Público
Público

Catalunya Cargas policiales y disturbios en Catalunya tras la detención de Puigdemont

Aunque la jornada de protesta convocada por los Comités de Defensa de la República, la ANC y Òmnium Cultural ha transcurrido con normalidad, al final de la tarde frente a la Delegación de Gobierno se han producido enfrentamientos entre manifestantes y Mossos d'esquadra, con un centenar de heridos y nueve detenidos.

Publicidad
Media: 3
Votos: 12

Miembros de los Mossos d´Esquadra impiden el paso de manifestantes en las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en Cataluña, donde centenares de independentistas tratan de desbordar el cordón policial en protesta por la detención del expresidente catalán Carles Puigdemont. . EFE/ Enric Fontcuberta.

Más de 56.000 personas se han manifestado este domingo por el centro de Barcelona hasta el consulado de Alemania convocados por la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC) en contra de la detención de Carles Puigdemont, y un millar lo ha hecho en las inmediaciones de la Delegación del Gobierno, convocados por los Comités de Defensa de la República (CDR).

Los Mossos d'Esquadra han detenido a nueve manifestantes por los incidentes en una jornada de protestas y cortes de carreteras, en las que un centenar de personas han resultado heridas leves durante las manifestaciones en Barcelona, Lleida y Tarragona. 

En concreto, según señala el Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) en su cuenta de Twitter, en Barcelona han atendido a 92 heridos leves, entre ellos 23 agentes de los Mossos, y uno menos grave, mientras que en Lleida se ha intervenido con siete heridos y en Tarragona con uno, todos de carácter leve.

Cinco de los detenidos quedaron a última hora de este domingo en libertad, a la espera de que el juez les cite por su actuación en los incidentes.

Los Mossos también han identificado a varias personas que participaban en las protestas, convocadas por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), entre ellos un agente de la policía catalana que estaba fuera de servicio.

La policía ha cargado varias veces, han disparado salvas y han detenido a tres personas por atentado a la autoridad, después de que algunos de los concentrados, que intentaban rebasar el cordón policial, les han arrojado diferentes objetos.

Sobre las diez de la noche, los Mossos han cerrado la estación de Lleida, para evitar aglomeraciones.

Los participantes en la protesta enarbolaban banderas esteladas y pancartas con lemas como "desobediencia civil" y lanzaban consignas en favor de la libertad de los presos políticos y del expresidente Puigdemont. Además, se han oído llamadas a secundar una nueva huelga general y consignas como "Europa es una vergüenza".

Los manifestantes convocados por los CDR han coincidido en el paseo de Gràcia con otros manifestantes que seguían las llamadas a participar en las protestas realizadas por la ANC (Asamblea Nacional de Catalunya) y Òmnium Cultural. Al finalizar esta movilización los manifestantes se han trasladado hasta la sede de la Delegación del Gobierno en Catalunya donde se han producido los altercados.

La Delegación de Gobierno, blindada

Los Mossos d'Esquadra establecieron un amplio perímetro de seguridad en las calles adyacentes a la Delegación del Gobierno en Catalunya, donde los manifestantes se concentraron. Agentes de la unidad antidisturbios de los Mossos d'Esquadra cortaron la circulación en las calles adyacentes a la sede de la Delegación para impedir el acceso de manifestantes junto al edificio.

Los manifestantes y agentes de los Mossos han forcejeado y varios manifestantes empujaron contenedores hacia el cordón policial a lo que los Mossos respondieron con varios golpes de porra, aunque pocos minutos después se restableció la calma. 

Los antidisturbios han cargado y disparado salvas para evitar que los manifestantes, que les arrojaban objetos, rebasaran el cordón policial

Los Mossos d'Esquadra han detenido a nueve manifestantes por los incidentes en los alrededores de la delegación del Gobierno, donde los antidisturbios han cargado y han disparado salvas para evitar que algunos manifestantes, que les arrojaban objetos, rebasaran el cordón policial.

Según fuentes de la policía catalana, los nueve detenidos han sido arrestados por un delito de atentado a la autoridad.

"Huelga general"

Al inicio de las marchas, el diputado de la CUP Carles Riera ha llamado a "parar" Catalunya y a realizar una "huelga general" en contra de la detención del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont en Alemania y la entrada en prisión de exconsellers y diputados catalanes.

A juicio del dirigente de la CUP, la detención del expresident de la Generalitat "demuestra las consecuencias de falta de democracia" en España y "pone un reto democrático a Europa y a Alemania". Ha reclamado la libertad para Puigdemont y los otros dirigentes políticos del "procés" presos y ha abogado por "parar el país" con una "huelga general", iniciando así "un nuevo ciclo de movilizaciones para defender la democracia".

Contra la extradición de Puigdemont

La recién elegida presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha apelado a la opinión pública alemana y a los valores fundacionales de la Unión Europea para que no extraditen a España al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Paluzie ha hecho este llamamiento en el inicio de la concentración convocada esta tarde ante la sede de la Unión Europea en Barcelona, situado en el céntrico paseo de Gràcia, para marchar en manifestación hasta el consulado de Alemania, en el paseo marítimo.

"Apelamos a la opinión pública europea, y especialmente a la alemana, para decirles que confiamos en que no extraditen al president electo para entregarlo a una justicia autoritaria", en referencia a la española. Ha añadido que se ha de tener presente que los delitos que se imputan a Puigdemont pueden suponer una condena de treinta años de prisión, "superior a un homicidio o un asesinato".

Girona y Lleida

Decenas de independentistas se han concentrado hoy también frente a la subdelegación del Gobierno en Girona, donde han pintado de amarillo la fachada del edificio y han descolgado la bandera española, en protesta por la detención del expresidente. Los concentrados han rebasado las vallas de protección con banderas independentistas y pancartas con lemas como "Som República" ("Somos República").

Algunos de los concentrados también se han encaramado a la fachada del edificio para colgar pancartas reivindicativas. Además, han pintado de amarillo -el color con el que los independentistas piden la excarcelación de los políticos presos- la fachada de la sede de la subdelegación, donde también han escrito con letras gigantes el lema "Libertad" y han descolgado del mástil situado frente al edificio la bandera española, por lo que tan sólo permanecen colgadas la catalana y la europea.

Rabia, impotencia, dolor e indignación. Estas eran algunas de las palabras que salían de la boca y del corazón de algunas de las más de 4.000 personas que se han concentrado en Lleida ante la Subdelegación del Gobierno español en protesta por la detención de Puigdemont.

Concentración en Bruselas

En Bruselas, varias decenas de personas también se han manifestado en una concentración convocada por ANC antes de la detención de Puigdemont, junto a la sede de la Comisión Europea. Allí se han portado pancartas con frases como "Liberad a los presos políticos, suficiente silencio UE".

También han visto rótulos con el término "democracia" y a favor de una república catalana, así como banderas esteladas independentistas y de Flandes, la región septentrional de Bélgica con un fuerte sentimiento nacionalista.

Los asistentes han coreado frases como "¡Libertad para los presos políticos!" o "¡Rajoy, criminal!". Uno de los ellos se mostraba con una cinta adhesiva puesta en la boca y otro un traje con de presidiario que representaba a la república catalana.

Más noticias en Política y Sociedad