Público
Público

Las cloacas de Interior La desescalada obliga a suspender la declaración del empresario Juan Muñoz por el encargo a Villarejo

El marido de la presentadora Ana Rosa Quintana, su exsocio Matías Navarro (alias 'el pintor'), el policía y la detective estaban citados en la Audiencia Nacional este lunes y martes para seguir dando explicaciones sobre el vídeo realizado al exjuez Urquía y a su cliente, con quien los empresarios Muñoz Támara tenían problemas. El hecho de que vivan fuera de Madrid y la imposibilidad de cambiar de provincia por el coronavirus obligan a que se posponga sin nueva fecha.  

Ana Rosa Quintana aconsejó a Villarejo mientras estaba imputado y casi hasta su detención
En los audios y documentos obtenidos por 'Público' queda patente que personajes tan relevantes como la presentadora y empresaria Ana Rosa Quintana estuvieron aconsejando al comisario José Manuel Villarejo durante el tiempo en que estuvo investigado e imputado en las causas del pequeño Nicolás  y del apuñalamiento a la doctora Elisa Pinto. 

Los empresarios Juan y Fernando Muñoz Támara, marido y cuñado de la presentadora Ana Rosa Quintana, han visto aplazada la declaración fijada para este lunes en la Audiencia Nacional, en la 'pieza Pintor' donde se investiga el encargo que le hicieron al comisario José Manuel Villarejo para extorsionar a un exsocio, Mateo Martín, y el abogado de este, el exjuez Francisco Javier Urquía

El juez Manuel García Castellón, instructor de la causa Tándem, tuvo que tomar esta decisión debido a la emergencia del coronavirus y a la imposibilidad para algunos testigos, imputados y abogados de trasladarse a Madrid al vivir en  Sotogrande (Cádiz) o en Málaga. 

Por el mismo motivo se han suspendido las comparecencias de la presunta víctima, Mateo Martín alias 'el pintor' y del policía y una de las detectives a quienes el comisario Villarejo subcontrató los trabajos de seguimientos y la grabación de un vídeo en el baño de un pub, que le realizaron al abogado y antes juez, Francisco Javier Urquía. 

Un trabajo para un falso CNI

La Policía presentó entre abril y mayo sus dos últimos informes. El primero versaba sobre cómo la presentadora Ana Rosa Quintana recomendó a su marido, el empresario Juan Muñoz Támara, que contratase los servicios del jubilado comisario José Manuel Villarejo para que se cerraran dos procedimientos abiertos. Uno de ellos, el caso Marchelo, es un caso urbanístico en Granada por el que los Muñoz llevan imputados 11 años, que discurría en paralelo al concurso y posterior quiebra de 70 millones en la promotora del polígono Marchalendin cuya tramitación urbanística fue objeto del caso Marchelo. 

El segundo informe era sobre la actividad del policía y las detectives contratadas durante los meses de enero a mayo de 2017, para realizar los seguimientos y un vídeo ilegal con el que los Muñoz Támara pretendían extorsionar a sus oponentes, todo esto bajo la asesoría del abogado Ricardo Álvarez Ossorio y del propio comisario Villarejo. 

Los audios de las comidas mantenidas entre Villarejo y Juan y Fernando Muñoz Támara dejan claro que los hermanos eran plenamente conscientes de que lo que contrataban era una extorsión a su exsocio Mateo Martín Navarro, como acusado junto a los Muñoz en el procedimiento fiscal de Sevilla y también en otra causa de falsificación de pagarés en el pasado según comentan en la comida que en febrero de 2017 tienen con Villarejo, y al abogado de este, Francisco Javier de Urquía, que fue juez de la 'Operación Hidalgo' en 2006 y que tuvo que retirarse de la causa por hacer favores a imputados y tras haber sido grabado junto a dos mujeres consumiendo estupefacientes.

Imagen del nuevo vídeo que Villarejo y el marido de Ana Rosa Quintana intentaban hacerle al ex juez Urquía.

En concreto, Villarejo ofertó a Juan Muñoz Támara un vídeo encargado en 2006 por el traficante de armas Monzer Al Kassar para extorsionar al exjuez De Urquía, tal y como se desprende de algunas de las grabaciones encontradas al comisario, que recogen conversaciones de hace casi 15 años entre Villarejo y Manuel Cerdán, tertuliano de Ana Rosa Quintana y ahora empleado de Eduardo Inda, como la Policía hace constar en otro de sus informes.

Sin embargo, después de que Juan y Fernando Muñoz Támara visionaran el vídeo, Ricardo Álvarez Ossorio, Villarejo y su socio, Rafael Redondo, deciden que la mercancía es demasiado antigua y que habría que hacer una nueva investigación y un nuevo vídeo, que es el que le encargan a un policía y dos detectives haciéndoles creer, según sus versiones, que era un trabajo para el CNI. 

Más noticias de Política y Sociedad