Público
Público

El Ayuntamiento de Madrid media entre los vecinos y la constructora de la planta logística de Villaverde

Las asociaciones vecinales reconocen la actitud dialogante de la corporación municipal para resolver el conflicto, pero siguen “con la mosca detrás de la oreja”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Recreación del proyecto de plataforma logística PALM40, en el barrio madrileño de Villaverde.

El Área de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) del Ayuntamiento de Madrid ha propiciado una reunión entre los vecinos y la empresa valenciana Pavasal, para acercar posturas respecto a la construcción de la planta logística de Villaverde, que supondrá, según los residentes en la zona, graves problemas de movilidad y de contaminación ambiental y acústica.

En una reunión celebrada la semana pasada, el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, comunicó a los vecinos que después de la Semana Santa, en concreto el 23 de abril, habrá un encuentro entre los responsables municipales, los directivos de Pavasal y los vecinos, para tratar de solucionar los problemas derivados de la construcción de la planta.

El Ayuntamiento, en un claro intento de tranquilizar a los vecinos, ha transmitido al Ministerio de Fomento la necesidad de resolver una alternativa de movilidad para la planta logística fuera de los barrios de Villaverde y la Ciudad de los Ángeles, que pasaría por establecer una conexión con la M-40, una exigencia insistentemente demandada por los habitantes de la zona.

Igualmente, ha programado una visita de inspección a la zona de las obras para verificar que la empresa constructora está respetando la Declaración Responsable (documento que sustituye a la licencia de apertura en la puesta en marcha de una actividad o negocio) en lo que se refiere al tráfico de camiones y a los materiales empleados en las obras.

Sobre este punto, los vecinos se muestran más desconfiados, porque tienen la sospecha de que las obras que se están desarrollando pueden desbordar el marco de una Declaración Responsable, ya que se rumorea que la constructora están haciendo cimentación como paso previo a una posible edificación, para lo cual todavía carece de licencia.

Paralización inmediata

En el pleno del pasado 27 de marzo, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Madrid votaron a favor de una proposición del PSOE que instaba al Área de Desarrollo Urbano Sostenible a “proceder a la paralización inmediata, con carácter temporal, de las obras en marcha, en tanto no se aclaren todas las circunstancias relacionadas con este proyecto, en lo relativo al cumplimiento de la Normativa del Plan General y la legislación sectorial de referencia”.

No obstante, el responsable de Urbanismo y Vivienda de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Vicente Pérez Quintana, explicó a este diario que tal paralización no se ha producido porque, según les dijo el concejal, Pavasal está ejecutando una serie de actuaciones al amparo de una Declaración Responsable, “lo que significa que no se puede para una obra que es legal”, aclaró.

Con todo, el responsable vecinal reconoce la actitud dialogante del Ayuntamiento y su voluntad de acercar posturas entre los residentes y la constructora del polígono para tratar de solucionar los problemas de movilidad y de contaminación ambiental y acústica en la zona.

“El Ayuntamiento”, explicó Pérez Quintana, “ha admitido que el futuro funcionamiento de la planta logística supone problemas de movilidad y que las quejas de los vecinos están justificadas. También ha apostado por la conexión con la M-40, aunque sea difícil, y ha convocado la reunión de después de Semana Santa con la constructora”.

“Todo el mundo se va a retratar”

Respecto a ese encuentro, el responsable de Urbanismo de la FRAVM dijo que los vecinos están algo más confiados, pero siguen “con la mosca detrás de la oreja”. En este sentido, señaló que la reunión servirá para aclarar muchas dudas y desmentir rumores. “Ahí todo el mundo se va a retratar”, concluyó.

Desde hace casi un año, la empresa valenciana Pavasal está trabajando en la edificación del Parque de Actividades Logísticas Madrid M-40 (PALM40), que se levantará en unos terrenos situados en la calle Eduardo Barreiros, entre Villaverde, la Ciudad de los Ángeles y Orcasitas, y se convertirá en la mayor planta de este tipo en la ciudad de Madrid.

La parcela, en la que se instalarán Amazon y otras empresas de venta por internet, está situada a 8 kilómetros de la Puerta del Sol y a 19 kilómetros del aeropuerto de Barajas. Consta de 152.172 metros cuadrados y está muy bien conectada con la M-40, la carretera de Madrid-Toledo (A-42) y la carretera de Andalucía. Igualmente, por sus proximidades discurren varias líneas de autobuses de la EMT y cuenta con paradas de Metro y de Cercanías de Renfe.

Más noticias en Política y Sociedad