Público
Público

Asamblea Federal IU reivindica su "bagaje histórico" y apuesta por "democratizar" el espacio con Podemos, para funcionar como "coalición"

Este sábado la Coordinadora Federal de la coalición que lidera Alberto Garzón revisará el borrador del Documento Político y Organizativo sobre el que se construirá la XII Asamblea Federal, prevista para enero. El documento al que ha accedido 'Público' reivindica instaurar "mecanismos efectivos de participación democrática, deliberación y toma de decisiones".

El ministro de Consumo, Alberto Garzón. Europa Press/O.CAÑAS.POOL/Archivo
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. Europa Press/O.CAÑAS.POOL/Archivo

Alejandro lópez de miguel / Manuel Sánchez

Izquierda Unida marca el rumbo hacia su XII Asamblea Federal, prevista para el 16 de enero de 2021, luciendo el "bagaje político" que atesora tras sus siglas, y con la voluntad de "democratizar" el espacio que conforma junto a Podemos y las confluencias, Unidas Podemos.

Su objetivo es dotarlo de "mecanismos efectivos de participación democrática, deliberación y toma de decisiones", con idea de que pase a funcionar como una "coalición", "con funcionamiento realmente democrático".

Estas son algunas de las ideas clave de la organización que lidera Alberto Garzón, también ministro de Consumo, que previsiblemente abordará y someterá a votación y enmienda la Coordinadora Federal del IU a partir de este sábado. 

IU reclama para Unidas Podemos "una coordinación interna similar a la de una coalición, con funcionamiento realmente democrático"

Estas claves están recogidas en el borrador del Documento Político y Organizativo al que ha accedido Público, y que, en su versión definitiva, sentará las bases de la Asamblea. Una vez votado y enmendado por los integrantes de la Coordinadora Federal, el documento será remitido a las federaciones que vertebran la coalición de izquierdas, y estas a su vez podrán debatir y enmendar el texto hasta diciembre de este año. 

Desde IU, a su vez, recuerdan que el documento sigue la estela del texto aprobado por la XI Asamblea, en 2016, en el sentido de que refuerza su apuesta por la construcción de unidad popular y por la configuración de un espacio que trascienda a las citas electorales.

Esto pasa, en primer lugar, por trazar un mapa de situación: como "izquierda de clase orgullosa de su bagaje histórico", IU asume su inserción "en un bloque político más amplio y diverso", y en este marco reconoce que el balance "de cuatro años de trabajo unitario en todos los niveles", "de la coalición electoral a la unidad popular", "no es, en líneas generales, positivo". 

"Construir Unidad Popular es un proceso mucho más profundo que garantizar la estabilidad de Unidas Podemos, pero UP es hoy en día la única base sólida que tenemos"

De hecho, aunque se haya construido "una coalición estable", "no se ha asentado una base popular y territorial que sostenga la coalición", y que trascienda de las organizaciones políticas que la integran -que cobije a movimientos sociales, a potenciales votantes de otras fuerzas, etc-.

"Es evidente que construir Unidad Popular es un proceso mucho más profundo que garantizar la estabilidad de Unidas Podemos, pero es obvio que Unidas Podemos es hoy en día la única base sólida que tenemos", apunta el texto. También recuerda que muchas de las confluencias municipales que en las elecciones de 2015 se hicieron con las alcaldías de importantes municipios, hoy por hoy han "desaparecido". "A pesar de los esfuerzos de Izquierda Unida por consolidar estos espacios e incluso para evitar divisiones", reza el borrador.

"Democratizar Unidas Podemos"

Así, desde el reconocimiento de estos "cimientos", la dirección de IU planea reclamar al resto de actores de Unidas Podemos la adopción de "medidas que permitan democratizar el espacio para hacerlo más sólido, empezando por priorizar que haya una coordinación interna similar a la de una coalición, con funcionamiento realmente democrático, para después plantearnos la posibilidad de espacios más extensos de participación". 

Entre otras cuestiones, reclama "mecanismos efectivos de participación democrática, deliberación y toma de decisiones", así como herramientas de coordinación que respeten "la autonomía de todas las partes integrantes". "A la hora de adoptar acuerdos deben regirse preferentemente por medio del consenso", "primándose la síntesis y el diálogo y dotándose de mecanismos democráticos para resolver cuestiones en las que no se pueda alcanzar el consenso", pide el texto.

"La militancia ha podido decidir en los momentos más importantes. Sin embargo, hemos de mejorar los procesos de debate previos"

En la misma línea, el borrador reclama "profundizar la unidad para que ésta no sólo sea electoral", y aboga por ampliar este espacio y que pueda "fortalecerse con otras organizaciones y, fundamentalmente, mediante la incorporación de colectivos ypersonas no organizadas". "Es necesario que se antepongan los intereses del pueblo a las dinámicas identitarias de las organizaciones políticas", abunda.

A su vez, en lo que toca directamente al funcionamiento de Izquierda Unida, el borrador presume de los "avances realizados en el anterior mandato hacia una IU más movimiento político-social", pero reconoce que toca mejorar "en el establecimiento de procesos de debate previos que nos permitan que los procesos de referéndum tengan un debate más amplio". 

Así, como "avances" se refiere a las "mejoras de los mecanismos de participación democrática y transparencia: referéndums, revocatorios, primarias… ". "Este trabajo [continúa el texto] ha asentado una cultura organizativa más sólida y más participativa, hemos generado nuevos derechos de la militancia que hoy en día forman parte de la cultura organizativa de Izquierda Unida. Podemos asegurar que el conjunto de la militancia ha podido decidir en los momentos más importantes", reitera.

Más noticias de Política y Sociedad