Público
Público

Bebés robados "Es una vergüenza que después de 40 años de democracia las madres sigamos peleando por encontrar a nuestros hijos"

 La presidenta de la Asociación por la Lucha de Madres por Bebés Robados de Andalucía, María Bueno, denuncia que hasta la fecha no exista ni una sola detención y muy pocas imputaciones por el caso de los bebés robados en España, según explica en una entrevista al programa radiofónico La Pizarra.

Imagen de archivo de una manifestación de SOS Bebés Robados. EFE/Chema Moya
Imagen de archivo de una manifestación de SOS Bebés Robados. EFE/Chema Moya

público

Durante la Nochebuena de 1981, María Bueno no podría haber imaginado que su hija recién nacida se convertiría en una bebé robada. La madre se encontraba en el hospital gaditano de La Línea de la Concepción cuando su médico le explicó que su hija acababa de fallecer. "No pude ver a mi bebé cuando salí del hospital, entonces era imposible que una mujer recién parida pida ver a su bebé muerto. Además, era madre soltera y en esa época estábamos absolutamente estigmatizadas", denuncia la madre en una entrevista al medio radiofónico La Pizarra. No fue hasta 2001, cuando se dio cuenta que no había registros de su hija en el cementerio ni en el hospital, que denunció la desaparición de la pequeña y que comprendió que su caso no era el único.

Actualmente, la búsqueda de su hija ha llevado a María Bueno a convertirse en la presidenta de la Asociación por la Lucha de Madres por Bebés Robados de Andalucía (ALUMBRA) y del foro internacional Te Estamos Buscando. "Es una vergüenza que después de 40 años de democracia las madres sigamos peleando por cosas tan básicas como encontrar a nuestros hijos. La impunidad es una tortura constante", denuncia Bueno. "Me marché del hospital destrozada creyendo que mi hija había muerto y dejé de hablar durante seis meses. Aquello lo guardé en alguna parte donde se guardan las cosas que duelen", recuerda.

En España, se estima que hasta 300.000 niños y niñas fueron separados de sus familias en hospitales y clínicas o en procesos de adopción irregulares entre 1938 y 1990. Trece años después de que se aprobara en el Congreso de los Diputados la Ley de Amnistía (1977), que amparaba una amplia gama de delitos cometidos durante la dictadura franquista, continuaba habiendo casos de bebés robados en los primeros años de la democracia española. Y hasta la fecha no existe ni una sola detención y muy pocas imputaciones.

El robo de bebés está considerado como un delito de "lesa humanidad" y, por lo tanto, no prescribe. Por este motivo, el juez Baltasar Garzón incluyó la trama de bebés robados en su causa contra el franquismo por crímenes contra la humanidad: 250 familias pusieron una denuncia colectiva en 2012. Además, el caso también ha sido denunciado ante la ONU.

El caso de María Bueno está archivado por prescripción. Sin embargo, insiste en que continuará buscando a su hija, aunque ya no tenga esperanzas. "Espero me devuelvan a mi hija, viva o muerta. Después de diez años de lucha no tengo esperanzas, solo tengo fuerzas y agallas para pelear porque me nace desde las entrañas, parí una hija, soy su madre y necesito saber de ella, saber su historia y recomponer la mía".

Las Abuelas de Plaza de Mayo 

En Argentina, la organización Las Abuelas de Plaza de Mayo consideran que unos 500 niños nacieron en cautiverio durante la dictadura y sus identidades fueron sustraídas. Esta organización impulsa la búsqueda y recuperación de los mismos y cuenta con un banco de ADN donde más de 300 familias han depositado sus datos. Desde su creación en 1977 y hasta junio de 2019 se ha podido restituir la identidad de 130 nietos desaparecidos.

Al igual que el caso de los bebés robados en España, el caso argentino también ha sido denunciado ante la ONU. Aunque se estima que en el caso español el número de niños desaparecidos podría ser hasta diez veces mayor. 

Más noticias de Política y Sociedad