Público
Público

Caja B del PP Se reanuda el juicio por la reforma de la sede del PP con expectación por la declaración de Bárcenas

Tras su paso como testigo en la causa 'Púnica', que investiga al PP de Madrid, el extesorero del PP se enfrenta a su propio juicio por la reforma con dinero negro de la sede del PP. Las acusaciones populares esperan que dentro de las tres cajas con pruebas que Bárcenas afirma que le guarda un amigo exista documentación que acredite los sobresueldos opacos a los dirigentes del partido.

El extesorero del PP Luis Bárcenas durante el juicio por la presunta caja 'b' del PP
El extesorero del PP Luis Bárcenas durante el juicio por la presunta caja 'b' del PP, el pasado 8 de febrero  Pool

El juicio por el uso que se que dio a la llamada caja B del PP se reanuda este lunes, tras la mejoría de la covid de uno de los acusados, el exgerente del partido Cristóbal Páez. La expectación es máxima por la declaración que realice Luis Bárcenas, acusado de los presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad documental y contra la Hacienda Pública, y para quien el fiscal pide cinco años de prisión por, entre otras cosas, la reforma de la sede del PP con dinero negro. Tras su declaración como testigo en la causa 'Púnica', el pasado 24 de febrero, en la que arremetió contra el PP madrileño cuando estaba presidido por Esperanza Aguirre, se espera del extesorero del PP más munición en esta vista oral, en la que testificarán los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy y casi todos los pesos pesados del partido durante los mandatos de ambos.

En el banquillo de los acusados, acompañan al extesorero Cristóbal Páez, que se enfrenta a un año y medio de prisión; dos socios y una empleada de Unifica, la constructora que llevó a cabo las obras; y el Partido Popular, como responsable civil subsidiario de los delitos de los que se acusa a los investigados.

Bárcenas relató en su escrito de colaboración con la Fiscalía Anticorrupción que "en 2008 existían unos ingresos anotados en la contabilidad paralela de algo más de un millón de  euros, de los que 900.000 euros se destinaron a la remodelación de la sede de Génova". El abogado defensor de Bárcenas, Gustavo Galán, desinfla las expectativas sobre nuevas revelaciones, ya que asegura que la información "relevante" que posee el extesorero para esta vista oral ya la desveló en su declaración de julio de 2013 ante el juez Ruz; además el letrado incide que buena parte de las pruebas desapareció en el robo que sufrió Bárcenas en el estudio de su esposa de un material "ingente" sobre la contabilidad en B del partido, en el marco de la operación 'Kitchen' de espionaje con fondos reservados desde el Ministerio del Interior.

Sin embargo, en la declaración que prestó Luis Bárcenas, el pasado 24 de febrero, ante el García-Castellón en el marco de la causa 'Púnica', desveló que aún guardaba tres cajas con documentación que afecta al PP. Así que crecen las esperanzas por parte de los letrados de las acusaciones populares de que se pueda demostrar con facilidad los sobresueldos con dinero negro para dirigentes del partido u otros usos del dinero donado por empresarios para obtener a cambio adjudicaciones públicas. "Creo que sí, que aportará nuevas pruebas, quizá no en esta causa de la reforma de la sede nacional, pero sí en la que se está aún instruyendo sobre los donativos de constructores al PP", dice uno de los letrados.

En este sentido, señalan varias acusaciones populares que "alguno de los veinte empresarios señalados por sus donaciones podrían ser procesados tras las pruebas que aporte Bárcenas, a raíz de su voluntad de colaborar con la Justicia".

 Por otra parte, en la declaración ante el juez de la causa 'Púnica', Bárcenas demostró un conocimiento amplio y nítido del sistema empleado presuntamente por el PP de Madrid para blanquear los donativos de constructores, que no eran comunicados al Tribunal de Cuentas, como es preceptivo. "Era habitual en campaña que recibiesen donativos en efectivo y que los entregasen a la sede central del partido. La sede central se quedaba con esos donativos y le hacía una transferencia desde los fondos oficiales de la sede central a la regional. [Esto se hacía] porque no podían pagar determinados conceptos en efectivo y querían que el dinero se reflejase en las cuentas bancarias y contables de la sede regional del partido --sostuvo Bárcenas--. Podemos estar hablando en una campaña electoral de carácter autonómico de unos 300.000 o 400.000 euros en efectivo".

Más noticias de Política y Sociedad