima que ganará el PSOE pero luego tendría muy difícil gobernar es el de Aragón. Allí, el Partido Socialista ganará ampliamente las elecciones autonómicas del 26M, pero necesitará pactar con varios de los muchos partidos que conseguirán representación en las Cortes de Aragón, como se puede comprobar en el gráfico superior.

"El más centrado sería un pacto con Cs y PAR que daría a Aragón estabilidad durante los próximos cuatro años", estiman los analistas del gabinete demoscópico. "La diferencia del primer partido con el PP y Cs es importante, pero, si nada cambia en la próxima semana, también podría formar un Gobierno tetrapartito con VOX y el PAR".

"No parece fácil poner de acuerdo a un partido regionalista y otro que lleva en su ADN acabar con el sistema autonómico"

"Sin embargo, no parece fácil poner de acuerdo a formaciones tan distintas como un partido regionalista y otro que lleva en su ADN acabar con el sistema autonómico. De todas manera estamos ante un Parlamento extraordinariamente fragmentado en el que Javier Lambán tendrá que demostrar sus dotes como negociador", subrayan.

Esto queda bien patente en la siguiente tabla exhaustiva:

Tabla de las estimaciones de Key Data para las autonómicas de Castilla y León del 26M, comparadas con los resultados de 2015.

Lo que ocurre es que, cuando hay partidos nacionalistas o regionalistas –en este caso, el PAR–, ninguno de los dos bloques aparentemente irreconciliables (las izquierdas y las derechas) logra sumar una mayoría absoluta que dé estabilidad al Gobierno. Así que se requieren auténticos pactos contra natura para pasar la cuerda floja de la gobernabilidad.

En Aragón parecería imposible que el PAR accediera apoyar un trifachito PP+Cs+Vox, así que no le quedaría más alternativa que aceptar un binomio PSOE-Cs, puesto que no se reunirían suficientes escaños ni con los tres partidos izquierdistas: PSOE+UP+CHA+IU sumarían 32 escaños y la mayoría absoluta son 34.

De cualquier forma, con estas estimaciones cualquier alianza que sumase mayoría absoluta de escaños en Aragón formaría un auténtico Gobierno frankenstein.

Más noticias en Política y Sociedad