Público
Público

Campaña sobre el consumo de carne Montero defiende el papel del sector cárnico y resta importancia a la polémica sobre la campaña de Garzón

La ministra portavoz del Gobierno asegura que se "ha exagerado" la polémica sobre la campaña contra el consumo excesivo de carne y dice que "la sociedad es madura y toma decisiones individuales que le permiten preservar su salud".

María Jesús Montero
La ministra Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, este viernes en La Moncloa. J. J. Guillén / EFE

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha optado por bajar un pistón en el frente que este jueves se abrió en el seno del Gobierno a raíz de la campaña del Ministerio de Consumo contra el consumo excesivo de carne. Después de que tanto el presidente del Ejecutivo, como el ministro de agricultura y algunos barones autonómicos socialistas cargaran contra la campaña de Alberto Garzón, Montero ha optado por restar importancia a estas críticas, aunque ha insistido en poner en valor al sector cárnico español.

"Yo creo que se ha exagerado", ha asegurado durante una rueda de prensa ofrecida desde La Moncloa para dar cuenta de la reunión mantenida este viernes entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y Pedro Sánchez. La ministra Portavoz ha puesto en valor al sector cárnico y a la ganadería, "especialmente en el mundo rural".

Después de que el ministro de Consumo hablara de las problemáticas y de la huella ecológica de la ganadería intensiva (para hacer una defensa de la ganadería extensiva y sostenible), Montero ha defendido que "existen condiciones para el bienestar animal y la seguridad alimentaria que existe en nuestro país que nos permiten garantizar que nuestros productos gozan de los máximos estándares de calidad".

Eso, ha proseguido la portavoz del Ejecutivo, "es compatible con llevar una dieta saludable, y con la dieta mediterránea. Todo hay que consumirlo con moderación, mucho más los alimentos que al consumirlos forman parte de nosotros mismos".

La ministra ha defendido que en España hay "una sociedad madura que toma decisiones individuales que le permiten preservar su salud". La campaña de Consumo, que pedía reducir el consumo excesivo de carne y apostar por dietas saludables, como la mediterránea, llegó a causar una notable indignación en la parte socialista del Gobierno y también en el partido, desde donde se acusaba a Garzón de no medir el impacto de sus palabras en el sector cárnico y de no comunicar en el seno del Ejecutivo la realización y difusión de esta campaña.

Hace apenas unos meses, Pedro Sánchez presentó la estrategia España 2050, un informe que recoge las directrices para que España sea uno de los países más avanzados en un plazo de 30 años, y en el que se recogía la problemática española con el consumo excesivo de carne.

Más noticias