Público
Público

Compromís y Podemos insisten en que Oltra sea la presidenta y el PSOE amenaza con Ciutadans

El líder de los socialistas valencianos mantuvo una reunión con Carolina Punset para hablar de "programas". Desde el partido de Rivera descartan pactar con Compromís o Podemos. "Puig será presidente sí o sí", inciden los socialistas

Mónica Oltra, Ximo Puig y Antonio Montiel tras su primera reunión hace tres días.- EFE

ALEJANDRO TORRÚS

MADRID.- La política y la lógica no siempre van de la mano. Sobre todo cuando se entremezclan las matemáticas dictadas por las urnas, la aritmética interpretativa de los candidatos sobre qué querían los votantes cuando metieron el sobre en la urna y las estrategias de los partidos de cara a las elecciones generales, el combate final de noviembre.  

Buena prueba de ello es el País Valencià. Las elecciones autonómicas y municipales diseñaron un escenario que, a priori, parecía tener solución clara. Partit Socialista del País Valencià-PSOE (23 escaños), Compromís (19) y Podemos (13) suman la preciada mayoría absoluta en Les Corts -cifrada en 50 asientos-  mientras que Compromís (9 concejales), PSPV (5) y Guanyem Valencia (3) lo hacen en la alcaldía. Las tres fuerzas citadas empleaban, de hecho, la misma palabra clave: cambio.

El final de las negociaciones parecía evidente. Ximo Puig sería president de la Generalitat mientas que Ribó sería proclamado alcalde. Sin embargo, transcurridos 10 días desde las elecciones y tras los primeros contactos entre los tres partidos políticos, el acuerdo parece todavía lejano y eso que aún no han entrado a debatir el tema más polémico: ¿Quién será el president de la Generalitat en la primera legislatura postPP? 

Las tres fuerzas negociarion ayer de las primeras medidas que tendría que adoptar el próximo Govern, sea quien sea el presidente

La reunión mantenida ayer -por el miércoles- entre representantes de los tres partidos en la sede de Compromís en Valencia buscaba llenar de propuestas lo que los tres partidos han fijado como los ejes sobre los que debe girar el posible futuro gobierno y las primeras medidas a tomar sea quien sea el presidente e independientemente de las fuerzas que lo integren. 

Así, las tres fuerzas están realizando una especie de "contrato social" que incluiría la "paralización de desahucios", tomar medidas contra la pobreza energética y la apertura de los comedores escolares en verano como medidas a tomar en los primeros 100 días de mandato. El próximo lunes las tres fuerzas celebrarán una nueva reunión en la que intentarán cerrar un documento de alrededor de 10 propuestas "que muestren el cambio real" de política. 

Advertencia de Puig

Las tres fuerzas reconocen que el diálogo es, en este sentido, "fluido" y "productivo". Pero el debate de la presidencia hace tambalear todo posible acuerdo. El PSPV cree con firmeza que Ximo Puig debe ser el nuevo presidente porque los socialistas fueron la fuerza de izquierdas más votada en las elecciones (20.3% de los votos), dos puntos por encima de Compromís (18.19 %) y muy por encima de Podemos (11.23 %). A cambio, los socialistas se muestran dispuestos a apoyar a Compromís para hacerse con la alcaldía de Valencia, donde sí es la fuerza de izquierdas más votada. 

El PSPV no se cierra puertas a otras posibles salidas por si la negociación con Compromís o Ciudadanos se complica.

"Si los votos socialistas son buenos para que el alcalde de Valencia sea de Compromís, la lógica dice que sus votos también deben de ser buenos para que Ximo Puig sea presidente de la Generalitat", señalan a Público fuentes del PSPV cercanas a las negociaciones, que sentencian: "Ximo Puig será presidente sí o sí".   

De momento, el PSPV no se cierra puertas a otras posibles salidas por si la negociación con Compromís o Ciudadanos se complica. El líder de los socialistas valencianos mantuvo recientemente una "reunión informal para hablar de programas" con Carolina Punset, líder de Ciudadanos en el País Valencià. Las fuentes contactadas por este periódico advierten de que esta reunión es una especie de amenaza de Puig, "un farol", para advertir a sus posibles socios que, de seguir insistiendo con Oltra como presidenta de la Generalitat, puede buscar otros amigos.

De momento, Ciudadanos se deja querer y fuentes del partido naranja aseguran a este medio que no apoyarán un Govern de Compromís y que apostarán "por la estabilidad" deslizando que si el PSPV necesita el apoyo de Ciudadanos para poder gobernar, los naranjas lo otorgarán aunque sin entrar en el Govern. No obstante, desde la propia formación de Ciudadanos consideran que esta posibilidad sería sólo un 'plan B' de los socialistas y que "lo más probable" es que acabe pactando con Compromís y Podemos. 

La insistencia de Oltra

Mónica Oltra, por su parte, desdeña la diferencia de votos que hubo entre su partido y el PSPV y considera que el resultado fue prácticamente "de empate técnico". Así, afirma que la fuerza ganadora de las elecciones fue la suma de Podemos y Compromís, que juntos lograron 32 escaños frente a los 23 del PSPV. "En esta negociación no hablamos de dos si no de tres. Dos de ellos tienen una sintonía programática muy grande -en referencia a Podemos y Compromís- y ahí ya hablamos de 32 escaños frente a 23", señalaba ayer Oltra a TV3 sabiendo que la debilidad de su rival, Puig, es haber perdido 10 escaños respecto a las últimas elecciones.

"Tenemos claro que estamos en condiciones de liderar el cambio en la Generalitat", señalan desde Compromís

"Tenemos claro que estamos en condiciones de liderar el cambio en la Generalitat. A la gente le ha gustado nuestra actitud en la campaña, estamos empoderados y en condiciones de liderar el cambio en Valencia", reconoce a Público fuentes de Compromís cercanas a la negociación con el PSPV. "Es evidente que alguien tiene que ceder. Eso es lo que nosotros queremos. Depende de Podemos y PSPV", prosiguen estas fuentes.

Las líneas rojas de Podemos

Desde la cúpula estatal de Podemos ya han dejado claro que apoyan a Mónica Oltra como presidenta del País Valencià y que, en caso de que sea la de Compromís la próxima presidenta de la Generalitat, su partido estaría dispuesto a entrar en el Govern siendo el País Valencià una de las excepciones de la que hablaba Pablo Iglesias.

Esta opción, no obstante, ha sido matizada de puertas para adentro por Antonio Montiel, candidato de Podemos a la presidencia de la Generalitat, quien ha mostrado reticencias a integrar un Govern presidido por Mónica Oltra, de Compromís. 

Podemos apoyaría la investidura del líder de los socialistas valencianos, pero con varias condiciones que el partido aún no ha definido

No obstante, en el caso de que Ximo Puig consiga salir de las negociaciones como presidente de la Generalitat, Podemos apoyaría la investidura del líder de los socialistas valencianos, pero con varias condiciones que el partido aún no ha definido pero que no se diferenciarían mucho de las líneas rojas marcadas en Andalucía: no imputados, reducción de altos cargos y que no se trabaje con entidades financieras que promuevan desahucios.

Posición de fuerza y negociación de máximos

La negociación de verdad entre las tres fuerzas políticas, en las que tratarán la composición del nuevo Govern, comenzará a partir de la semana que viene. Será entonces cuando los tres partidos abandonen sus "posiciones de fuerza" y "negociaciones de máximos" para pasar a posturas más realistas. Será entonces cuando afloren también los miedos de cada uno. 

Desde Podemos y Compromís juegan con que los socialistas han perdido 10 escaños en estas elecciones y que "aún no han tocado suelo", por lo que repetir las elecciones los podría dejar aún con menos poder. "La lista de izquierdas más votada ha sido la nuestra. Seamos serios", sentencian los socialistas valencianos.

La lógica y la política no siempre van de la mano y en este escenario el Partido Popular ofreció ayer de sus votos "para quien quiera hablar" de posibles pactos de gobierno al ver que el tripartito -PSPV, Compromís y Podemos- "no parece que se ponga de acuerdo".

"Ofrecemos los votos para quién quiera hablar con nosotros. Nos ofrecemos para dar seguridad y estabilidad", ha aseverado la coordinadora general del partido, Isabel Bonig, para recordar que su formación fue la más votada en las pasadas elecciones autonómicas.