Público
Público

Condenan a Podemos La Rioja por vulnerar "los derechos fundamentales" de una trabajadora

La expresidenta del Grupo Parlamentario atentó contra la dignidad e integridad de una de sus empleadas: acusaciones falsas, acoso laboral o forzarle a trabajar durante una baja por maternidad son algunas de las  muchas acciones que acabaron socavando sus derechos fundamentales.

Miembros del Grupo Parlamentario Podemos La Rioja de la pasada legislatura. / Podemos La Rioja

Los tribunales están sacando a la luz a las verdaderas víctimas de la guerra abierta que hubo en Podemos La Rioja: sus trabajadores. El Juzgado de lo Social de Logroño condena al partido en la Comunidad Autónoma, al grupo parlamentario y a su expresidenta, Ana Carmen Sainz, por vulneración de "los derechos fundamentales" de una empleada. La condena llega tras dos años de verdadero tormento para la trabajadora: acoso laboral, intimidaciones y acusaciones falsas. Durante varios períodos de incapacidad temporal estuvo trabajando, sufrió dos abortos y ha tenido que recibir tratamiento médico de la unidad de salud mental. 

En la pasada legislatura, el Grupo Parlamentario en la región formado por Juan Calvo García, Germán Cantabrana, Natalia Rodríguez y Ana Carmen Sainz entró en una guerra sin precedentes con acusaciones, denuncias de acoso e intimidaciones por medio. Sainz, la presidenta del grupo y antigua delegada sindical de CCOO, hizo que pagara los platos rotos del enfrentamiento una de sus empleadas, tal y como reconoce la sentencia de la condena a la que ha tenido acceso Público

Los hechos denunciados abarcan desde 2016 hasta 2018 y los demandados tendrán que indemnizar a la empleada con 16.000 euros. La sentencia describe que la trabajadora inició un proceso de incapacidad temporal por riesgo en el embarazo en julio de 2016. Un tiempo en el que estuvo trabajando bajo las órdenes de Sainz — hasta tramitó su propia baja —, aunque la empleada no se opuso a ello.

La empleada estuvo trabajando durante dos períodos de incapacidad temporal 

A partir de aquí comienzan los problemas. La sentencia reconoce la primera "falta de sensibilidad y respeto" de Sainz hacia la trabajadora cuando le avisó de que sufrió  un aborto y "la única respuesta de Sainz son nuevas instrucciones de trabajo"

Meses más tarde, la trabajadora inició un nuevo proceso de incapacidad temporal por embarazo. La diferencia a la ocasión anterior es que en esta etapa Sainz sí "insiste" a la empleada para que trabaje — acuda a las entrevistas del personal que le va a sustituir — "pese a quela trabajadora le indica que no puede por estar de baja".

Cuando la trabajadora pidió la hora de lactancia tras dar a luz, Sainz indicó que había perdido "la confianza" en ella y pidió su salida pactada

Pero fue en la vuelta al trabajo cuando la sentencia apunta que se produce "un claro deterioro de la relación laboral". La trabajadora pidió la hora de lactancia tras tener a su hijo. Un conflicto que terminó resolviéndose en los juzgados pero que realmente supuso un aumento de horas para la trabajadora y, como reconoce la sentencia, "frustando su derecho a la lactancia". Entonces la diputada dijo ante otra de las parlamentarias, Natalia Rodríguez, que "había perdido su confianza y que quería su salida pactada del Grupo Parlamentario".

Desde ese momento se produjo "un conjunto de acciones que atentaban directamente contra la integridad, dignidad y actividad laboral". Sainz denegó las vacaciones inicialmente solicitadas por la trabajadora tendentes a la conciliación de su vida familiar y, cuando Rodríguez le concedió las vacaciones, Sainz llamó a la trabajadora "gritándole por teléfono diciéndole de forma reiterada que le iba a denunciar y que lo que estaba haciendo era ilegal" cuando la trabajadora tenía autorización de quien le habían comunicado previamente que era responsable de Recursos Humanos. Un episodio que supone "una situación de humillación, abuso de superioridad, y acusaciones infundadas hacia una trabajadora en relación a un conflicto existente entre las dos diputadas ".

"Acciones contra la integridad psíquica y física"

El acoso hacia la trabajadora empeoró cuando pasó a depender del partido. "Sainz le quito las claves para operar la cuenta bancaria, se las volvió a conceder, le acusó públicamente en el grupo de trabajo de usar las claves sin su autorización — hecho no cierto pero que le dejaba en evidencia delante del resto de las personas —, le impidió el acceso a las instalaciones y recoger sus efectos personales". Acciones que reflejan un "acoso laboral y atentando a la dignidad e integridad psíquica e incluso física al llegar a existir un empujón hacia la misma".

Sainz acosó laboralmente a la trabajadora y llegó a empujarle en una ocasión

El empujón descrito se produjo durante una jornada de pleno en el Parlamento de La Rioja. Rodríguez y Sainz mantuvieron una fuerte discusión en un despacho cerca del hemiciclo. En un momento dado la trabajadora se interpuso entre ambas y Sainz le dio un empujón cerrando la puerta del despacho y pillándole la mano.

La trabajadora comenzó otro período de baja médica y empezó un tratamiento en la unidad de salud mental desde el mes de junio de 2018 con "el diagnóstico de reacción a estrés agudo, que ha desembocado en sintomatología de estrés post traumático". 

Podemos estatal y la creación de la gestora

Como explica la sentencia y fuentes de la Secretaría de Organización de Podemos confirman a Público, desde estatal se conocía la situación. "Este tipo de actuaciones condicionaron el futuro del órgano y la conformación de una gestora en La Rioja por parte de Podemos estatal, prueba de ello es que la trabajadora sigue en plantilla actualmente mientras que la dirección de aquel momento, entre los que se encontraba su presunta acosadora, fueron cesados", explican las fuentes estatales. Añaden que se actuó según el reglamento y que "se procuró garantizar la protección de la trabajadora facilitando la intervención de una mediadora". 

La sentencia acredita esta actuación ya que indica que el comité de salud laboral de Podemos se entrevistó con la trabajadora cuando tuvo conocimiento de los hechos y realizó varios test para la detección de riesgos laborales. Tras esto se realizó el cambio de trabajo de la empleada y al poco tiempose formó la gestora que se puso al mando de Podemos La Rioja.