Público
Público

Caso Tándem Villarejo arremete contra los fiscales del caso Tándem por la abogada de Iglesias

El excomisario declara desde la cárcel sobre la supuesta relación de uno de ellos con la letrada del líder de Podemos.

La exasesora de Pablo Iglesias Dina Bousselham y la abogada Marta Flor. (EFE)
La abogada Marta Flor (a la derecha), junto a la exasesora de Pablo Iglesias Dina Bousselham. / EFE

EFE

El excomisario José Villarejo ha arremetido contra los fiscales del caso Tándem durante la declaración que ha prestado este jueves desde la cárcel y que ha sido su primer encuentro tras la polémica por la relación que uno de ellos mantenía con Marta Flor Núñez, abogada del vicepresidente y líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Se trata de la primera comparecencia judicial de Villarejo desde la publicación de esas informaciones -que han dado lugar a la apertura de una investigación al fiscal Ignacio Stampa-, si bien se ha producido en el marco de una pieza, la número 14, que se encuentra secreta y de la que poco ha trascendido, según ha adelantado Vozpópuli.

El excomisario ha hecho continúas referencias a esas informaciones durante este nuevo interrogatorio, al que han asistido los dos fiscales, pero solo el compañero de Stampa ha puesto voz a las preguntas, según han informado fuentes jurídicas.

Entre otras cosas, el excomisario les ha acusado a ellos y al juez de meter a su familia en el caso Tándem -que investiga las actividades presuntamente ilegales de Villarejo- para presionarle, lo que, ha dicho, le parece tan inmoral "como susurrarle en el oído" a la abogada de Podemos, en referencia a las conversaciones publicadas de un chat de los abogados de la formación morada.

También, ante una pregunta personal, ha respondido al fiscal que le interrogaba: "¿Le pregunto yo las relaciones de su compañero con la señorita Marta Flor?", han trasladado las fuentes.

Además ha destacado que él declara siempre pese a estar secretas las piezas porque a diferencia de los fiscales no tiene nada que ocultar, les ha espetado.

En cuanto a la pieza por la que ha sido preguntado, ha explicado que reportaba a sus superiores policiales, al CNI y superiores políticos de distintos gobiernos.

Ha denunciado además que está recibiendo bastantes visitas atípicas para que no hable de las grabaciones que se hicieron en los reservados que tienen relación con esta pieza.

De esta pieza, la 14, Vozpópuli dice solo conocer que en ellas están incluidas tres matrículas de vehículos,la identidad de un hombre y dos mujeres y la de la empresa Endopack, con sede en Barcelona y dedicada al transporte de mercancías.

Durante el interrogatorio, según las fuentes, Villarejo ha vuelto a insistir en que ha trabajado como servidor del Estado con todos los Gobiernos y que reportaba al exjefe de la Fiscalía Anticorrupción Antonio Salinas, "especialmente de Catalunya", al fallecido fiscal general José Manuel Maza, y a la actual fiscal general, Dolores Delgado, porque, según él, todos ellos conocían su condición de agente de inteligencia.

Como en otras ocasiones, ha atacado al exdirector del CNI Félix Sánz Roldán, al que ha descrito como "el gran lord protector de la Corona", y ha considerado que debe estar preocupado con lo que ha provocado, en alusión a la investigación sobre una cuenta del rey Juan Carlos en Suiza en la que recibió casi 65 millones de euros que después transfirió a otra de su amiga Corinna Larsen.

Ha pedido de nuevo que se levante el secreto de todo el contenido del caso Tándem, para que se conozca lo que "ha montado" Sánz Roldán para darle a él un escarmiento, y le ha acusado de haber puesto en manos de Podemos sin darse cuenta esta causa en la que, ha criticado, se investigan unas partes y otras no.

Ha reiterado que él no era un policía al uso, y que aunque orgánicamente estuviese estructurado en la Dirección Adjunta Operativa (DAO), nadie le conocía. Ha vuelto a relatar que se reunía con sus mandos en bares y cafeterías, y mantenía un despacho en la torre Picasso de Madrid por cuya actividad facturaba abiertamente, algo que, ha expuesto, no podría haber hecho sin conocimiento de los distintos Gobiernos.

Según su versión, su estructura estaba puesta al servicio de la seguridad del Estado, condición que se le puso cuando le pidieron reincorporarse a la Policía en 1993, y fue utilizada en muchísimas operaciones, entre ellas Catalunya.

Más noticias