Público
Público

Hazte Oír recrudece la presión sobre Vox para que se aleje de Ayuso y endurezca sus posturas contra el colectivo LGTBI 

El lobby ultraconservador reclama que el partido de Rocío Monasterio rompa con el PP y no apruebe los Presupuestos de la Comunidad de Madrid por no haber conseguido la derogación de las normativas autonómicas contra la homofobia.

Rocío Monasterio
La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, durante el pleno de la Asamblea de Madrid del pasado 16 de diciembre. Eduardo Parra / EUROPA PRESS

La relación hasta ahora idílica entre Vox y Hazte Oír no atraviesa su mejor momento. Tras varios años de apoyo mutuo, premios y aplausos, el lobby ultraconservador ha puesto en marcha su maquinaria para ejercer presión sobre el partido de extrema derecha, al que recrimina su incapacidad de lograr un acuerdo con el PP de Isabel Díaz Ayuso para eliminar las leyes LGTBI en la Comunidad de Madrid.

La ultraderecha ya no es suficiente ultraderecha para la asociación que lidera Ignacio Arsuaga. Su aspiración de contar con Vox en la Asamblea de Madrid para acabar con esas normas legales se ha visto frustrada, y Hazte Oír no tiene previsto pasarlo por alto.

Sus habituales y polémicas campañas de presión homófobas –que han tenido entre sus objetivos al parque de atracciones Disney, los muñecos Lego o los míticos personajes de Barrio Sésamo– se enfocan ahora en Vox y, concretamente, en Rocío Monasterio, un doble objetivo inesperado y hasta hace muy poco imposible de imaginar. 

"¿Vais a dejar que el PP os convierta en su marioneta?", interpela Hazte Oír en su campaña de recolección de firmas virtuales dirigidas tanto a Monasterio como al líder nacional de Vox, Santiago Abascal. "Romped vuestro acuerdo con Díaz Ayuso y votad no a los presupuestos del PP en la Comunidad de Madrid si no hay derogación de leyes LGTB y trans", reclama el lobby.

La gota que derramó el vaso se registró el pasado jueves 16 en la Asamblea de Madrid. Ese día, el PP optó por abstenerse en la votación de la ley autonómica formulada por Vox con el objetivo de derogar las normativas que protegen a las personas del colectivo LGTBI. La posición del partido de Isabel Díaz Ayuso resultó determinante para que la propuesta de la ultraderecha –que contó con los votos en contra de Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos- no saliera adelante.

Más allá de las críticas que Monasterio lanzó contra Ayuso, lo cierto es que esa votación no ha derrumbado el acuerdo entre Vox y PP en materia de Presupuestos autonómicos, cuya votación tendrá lugar este miércoles 22. Si nada se tuerce, las cuentas saldrán adelante gracias al respaldo de la formación ultraderechista.

"Vox solo tiene esta salida si no quiere vender la confianza (y el voto) que le otorgaron sus electores. El día 22 podéis hacer valer vuestra fuerza y cumplir vuestra promesa de luchar hasta el final para derogar las leyes LGTBI. Si no lo hacéis, os convertiréis en cómplices de su mantenimiento", afirma Hazte Oír en la carta dirigida a Monasterio y Abascal. 

"Vox ha quedado como el chico  de los recados del PP"

El lobby considera que en la votación del pasado jueves "el PP miró para otro lado y Vox ha quedado como el chico de los recados del PP, sin derogación de las leyes de género y rindiendo su única arma, el voto a los presupuestos de Ayuso". En esa línea, sostiene que el partido de extrema derecha "ha tragado con lo que el PP quería y mantendrá las leyes del lobby gay intactas. Se ha rendido sin hacer valer su arma más poderosa: su apoyo a los presupuestos".

Otros tiempos

Atrás quedan los llamamientos de Hazte Oír a sus seguidores para que votaran por Vox, tal como ocurrió precisamente en las últimas elecciones autonómicas madrileñas, celebradas en abril de este mismo año. De cara a esos comicios, la asociación que lidera Arsuaga sostenía que "con un Vox fuerte, Ayuso es más valiente; sin Vox, Ayuso será lo que Casado quiera". 

No en vano, Hazte Oír y el partido ultra habían cultivado unas excelentes relaciones desde que Abascal decidió lanzar su propio partido, lo que se plasmaría en reiteradas "recomendaciones" del lobby a través de la plataforma "Vota Valores" para que sus seguidores se inclinasen en las urnas por dicha formación.  

El idilio nació en el minuto cero. "El jueves 16 de enero de 2014 Vox se presentó en Madrid. Lo hizo con una rueda de prensa de varios de sus miembros, entre ellos José Antonio Ortega Lara y Santiago Abascal. La difusión en vídeo en directo a través de internet de la rueda de prensa se llevó a cabo desde el canal de HazteOir", señala el investigador Román Cuesta en el informe De los neocón a los neonazis. La derecha radical en el Estado español, editado por la Fundación Rosa Luxemburg y coordinado por el periodista Miquel Ramos.

Este documento recoge el trabajo realizado por la plataforma OpenDemocracy sobre los vínculos entre CitizenGO –la plataforma de Hazte Oír a nivel internacional– y Vox. "Durante la investigación, Arsuaga admitió haberse reunido con altos funcionarios del partido para discutir estrategias comunes, y también describió cómo CitizenGO apoyaría 'indirectamente' a Vox", subraya el documento.

Aquellas inmejorables relaciones han dado paso ahora a una situación de clara tensión. "Es la última oportunidad de Vox para asegurar el fin de las leyes LGTB y trans: presionar a Díaz Ayuso para que decrete su derogación o votar no a sus presupuestos si se niega. Aún estamos a tiempo (pero por poco). Manda este mensaje a Rocío Monasterio y a Santiago Abascal: ¿Vais a dejar que el PP os convierta en su marioneta? Si no hay derogación de leyes LGTB, votad no a los presupuestos del PP", sentenciaron. 

Más noticias