Público
Público

Chacón, Lozano y Susana Díaz desbaratan las “listas cerradas” de Sánchez

Algunos dirigentes de Ferraz ven una operación contra el líder del PSOE y no descartan nuevas renuncias.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el portavoz del partido en el Congreso, Antonio Hernando, y los diputados socialistas Miguel Ángel Heredia, Isabel Rodríguez (de espaldas) y Carme Chacón (i-d) en sus escaños al finalizar hoy en la Cámara el último pleno de la XI Legislatura, que se verá agotada a los cuatro meses de su inicio por falta de acuerdo político para investir a un presidente del Gobierno. EFE/Paco Campos

MANUEL SÁNCHEZ

MADRID.- Pedro Sánchez no quería tener problemas. Ni nuevas listas, ni nuevo programa electoral, salvo alguna sorpresilla de cara a la campaña. Así lo anunció el pasado martes el líder del PSOE en conferencia de prensa, y el miércoles lo ratificó un acuerdo de la Ejecutiva en el que se proponía al Comité Federal, que se celebrará este sábado, mantener las mismas listas con las que los socialistas concurrieron a las elecciones el 20-D.

Pero, por la vía de los hechos consumados, en menos de 24 horas a Pedro Sánchez se le han desbaratado las “listas cerradas” que buscaba como mal menor, y tendrá que haber cambios sustanciales en puestos importantes.

La misma noche del miércoles se filtró que Carme Chacón renunciaba a ser cabeza de lista por Barcelona. Corrieron mil rumores esa noche, pero la ministra se despachó el jueves con una conferencia de prensa en la que dijo cosas como que se iba por “motivos políticos no relevantes”, pero que seguía a disposición de “sus compañeros” y que no abandona la Ejecutiva Federal del PSOE. Todo ello, para que se interprete lo que se quiera del enésimo adiós de Carme Chacón.

Pocas horas más tardes, la “número cuatro” del PSOE en las listas de Madrid en las pasadas elecciones , la ex diputada de UPyD y fichaje estrella de Sánchez, Irene Lozano, también comunicaba al líder del partido su renuncia. En este caso, hay más motivos personales que políticos, aunque Lozano nunca se ha sentido cómoda entre los socialistas, ni los socialistas se han sentido cómodos con Lozano.

En plena cascadas de renuncias, la presidenta andaluza reivindica a Eduardo Madina, que no fue diputado el 20-D

Y, por si faltaba poco, la presidenta andaluza Susana Díaz hizo también este jueves una defensa encendida de la figura de Eduardo Madina y de la necesidad de contar con él en el proyecto socialista. Hay que recordar que el que fuera aspirante a la Secretaría General del PSOE no consiguió su acta de diputado al ir como “número siete” por Madrid. Es decir, todo sonó a un aviso, de que Díaz quiere que al ahora ”querido Madina” había que garantizarle un puesto de salida. Y todo ello, fue poco después de que Sánchez dijera que su rival para la Secretaría General iba en un “puesto muy digno”.

A esto se suma que tanto Miquel Iceta como Pedro Sánchez, no descartaron que Meritxell Batet encabece la lista del PSC por Barcelona tras la renuncia de Chacón, lo que supondría que también quedaría vacante el “número dos” de la lista de Madrid que encabezó la dirigente socialista el 20-D.

Así las cosas, y a las puertas del Comité Federal, Sánchez no tiene las listas cerradas como pretendía. Debe nombrar a una mujer como “número cuatro” por Madrid o hacer correr las listas entre las féminas y es más que probable que tendrá que contar con la Partido Socialista Madrileño (PSM), que ya estuvo muy sumiso y callado en la confección de las anteriores candidaturas.

Meritxell Batet podría ser el próximo cambio y encabezar la lista por Barcelona, lo que deja vacante el “número dos” por Madrid

Es más que probable que Sara Hernández, la secretaria general del PSM, quiera poner un nombre del socialismo de Madrid. Y ahí se mezclan situaciones que fueron difíciles cuando irrumpió el nombre de Lozano el pasado año. Como son los casos de Luz Rodríguez (que fue desplazada en el último momento a la lista de Guadalajara) o de Ángeles Álvarez, que fue como “número ocho” y era una de las dirigentes que Madrid quería en puestos seguros de salida.

Si, además, Batet se va a Barcelona, Sánchez, también tendrá que proponer una nueva “número dos” por Madrid, aunque esta decisión es más personal del candidato a la Presidencia del Gobierno del PSOE.

En Ferraz no se oculta que no son noticias buenas, aunque creen que los “ajustes” tienen fácil solución. La preocupación mayor está en que algunos dirigentes opinan que esto puede ser una campaña concertada para debilitar a Sánchez y que puede haber más goteo de renuncias en los próximos días.

Y todo ello, si las federaciones no se presentan el sábado en el máximo órgano del partido pidiendo manos libres para confeccionar nuevas listas. El líder del PSOE empieza la campaña electoral, otra vez, en el alambre.

Más noticias de Política y Sociedad