Público
Público

La clase política aragonesa se ‘desconfina’ y celebra un acto protocolario en plena pandemia

El Gobierno y las Cortes de Aragón reúnen a una treintena de representantes de varias instituciones para dedicar el día de la comunidad a las víctimas del coronavirus en una decisión que contrasta con la de Castilla y León, que ha suspendido todos los actos del 23 de abril, y con la de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, que han optado por cancelar los del día del libro y la rosa y por un Sant Jordi virtual

Los representantes del Gobierno autonómico y de los grupos parlamentarios de las Cortes mantuvieron la distancia de seguridad durante el acto oficial.
Los representantes del Gobierno autonómico y de los grupos parlamentarios de las Cortes mantuvieron la distancia de seguridad durante el acto oficial.

La clase política aragonesa, o cuando menos varias decenas de sus miembros, se desconfinará este jueves para reunir a varias decenas de sus representantes en la celebración oficial del día de la comunidad, que este año estará dedicada a las víctimas de la pandemia que, por motivos de salud pública, mantiene confinada en sus casas a la población de todo el país.

El Gobierno y las Cortes autonómicas han convocado en la sede de las segundas “un sencillo acto institucional” al que, no obstante, asistirán más de una treintena de personas solo como invitados: once miembros del ejecutivo, cuyo vicepresidente, Arturo Aliaga, del Par, permanece hospitalizado por Covid-19; los cinco miembros de la mesa de la cámara y los portavoces de cada uno de los ocho grupos parlamentarios, a los que se sumarán el Justicia de Aragón, Ángel Dolado; la delegada del Gobierno en la comunidad, Pilar Alegría, y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, mientras los de Huesca y Teruel, Luis Felipe y Enma Buj, no habían confirmado su asistencia.

A esas 27 personas hay que añadirles el personal de intendencia, seguridad, protocolo y comunicación de las instituciones convocantes, el de los invitados y, por último, los trabajadores de Aragón Televisión que se encargarán de la retransmisión del acto, programado para las siete y media de la tarde, y los encargados de la luz y el sonido.

Esa nivel de asistencia resulta llamativo cuando la cámara ha reducido la de los plenos a 16 diputados, más los consejeros que deban comparecer, como medida preventiva para evitar contagios de coronavirus entre los parlamentarios. Son ocho menos de los que integran la diputación permanente.

La convocatoria del acto, que según informó la cámara se celebrará “bajo las más rigurosas normas de seguridad aconsejadas por las autoridades tanto sanitarias como laborales”, contrasta con las decisiones adoptadas por otras instituciones que tienen el 23 de abril marcado de una manera destacada en su calendario, y que, en todos los casos, han optado por suspender las convocatorias tradicionales a la espera, en todo caso, de llevarlas a cado más adelante, una vez el país haya superado la pandemia y salido del estado de alarma.

Sin actos en Castilla y León ni en Barcelona

Así, la agenda del Ayuntamiento de Barcelona solo incluye para este primer Sant Jordi de pandemia una comisión de gobierno a las nueve de la mañana y una comparecencia de la alcaldesa, Ada Colau, ante los medios de comunicación a las 13.00 horas.

Fuentes de la Generalitat de Catalunya explicaron que este 23 de abril no tendrá lugar, tampoco en versión restringida, la tradicional recepción del Pati dels Tarongers, mientras que la jornada de puertas abiertas del Palau se realizará de manera virtual. De la misma manera, la maratón de lectura de poemas tendrá formato telemático y la entrega de las Rosas contra el olvido que cada año hace el president a un grupo de personas de edad avanzada elegidas por esa entidad será sustituida por una videoconferencia.

Por último, la Junta y las Cortes de Castilla y León, comunidad que también celebra su día el 23 de abril, anunciaron hace ya unas semanas la suspensión de todos los actos de esas jornada, que incluyen la simbólica concentración de Villalar de los Comuneros, “ante la crisis provocada por la pandemia” y aunque cuando acordaron hacerlo el estado de alarma únicamente estaba señalado hasta el 12 de abril.

Para Luis Fuentes, presidente de la cámara castellanoleonesa, se trataba de la decisión “más sensata, adecuada y responsable” porque “como es evidente, este es un momento para centrar todos nuestros esfuerzos en luchar contra la propagación del virus y en salvar la vida de nuestros conciudadanos”.

¿Qué pasará el 2 de mayo en Madrid?

El Gobierno de Madrid, por su parte, no se ha pronunciado de una manera oficial sobre si el próximo 2 de mayo, dentro de solo nueve días, habrá algún tipo de acto con motivo del día de la comunidad, todavía con el estado de alarma y el confinamiento derivado de este vigentes.

Fuentes del Gobierno PP-C’s explicaron que todavía no hay ninguna decisión tomada al respecto, aunque su presidenta, Isabel Díaz-Ayuso, deslizó la semana pasada en el programa Madrid Directo, de la televisión autonómica, que tiene previsto organizar para ese día un homenaje a las víctimas del coronavirus y a los sanitarios.

“No quiero que sea un día perdido, pero tendremos que buscar la fórmula porque no nos podemos reunir de repente muchas personas y hemos de guardar unas medidas sanitarias”, dijo Díaz Ayuso, que de esta manera se inclinaba por una tesis similar a la del Gobierno de Javier Lambán y las Cortes de Aragón.

El acto protocolario de esta última comunidad, programado para las siete y media de la tarde en el palacio de la Aljafería, sede del parlamento autonómico, con una duración de menos de media hora para que los participantes puedan sumarse a los aplausos de las ocho, tiene como objetivo “homenajear a la sociedad aragonesa por su respuesta ante la pandemia de Covid-19” y, al mismo tiempo, “mantener el pulso institucional con una convocatoria que se viene desarrollando de manera ininterrumpida desde 1983 y, de esta forma, lanzar un mensaje de autoestima y de fortaleza del pueblo de Aragón”, según informaron las Cortes.

La presidencia del acto quedará vacía para “respetar la ausencia del tejido económico y social aragonés que suele estar representado en esta cita institucional”.

Más noticias