Público
Público

Isabel Díaz Ayuso Ayuso asume ahora la censura parental de Vox y descoloca a Ciudadanos

La presidenta de la Comunidad de Madrid asegura que entiende que "haya padres que no quieran que sus hijos estén en talleres sobre acoso o LGTBI": "Los padres pueden elegir que sus hijos vayan a esas charlas", ha admitido este jueves.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d) conversa con la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio durante un receso del pleno de la Asamblea de este jueves sobre igualdad, autodeterminación de género o los presupuestos de 202
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d) conversa con la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio durante un receso del pleno de la Asamblea de este jueves sobre igualdad, autodeterminación de género o los presupuestos de 2021. Fernando Alvarado / EFE

Con los presupuestos regionales pendientes de aprobación cada gesto cuenta. La débil situación parlamentaria del Ejecutivo que preside Isabel Díaz Ayuso —que gobierna con Ciudadanos, pero sin mayoría— es el principal motivo por el que no se ha hecho público ningún dato concreto del proyecto, a la espera de las correcciones que pueda aportar Vox. La presidenta madrileña ha querido escenificar su acercamiento a la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, con un desayuno compartido que no ha pasado desapercibido a las cámaras  y con una declaración que ha vuelto a desconcertar a Ignacio Aguado.

En este caso el punto de fricción ha sido el llamado "pin parental". El partido ultra propone una suerte de censura parental, que consiste en darle a una familia el poder de vetar actividades educativas complementarias en los colegios e institutos, como por ejemplo, charlas de sexualidad, de hábitos saludables y celebración de efemérides. La formación pone el foco en las charlas y talleres sobre la identidad de género, feminismo o diversidad LGTBI, y quieren dotar de un instrumento legal para que los padres impidan que sus hijos las reciban.

Tanto la presidenta madrileña como el vicepresidente se han negado en múltiples ocasiones a aplicarlo bajo la premisa de que en los centros madrileños "no hay adoctrinamiento" ni "nadie ha emitido ninguna queja" sobre este tema. Es más Ayuso le dijo hace un año a Monasterio que en Madrid no se impartía "zoofilia en las aulas". "Aquí no hay adoctrinamiento por más que HazteOir les esté haciendo el trabajito por las redes sociales", espetó.

Sin embargo, ahora Ayuso asegura que entiende que "haya padres que no quieran que sus hijos estén en talleres sobre acoso o LGTBI". "Los padres pueden elegir que sus hijos vayan a esas charlas. Y habrá otros que decidan que no es así", ha manifestado este jueves en el Pleno. Unas palabras que han alertado a Ciudadanos; los naranjas aseguran que no darán "ni un paso atrás" en esta cuestión. 

Vox 'recupera' la censura parental como medida estrella

La censura parental en la escuela estaba fuera del debate público después de que el curso pasado el Tribunal Superior de Justicia de Murcia suspendiese de manera cautelar la instrucción del Gobierno de Fernando López Miras (PP) para evitar que algunos estudiantes recibieran la misma educación que el resto de sus compañeros. Ahora Vox lo ha vuelto a poner en primera línea del debate político en las autonomías en las que PP y Ciudadanos dependen del partido de Santiago Abascal para sacar sus cuentas, entre las que está Madrid.

"Entiendo que las familias se preocupen y no pienso criticar a Vox como hacen ustedes", le respondía al portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, a propósito de este veto. "Opino que hay una serie de asignaturas que no se pueden modificar pero sí se puede dar más información a los padres para que decidan si quieren que estén en ese colegio o no".

Fuentes de presidencia de la Comunidad de Madrid niegan que Ayuso esté asumiendo los planteamientos de la ultraderecha y señalan que "está dispuesta a seguir avanzando en una alternativa al pin" y que lo único que plantean es que haya una mayor "planificación de la actividades complementarias y extraescolares para que las familias tengan la información con antelación".

En Ciudadanos, sin embargo, se muestran más tajantes: "No cabe ni un paso atrás. Mientras Aguado sea vicepresidente no va a haber en Madrid pin parental", aseguran a Público. El dirigente de Cs señaló el lunes que su formación no iba aceptar ningún recorte "que tenga que ver con la lucha contra la violencia de género ni que afecten al colectivo LGTBI".

La relación con Vox tensa la coalición

No es la primera vez que se producen choques entre Ayuso y Aguado a propósito de Vox, unos desencuentros que ya se venían arrastrando desde los inicios de la coalición. El vicepresidente ha tenido que ceder en muchas ocasiones, la última cuando asumió que Monasterio era la única opción que contemplaba el PP para sacar los presupuestos adelante, pese a que durante unos meses insistió en priorizar al PSOE y cuando el PP se negó a cesar a la gerente del hospital Príncipe de Asturias tras sugerir que a los pacientes de covid-19 se les deberían quitar los móviles.

Desde Cs protestan a menudo de que los populares actúan como si tuvieran mayoría absoluta, mientras que, en el lado contrario, Ignacio Aguado ejerce un papel de espectador en el gobierno que vicepreside. "Algunos tienen que entender que las mayorías absolutas acabaron, que forman parte de un Gobierno de coalición donde los socios no son socios sometidos ni sumisos, sino que hay un partido propio con visión propia, y más en mitad de una pandemia",  dijo recientemente el dirigente de Ciudadanos en RNE, tras una nueva desautorización por parte de Ayuso.

Más noticias de Política y Sociedad