Público
Público

Exclusiva de Público

Cabo Domínguez, líder de Militares con Futuro "Hay que mejorar la atención psicológica y actualizar los protocolos contra el acoso laboral en el Ejército"

Público entrevista al secretario general de la nueva asociación Militares Con Futuro, recién registrada ante el Ministerio de Defensa, la primera que defiende la necesidad de conceder a los integrantes de las Fuerzas Armadas plenos derechos sindicales y políticos como el resto de los ciudadanos, a imagen de los países más avanzados de Europa.

El cabo del Ejército de Tierra y secretario general de la asociación profesional Militares Con Futuro, Marco Domínguez.
El cabo del Ejército de Tierra y secretario general de la asociación profesional Militares Con Futuro, Marco Domínguez. Público

Con sólo 35 años, el cabo de Tierra (Arma de Ingenieros), Marco Domínguez está revolucionando la vida interna del Ejército con su nueva asociación Militares con Futuro, recién inscrita en el Registro de Asociaciones Profesionales de Miembros de las Fuerzas Armadas (RAPFAS), del Ministerio de Defensa, porque su aspira a que se reconozcan las libertades sindicales y políticas de los militares.

Hace ya varios años que Domínguez fundó ese colectivo, del que ahora es secretario general tras convertirse en asociación profesional, para asistir a los militares en cuestiones de normativa de personal y ayudarles a resolver sus dudas y problemas internos. Pero ahora inicia una nueva etapa y asegura que "en la puesta en marcha de la organización hay personas de las tres escalas: tropa, oficiales y suboficiales. Porque entendemos que la mayoría de los problemas afectan a las tres escalas y debemos dar soluciones a través de un proyecto integral de carrera militar".

"No creemos en el corporativismo de una sola escala", subraya este militar, que ingresó en el Ejército en 2006. "Necesitamos implicar a los más de 120.000 militares en un proyecto común. Si queremos mejoras laborales, no lo conseguiremos prescindiendo de la mitad de nuestros compañeros".

¿Por qué es necesaria en el Ejército una asociación como Militares con Futuro?

Somos los trabajadores públicos con las peores condiciones laborales. Miles de compañeros van a terminar en la cola del paro con 45 años después de décadas de servicio; las retribuciones de miseria obligan a muchos a tener dos trabajos; la inexistencia de regulación de las horas extra que realizamos totalmente gratis; el destrozo que están haciendo en la escala de suboficiales… Estos son sólo algunos ejemplos de por qué hace falta pasar de la indignación a la organización para mejorar nuestra carrera profesional.

"Los militares somos los trabajadores públicos con las peores condiciones laborales"

Creemos que es el momento de poner freno al abuso laboral al que estamos sometidos. Es hora de defender los intereses de los trabajadores militares de una forma efectiva, sin dejarnos engañar por promesas de estudios, comisiones e informes que finalmente no conducen a nada.

¿Qué servicios e iniciativas piensan acometer para ayudar a los militares que se afilien con ustedes?

Una asociación profesional tiene dos dimensiones, la reivindicativa y los servicios al socio. Desde el punto de vista reivindicativo, vamos a visibilizar los problemas de los trabajadores militares por todas las vías posibles, desde los medios de comunicación hasta el Congreso de los Diputados. La reforma de las Fuerzas Armadas tiene que estar en el debate social, porque los problemas que no se ven no existen y es fácil ignorarlos a lo largo de los años, que es lo que está ocurriendo. Utilizaremos todos los métodos legales disponibles para mostrar la precariedad laboral en los cuarteles, y desde luego denunciaremos públicamente cualquier tipo de abuso que se produzca.

"Se produce una gran indefensión si el militar no cuenta con respaldo jurídico para hacer valer sus derechos"

La atención al socio es la otra parte fundamental de nuestra organización. Contamos con los mejores letrados especialistas en Derecho Militar para garantizar la tranquilidad de nuestros asociados en el puesto de trabajo, sabiendo que tienen detrás a un equipo técnico competente que protege sus intereses. Porque además de tener derechos reconocidos sobre el papel, en ocasiones es necesario un asesoramiento y respaldo profesionales para poder ejercerlos si te los niegan arbitrariamente. Cuando sufres una injusticia muchas veces te quedas paralizado sin saber qué hacer y aún teniendo toda la razón del mundo, te ves obligado a reclamar tus derechos por escrito. Aquí es donde se produce una tremenda indefensión si el militar no cuenta con un respaldo jurídico. El asociado a Militares Con Futuro ante cualquier incidente solo tiene que contactar con nuestros servicios administrativos y nosotros nos encargamos de todo.

Ustedes defienden la necesidad de legalizar los sindicatos militares. ¿El sindicalismo puede llegar a ser incompatible con la disciplina militar?

El ejercicio de derechos constitucionales por parte de los militares, lejos de poner en peligro la democracia o de inducir a la disolución del principio de disciplina y jerarquía en las Fuerzas Armadas, contribuye a que los militares tengan una mayor identificación y respeto por el sistema constitucional al que sirven y por el que deben hacer los mayores sacrificios. Son varios los países en nuestro contexto europeo, como Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Bélgica, etc., donde los militares gozan de más derechos fundamentales que los militares españoles (derecho de sindicación, derecho de afiliación a partidos, derecho de negociación de sus condiciones laborales y plenos derechos de reunión, manifestación o libertad de expresión, equiparables a los demás ciudadanos de sus países) y nadie duda de que sus ejércitos funcionan con alta cohesión, disciplina, profesionalidad y eficacia.

"No es lógico que se prive de derechos constitucionales a los que tienen como misión defenderlos con la propia vida"

No cabe en ninguna lógica que a aquellos que tienen como misión garantizar el ordenamiento constitucional se les prive de derechos constitucionales que defienden hasta con su propia vida si fuera necesario. Por consiguiente, ya es hora de otorgar al militar español, al ciudadano de uniforme, la ciudadanía plena. Así, se integraría en la misma sociedad de bienestar social que disfrutan el resto de los ciudadanos, acabando con las situaciones de discriminación que todavía se mantienen.

¿Por qué protestan por la temporalidad en las Fuerzas Armadas, como la jubilación forzosa a los 45 años, si ya conocían las condiciones desde el momento de alistarse?

Desde Militares Con Futuro entendemos que la alta temporalidad es un lastre para las condiciones de vida de miles de profesionales y para la propia operatividad de las Fuerzas Armadas, que pierden con los despidos un capital humano insustituible. Además, rechazamos que existan leyes diferenciadas para los militares según su categoría, ya que supone una clara segregación, reflejo del arcaico modelo de nuestras Fuerzas Armadas.

Aun así, los afectados tuvieron muchos años para estudiar y ascender…

Los motivos para defender la alta temporalidad y los despidos a los 45 bailan en torno a tres principales argumentos: "Haber estudiado", "ya lo sabías cuando entraste" y "en la mili no puede haber tropa vieja". Pero la realidad desmonta fácilmente estos tres argumentos. En lo relativo a los estudios, muchos compañeros una vez en la Fuerzas Armadas no han podido progresar. El trabajo diario, la vida militar, las misiones, las "necesidades del servicio", el subjetivo IPEC [sistema de evaluación interno], las condiciones particulares o las obligaciones familiares de muchos, no les han permitido dedicarse a los estudios con opciones para la promoción interna, para preparar la "permanencia" o para cualquier otra salida.

"La ley establece el derecho a promoción profesional y no se cumplen las medidas de reincorporación al mercado laboral"

Además, ¿todos los militares de tropa que entran tienen que promocionar a suboficiales u oficiales? ¿Por qué, si ya se aprobaron unas oposiciones, no se puede seguir, si se desea, siendo tropa experimentada y cualificada? Con respecto a "ya lo sabías cuando entraste", se está omitiendo que la ley también dice que había derecho a la promoción profesional (Art. 15 y 16 LTM) y no la actual carrera de obstáculos, que no se cumplen las medidas para reincorporación al mundo laboral que dice la Ley no se realizan (Art. 21 LTM), que SAPROMIL [programa de Defensa para que los militares se incorporen al mercado laboral civil] no funciona, que no se están dando títulos profesionales que reconozcan la experiencia ni capacitando laboralmente antes del despido o que no se dan salidas ni a la administración pública ni a la empresa privada. Y las leyes están para cumplirlas en su conjunto, no sólo una parte. Además, ¿las leyes no cambian? ¿Por qué no puede haber una nueva ley? Y, por último, en lo referente al envejecimiento del personal de tropa, hay un error de concepto propio de visiones arcaicas.

Hoy en día contamos con unas Fuerzas Armadas del siglo XXI, modernas, tecnificadas y mecanizadas. Las doctrinas actuales nos muestran que por cada puesto operativo se precisan ocho componentes más con misiones tanto logísticas como administrativas. En las FAS contamos con una gran variedad de especialidades fundamentales y complementarias, así como personal apto con limitaciones, para llevar a cabo el desarrollo de nuestra doctrina y poder cumplimentar las misiones que nos otorgan. Sólo es necesaria una gestión de personal eficiente. Estos límites de edad no existen en otros cuerpos armados como la Policía o la Guardia Civil. Tampoco en los bomberos que realizan un gran esfuerzo salvando vidas. Por tanto, en nuestro objetivo por acabar con la precariedad, la alta temporalidad y la búsqueda de un trato profesional al conjunto de los militares, aspiramos a una nueva y única ley de carrera, acorde a nuestros tiempos y que incluya a todos los Cuerpos, Escalas y Empleos.

¿Van a trabajar también sobre los problemas del acoso laboral y los suicidios en el Ejército?

Las Fuerzas Armadas son una estructura muy jerarquizada, basada en una estricta disciplina y con pocas vías de participación. Estas condiciones crean un ambiente propicio para que surjan casos de frustración, de estrés o incluso de acoso laboral. Si a este clima agregamos los problemas de conciliación, la movilidad geográfica, las exposiciones al peligro y la participación en misiones internacionales conflictivas, se multiplican las condiciones favorables para trastornos ansioso-depresivos e incluso trastornos por estrés postraumático. Por tanto, podemos definir al profesional militar como un colectivo con riesgo elevado de sufrir patologías psíquicas incluidas las tentativas de suicidio.

"Hay que mejorar la atención psicológica y actualizar los protocolos contra el acoso laboral"

Entre otras medidas, debemos mejorar la atención psicológica y actualizar los protocolos contra el acoso, para mejorar su eficacia. Tenemos que facilitar el acceso público a datos estadísticos sobre bajas psicológicas y suicidios en las FAS, con el fin poner en marcha protocolos y medidas de actuación preventiva que sean verdaderamente eficaces.

Últimamente han salido muchas informaciones sobre la presencia de núcleos de extrema derecha en las Fuerzas Armadas. ¿Tienen ustedes constancia de que eso es una realidad?

Nos preocupan enormemente las informaciones aparecidas en medios de comunicación y de demostrarse que hay grupos de odio activos, deben responder de las posibles responsabilidades disciplinarias y penales.

En nuestro programa recogemos la necesidad de denunciar cualquier tipo de discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Y nuestros estatutos recogen que uno de nuestros fines es confrontar legalmente aquellas manifestaciones o acciones contrarias a los valores constitucionales que surjan desde el seno de las Fuerzas Armadas. La defensa de la democracia está en nuestro ADN.

Desde el Mando Operativo del Estado Mayor se ha acusado de cobardía a los denunciantes anónimos de ultras en el Ejército. ¿Qué opinión les merece esa política de persecución de alertadores desde la Inteligencia de las Fuerzas Armadas?

La Directiva de la Unión Europea 2019/1937 obliga a los Estados a proteger a los denunciantes. Es evidente que si los militares recurren al anonimato para denunciar irregularidades es porque los cauces establecidos dentro de las Fuerzas Armadas están fallando. La Directiva de la UE tiene como objetivos establecer canales eficaces y confidenciales de denuncia y proteger a los alertadores frente a posibles represalias de su organización. Esto no se ha hecho.

Nuestra organización servirá como altavoz para terminar con esas irregularidades y denunciaremos cualquier práctica abusiva que se produzca.

Más noticias