Público
Público

Arrecian las puñaladas en el PP horas antes de que hable Rajoy

La diputada Celia Villalobos, ligada a la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, sitúa a Pablo Casado en la extrema derecha, y desde el entorno de Casado acusan al número tres del PP, Fernando Martínez-Maillo, de buscar apoyos para la exvicepresidenta, pese a que se comprometió a ser neutral.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Miembros de Hazte Oir se manifiestan en la puerta donde se celebra el Congreso Nacional del Partido Popular. EFE

Todos los portavoces del PP siguen dándose golpes de pecho por la supuesta limpieza del proceso congresual que se celebra este fin de semana, obviando que las espadas están en alto, y que los equipos de los distintos candidatos siguen dándose golpes, a apenas unas horas del último discurso de Mariano Rajoy como presidente del partido.

La diputada en el Congreso Celia Villalobos, vinculada a la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, ha disparado este viernes contra Pablo Casado, al situarle en el entorno de la extrema derecha: "No lo sé, yo creía que no, pero muchos de los que están a su alrededor y le han dado su apoyo sí", afirmaba la exivcepresidenta del Congreso de los Diputados.

En este sentido, preguntada por el motivo que le lleva a apoyar a Santamaría, la exministra de José María Aznar ha sostenido que quiere que lidere el PP una persona de centro y no una que esté "muy a la derecha", como se refiere al candidato.

Con los apoyos de la extrema derecha se ha referido a organizaciones que se han mostrado a favor de la candidatura de Casado, como la ultracatólica y tránsfoba Hazte Oír. También ha vaticinado que si el secretario de Comunicación saliente llega a liderar el partido, corren el peligro de que la formación "se radicalice a la derecha" y se "refunde" con los apoyados del Vox, cuando defiende que debería estar en el centro, y por tanto más cerca de Ciudadanos.

Ante estas acusaciones, el exministro Juan Ignacio Zoido, vinculado a la candidatura de Casado, se ha mostrado rotundo: "No conozco a nadie de la candidatura de Casado que sea de extrema derecha". En referencia a esto, Zoido también ha exigido respeto, y ha insistido en que el voto entre los candidatos "está muy repartido".

Por su parte, desde la candidatura de Casado tampoco han escatimado en dardos contra su rival. Fuentes de su equipo denuncian a Público que el coordinador general de los conservadores, Fernándo Martínez-Maillo, está ejerciendo una importante presión a varios compromisarios en Castilla y León, precisamente uno de los territorios en los que Santamaría se impuso en la primera vuelta, y en los que ambas candidaturas consideran que se ve fuerte de cara a la votación de los compromisarios.

Según su relato, el número tres del PP estaría moviéndose en favor de la exvicepresidenta del Gobierno, pese a que se comprometió a mantenerse neutral en todo el proceso. "Alguien tiene que quedarse al timón", afirmaba Maillo, en referencia a su rol como líder de facto del PP, con Rajoy refugiado en Santa Pola y la secretaria General, María Dolores de Cospedal, fuera de juego tras no pasar el corte para la segunda vuelta del proceso congresual.

En su rueda de prensa de este viernes, tras visitar el Hotel Auditorium, que acoge el XIX Congreso, el presidente de la Comisión Organizadora (COC), Luis de Grandes, ha presumido de la limpieza de campaña, y sólo ha dado cabida a la autocrítica sobre el "feo incidente" de los vídeos sobre ambas candidaturas. "No ha corrido la sangre"."No estamos sin más discutiendo el poder, estamos discutiendo el futuro de España", apostillaba.

Más allá de los golpes de este viernes, a apenas 24 horas de que voten los 3.082 compromisarios, este sábado, de Grandes obviaba también los puñales intercambiados en las últimas horas entre ambas candidaturas, aprovechando la batalla de cifras de apoyos esperados: se han acusado de vivir "en un mundo de fantasía" y de falsear los cálculos, pero el PP obvia estos hechos en su relato.