Público
Público

La Conferencia Episcopal incluye al 'lobby' ultraconservador Hazte Oír entre las organizaciones de "apoyo" a la familia

En el listado oficial de instituciones que "ayudan a los padres y madres en dificultades" figuran entidades antiabortistas que forman parte del grupo de presión dirigido por el abogado Ignacio Arsuaga. Algunas de ellas han protagonizado acciones contra el Gobierno por garantizar el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo.

Juan José Omella
El cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, en una imagen de archivo. Ricardo Rubio / EUROPA PRESS

Los obispos creen que Hazte Oír tiene un rostro asistencial. La asociación ultraconservadora que dirige el abogado Ignacio Arsuaga tiene un lugar reservado en el listado elaborado por la Conferencia Episcopal sobre instituciones que "ayudan a madres y padres en dificultades". Su objetivo esencial: evitar que las mujeres hagan valer su derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

La nómina oficial de "instituciones de apoyo a la vida" ha sido elaborada por la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida y está disponible en su propio apartado dentro de la página web oficial de la Conferencia Episcopal. Entre los miembros de dicha comisión aparece como vocal el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig, uno de los principales representantes del ultraconservadurismo en la jerarquía eclesiástica.

Dicha comisión episcopal basa su labor "en favor de quienes tienen derecho a nacer y a ser acogidos por sus padres con amor". Según explica la Iglesia, se trata de un área de trabajo "a favor de las madres, que tienen derecho a recibir el apoyo social y estatal necesario para evitar convertirse en víctimas del aborto".

Asimismo, realiza tareas en el ámbito de la "libertad de los padres y de las escuelas que colaboran con ellos para dar a sus hijos una formación afectiva y sexual de acuerdo con unas convicciones morales que los preparen de verdad para ser padres y acoger el don de la vida", así como en defensa de "una sociedad que tiene derecho a contar con leyes justas que no confundan la injusticia con el derecho".

Entre sus aliados para dar esta batalla aparece Hazte Oír. Así se desprende del listado de instituciones de apoyo a la familia, entre las que aparecen varias agrupaciones de Derecho a Vivir, una conocida organización antiabortista creada por Hazte Oír que propugna la desaparición de la interrupción voluntaria del embarazo. 

En su catálogo, la Conferencia Episcopal ofrece los contactos de Derecho a Vivir en Valencia, Euskadi y Zaragoza. En el primer caso aparece el correo electrónico de Toni Bandin, quien ha actuado públicamente en diversas ocasiones como delegado de Hazte Oír en Valencia. De hecho, en el listado de la Iglesia aparece la dirección de mail de la delegación del lobby ultraconservador en esa ciudad. 

En el caso de la delegación vasca de Derecho a Vivir, los obispos ofrecen el teléfono móvil y la dirección de correo electrónico del abogado Iñigo Urien, experto en asuntos de menores y enemigo declarado de los okupas: en un texto publicado recientemente en Facebook, este jurista de Getxo representa a Desokupa Norte-Bullteam Desokupa, una empresa dedicada al desalojo de viviendas. 

Campaña contra Almeida

Una de las últimas acciones del grupo antiabortista creado por Hazte Oír está dirigida contra el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, por retirar las ayudas a la Fundación Madrina, otra de las asociaciones incluidas en el catálogo de grupos provida de la Conferencia Episcopal.

"Pídele a José Luis Martínez-Almeida (en copia Pablo Casado) que renuncie a su pacto con la izquierda radical abortista y no declare la guerra al movimiento provida", señala Derecho a Vivir en la campaña lanzada contra el alcalde de Madrid. "El Partido Popular intenta convencernos de que tiene un solo discurso, el mismo, para toda España. Y es cierto. Pero es el discurso de la izquierda", ironiza.

Hazte Oír mantiene actualmente un duro pulso con el PP, al que acusa de moderarse y ceder a postulados del "progresismo". En las últimas semanas, el lobby ultraconservador presionó también a Vox por no haber conseguido la derogación de las leyes que protegen a las personas LGTBI en la Comunidad de Madrid. 

 

Más noticias