Público
Público

Amazon Los vecinos ganan la primera batalla al proyecto de la macroplanta logística de Villaverde

Los vecinos han ganado la primera batalla al proyecto de construcción de la planta logística PALM-40, que ha quedado en el aire después de que el pleno del Ayuntamiento de Madrid haya instado al Área de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) a que elabore un Plan Especial de Control Urbanístico Ambiental de Usos.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Boceto de la planta logística de Villaverde (PALM-40). | Pavasal

Desde hace varios meses, los vecinos de Usera y Villaverde han participado en diferentes movilizaciones contra la puesta en marcha del Parque de Actividades Logísticas Madrid M-40, por lo graves problemas de congestión de tráfico y contaminación acústica y atmosférica que va a generar, en una zona en la que viven cerca de 30.000 personas.

La parcela, situada en la calle Eduardo Barreiros, tiene más de 152.000 metros cuadrados y en ella está previsto que se instalen grandes empresas de venta por internet, como Amazon. Situada a 8 kilómetros de la Puerta del Sol y a 19 kilómetros del aeropuerto de Barajas, está muy bien conectada con la M-40, la carretera de Madrid-Toledo (A-42) y la carretera de Andalucía. Igualmente, por sus proximidades discurren varias líneas de autobuses de la EMT y cuenta con paradas de Metro y de Cercanías de Renfe.

En el pleno de este miércoles, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Madrid votaron a favor de una proposición del PSOE que insta al Área de Desarrollo Urbano Sostenible a “proceder a la paralización inmediata, con carácter temporal, de las obras en marcha, en tanto no se aclaren todas las circunstancias relacionadas con este proyecto, en lo relativo al cumplimiento de la Normativa del Plan General y la legislación sectorial de referencia”.

La edil Mercedes González fue la encargada de defender la propuesta, que también incluye la formulación, previa a la concesión de la licencia de obras para la edificación de las naves de la planta logística, de un Plan Especial de Control Urbanístico Ambiental de Usos que “habilite a desarrollar las medidas necesarias para minimizar los impactos y afecciones medioambientales a los vecinos del entorno”.

El texto aprobado concluye con la “convocatoria urgente de una Mesa de Diálogo con los representantes vecinales, con el fin de aclarar todas las circunstancias relativas a estas obras, y establecer, de forma consensuada, las medidas necesarias para minimizar las graves afecciones generadas a los ámbitos residenciales”.

Vista aérea de la zona donde estará ubicado el polígono. | Pavasal

El presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Quique Villalobos, ha declarado a este diario, tras conocer la decisión del pleno, que “estamos muy satisfechos con la proposición que se ha aprobado en el pleno del Ayuntamiento, y que es fruto de la presión del movimiento vecinal. Ahora esperamos que, cuanto antes, sea ejecutada por el Área de Desarrollo Urbano Sostenible. Es decir, que paralice las obras hasta tener aprobado un plan de control de usos y que convoque una mesa de diálogo con las asociaciones vecinales”.

Centros generadores de empleo

“Consideramos esencial para el reequilibrio territorial de la ciudad”, añadió Villalobos, “que en el sur de Madrid se instalen centros generadores de empleo, pero esto no justifica que las cosas se hagan de cualquier manera. Sin un plan de movilidad adecuado, que evite que los camiones y furgonetas de la nueva planta logística colapsen las arterias principales del entorno, la vida de las miles de familias que allí residen se puede tornar insoportable”.

La proposición municipal salió adelante apenas 16 horas después de que centenares de personas se manifestara en Villaverde para exigir, precisamente, soluciones a los problemas de movilidad y contaminación atmosférica y acústica que, a su modo de ver, generará la actividad de la PALM-40.

Los colectivos vecinales demandan un acceso directo a la M-40 o la reubicación de la planta logística en un lugar menos residencial

“Tras el éxito de la marcha y la resolución del pleno, ahora esperamos que el Área de Desarrollo Urbano Sostenible proceda cuanto antes a paralizar las obras y a elaborar el plan de usos aprobado”, ha manifestado Vicente Pérez Quintana, responsable de Urbanismo y Vivienda de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM).

El pasado 22 de marzo, los vecinos mantuvieron una reunión con el delegado del área de Desarrollo Urbano sostenible, José Manuel Calvo, en la que éste les avanzó que su departamento trabaja en la redacción de un plan de movilidad para la nueva infraestructura, que quiere situar las entradas y salidas de vehículos en la calle Eduardo Barreiros, una vía que a diario cuenta con un tráfico intenso.

Frente a esta propuesta, los colectivos vecinales demandan un acceso directo a la M-40 o la reubicación de la planta logística en un lugar con un volumen menor de viviendas. Los terrenos en los que se levantará el PALM-40 se hallan rodeados de pisos y los vecinos calculan que sus movimientos afectarán de manera directa a unas 30.000 personas residentes.

Más noticias en Política y Sociedad