Público
Público

El nuevo PSOE de Pedro Sánchez Ciudadanos imita al PP en sus ataques contra Pedro Sánchez

Los mensajes de ambas formaciones se centran en arremeter contra la defensa de plurinacionalidad del nuevo PSOE y contra los símbolos recuperados como La Internacional o el puño en alto.

Publicidad
Media: 2.40
Votos: 5

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en una de sus reuniones previas al pacto de investidura. Archivo EFE

Junto al PP. Así se ha posicionado Ciudadanos a la hora de valorar el nuevo PSOE de Pedro Sánchez. Ambas formaciones se han mostrado visiblemente enfadadas con el reelegido secretario general de los socialistas y han arremetido, casi con el mismo discurso, contra su defensa de la plurinacionalidad.

“El PSOE ha decidido dar marcha atrás en el tiempo y podemizarse”, sentenció este martes Albert Rivera en una entrevista en RNE. Un mensaje similar al lanzado por la cúpula de Génova el día anterior. “Sánchez tiene complejo podemita”, espetó el número tres de los conservadores, Fernando Martínez-Maillo. Una línea similar siguieron después el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, o, ya el martes, el portavoz del grupo popular en el Congreso, Rafael Hernando: "Sánchez quiere competir con Iglesias en insultos", consideró este último, quejándose del ataque contra el PP.

Ambas formaciones,  PP y Cs, a su vez, pidieron a Carlos Puigdemont que pidiera perdón a las víctimas del terrorismo por sus desafortunadas declaraciones comparándolas con los defensores del proceso independentista, y ambas, también, han aceptado la petición del Govern catalán para defender su proyecto soberanista en el Congreso… siempre que se vote, como ocurrió con el Plan Ibarretxe.

El desafío en Catalunya sirvió tanto a PP como a Ciudadanos para acusar a Sánchez de haberse “radicalizado” y de buscar el voto de la extrema izquierda pareciéndose a podemos y haciendo concesiones a los nacionalistas. Aunque el líder de los socialistas ha dicho claramente que él tampoco permitirá el referéndum, Rivera le acusó de haberse alejado de los “constitucionalistas “ de su partido. Un discurso similar al utilizado por Casado o Hernando, que tildaron a Sánchez prácticamente de ignorante porque, dicen, no puede existir plurinacionalidad y que ésta sea compatible con la soberanía que reconoce la Constitución. "Si no lo tiene claro, debería hacérselo mirar", sentenció el portavoz popular.

Tanto PP como Cs pusieron también como ejemplo de “centro” al PSOE de Felipe González y criticaron con especial dureza que Sánchez haya querido remontarse a una época anterior a la del expresidente con su giro a la izquierda. ”Ha vuelto atrás, lejos de la moderación y el constitucionalismo”, incidió Rivera quien, como Casado, criticó que Sánchez haya recuperado tradiciones socialistas como  la de cantar La Internacional  con el puño en alto en sus actos.

“El movimiento se demuestra andando y no con el puño en alto”, criticó Rivera en una reunión con su grupo parlamentario, en la que pidió al nuevo PSOE que “trabaje” en el Parlamento y se anime a votar con ellos propuestas como la eliminación de aforamienntos, la limitación de mandatos, o el cambio de la ley electoral.

Casado fue más allá. El vicesecretario de Comunicación del PP acusó a Sánchez de disfrazarse de "radicalidad" y criticó que en la clausura del 39 Congreso del PSOE hubiese "muchas banderas preconstitucionales" (dijo, equiparando las banderas republicanas que portaban algunos delegados a las franquistas) "y muy pocas de España", entre otras cuestiones.

Aunque Rivera sigue acusando al Gobierno de Rajoy  de no ser "limpio" y de poner trabas en las ruedas de la lucha anticorrupción, sigue también yendo de la mano de sus socios en otras cuestiones. No sólo ha aprobado sus Presupuestos, sino que dijo estar dispuesto a negociar de nuevo el techo de gasto y las nuevas cuentas de 2018. “Decimos sí a la legislatura. Queremos ganar al pp, pero en las urnas, no en los despachos”, volvió a criticar a Sánchez.

Si ya en el debate de la moción de censura utilizó un discurso similar al del propio presidente de Gobierno en su ataque contra Podemos, en lo últimos días Ciudadanos ha vuelto a imitar el discurso del PP. A veces, rozando incluso la textualidad. "Nosotros le diremos al PSOE que no queremos que España se convierta en Bolivia, igual que decimos a Podemos que no queremos que se convierta en Venezuela", dijo el lunes Casado. "España no se merece que se la quiera hacer competir con Venezuela o Bolivia", repitió el martes Hernando". "Es un error hablar de Bolivia o la exYugoslavia. Nosotros queremos parecernos a Alemania, Estados Unidos, Austria...una nación con su diversidad, pero un país unido", parafraseó Rivera.

Más noticias en Política y Sociedad